Seguro que más de una vez te ha ocurrido que estabas tan tranquilo y has sentido como te temblaba el párpado. Es una convulsión que puede darse con mayor o menor intensidad y tener una duración variable. Es decir, lo mismo te tiembla unos segundos que lo mismo se tira varios minutos e incluso horas temblando.

Pero tranquilo, ya que pese a ser una situación incómoda y molesta, rara vez reviste gravedad. El temblor en el ojo es un efecto que casi siempre se debe al estrés y que suele localizarse en los párpados, especialmente en el párpado inferior.

La sensación que normalmente notamos es que el ojo se mueve, como si latiese.  Es decir, como si fuera una vibración del ojo. Incluso puede ocurrir que, a veces, la propia intensidad del movimiento, del temblor en el párpado nos hace ver los objetos como si se moviesen. Se trata, simplemente, de una reacción común y normal de los músculos que componen el párpado.

El temblor en uno de los párpados se produce por la activación adrenérgica del músculo de Müller y cede sola. Para paliarlo se puede probar a dormir más o tomar menos cafeína. Cuando es por causa del estrés suele desaparecer sólo.

A este temblor del párpado de forma involuntaria, también lo denominan blefaroespasmo, ya que blefaro, por su significado en latín, es el prefijo que utilizan en el campo de la medicina para todo lo relativo al párpado.

Como hemos comentado, generalmente, suele ser el párpado inferior el que tiembla, aunque puede ser que, el de arriba, también tenga los espasmos. Según las estadísticas, estos temblores afectan en mayor medida a las mujeres de cuarenta y cincuenta años.

Formas de evitar el estrés para que no afecte a nuestra visión

Si sueles tener estos molestos espasmos en determinados momentos o en algunas épocas, te dejamos una serie de recomendaciones para evitar que te afecte el estrés.

  • Mejor la luz natural. Trata, en la medida de lo posible de tener acceso a luz natural frente a luz artificial ya que siempre es mejor para los ojos y menos agresiva.
  • Evita los deslumbramientos.
  • No abuses de las pantallas. Si pasas más tiempo del debido en esta situación, sobre todo si no se tiene la precaución de tomar descansos periódicos, frente al ordenador, la tablet o el televisor, favorecerá la aparición de los espasmos en los párpados.
  • Humidifica el ambiente. Los humidificadores actuales son cómodos y seguros, pero es necesario mantenerlos limpios, ayudan a evitar los ojos de la sequedad.
  • Procura evitar las corrientes directas de frío o calor, ventiladores o bombas de calor que resecan mucho los ojos.
  • Sequedad ocular. El uso de lágrimas artificiales sin conservantes puede ser una medida muy útil para prevenir el cansancio de los ojos al final del día, especialmente si trabajas con pantallas.
  • Procura no consumir en exceso cafeína y otras bebidas estimulantes. Pueden llegar a alterarnos y favorecer los espasmos oculares provocados por el estrés.
  • Descansa la vista. Intenta mirar a los lejos durante unos minutos o sal al exterior a dar un paseo varias veces al día. Aunque no hay un intervalo fijo establecido, se recomienda, al menos, descansar la vista cada 20 minutos de trabajo visual. Has de saber que estar varias horas seguidas delante de una pantalla provoca un esfuerzo de acomodación muscular intraocular, y que al final del día, nos puede pasar factura, por eso se deben hacer distintos descansos oculares a lo largo de la jornada laboral.

Si padeces mucho estrés, se pueden producir episodios de pérdida brusca de visión, ante los cuales hay que acudir al médico de forma inmediata para descartar cualquier otra patología. Por eso tener un buen seguro médico es siempre una buena opción.