Hoy hacemos referencia al susto que dura segundos y que nos hace chillar y escondernos. El que nos acelera el ritmo cardiaco y nos deja una sensación indescriptible en el cuerpo. ¡Cuidado el próximo Halloween!

¿Alguna vez te has preguntado por qué surgen los sustos repentinos? Se trata de una reacción de alarma que, en ocasiones, nos sucede cuando no estamos esperando un input ajeno. Por ejemplo, que se nos acerque algo a la cara, que una persona se ponga a nuestro lado en silencio o sin que nos hayamos dado cuenta, un sonido fuerte, una voz más alta que otra o cualquier cosa que, a priori, nos venga de sorpresa.

En este sentido, podemos diferenciar entre dos sensaciones diferentes comunes a todos los humanos:

  • Estar asustado: normalmente se relaciona con la previsión y el miedo, es decir, va a pasar algo  dentro de poco o he hecho una acción y, como consecuencia, va a suceder algo que no me gusta o me asusta. Se relaciona con la preocupación ante algo que pasará en el futuro. En ocasiones, puede no deberse a un miedo real sino generado por nosotros mismos, el famoso: - ¿Y si pasa esto…? También, cuando estamos asustados, tenemos más facilidad a tener sustos ya que estamos poniendo toda la predisposición por nuestra parte. Por ejemplo, imagina que tienes miedo a volar y estás viajando en avión, cualquier movimiento brusco (aunque sea normal) que tenga el avión podrá darte un susto con facilidad.

  • ¡Qué susto! Sucede en centésimas de segundo cuando nuestra mente está evadida. Estamos tan inmersos en otras cosas que, ante cualquier sonido o movimiento, nuestro cuerpo reacciona mostrando impresión, sudoración, tensamos músculos, el corazón se acelera incluso podemos chillar o intentar protegernos hasta que, poco a poco, nos damos cuenta de que no hay peligro.

En definitiva, los sustos provienen del miedo, son una alarma que nuestro organismo lanza al exterior ante un mensaje que el cerebro nos manda cuando nota peligro. El objetivo es cargar nuestro cuerpo de energía para huir. Es algo innato fruto de siglos de supervivencia cuyo único objetivo es el de proteger nuestra salud, sobrevivir. ¡Somos únicos! Estamos preparados para cualquier cosa que nos venga.