Seguro que más de una vez te has quedado mirando a la nada sabiendo que estás ahí estático sin saber por qué, pero estás a gusto, y te quedas un buen rato pasando el tiempo. En ese intervalo, de unos segundos o minutos, te das cuenta de que no puedes pensar en algo concreto, o recordar algún elemento que tienes guardado en la memoria. 

Este fenómeno se conoce como quedarse en blanco, y tiene una explicación psicológica.

Todo se resume a la falta de sueño y el estrés. Estos dos factores provocan que nuestro sistema nervioso entre en un estado de alerta que lo asocia al miedo y se bloquea.

El hecho de quedarse en blanco es un signo de que nuestra memoria está sufriendo una pequeña crisis en su funcionamiento básico.

El efecto de los glucocorticoides sobre el hipocampo

Si tu problema es la cantidad de estrés sumado con la falta de sueño, no te preocupes porque, aunque la activación del cerebro solo se va a orientar a recibir estímulos externos, con el descanso los niveles de glucocorticoides bajarán y el hipocampo tendrá más facilidades a la hora de acceder a los recuerdos.

Para evitar este colapso en el celebro se recomienda llevar una vida activa pero con su descanso complementario, 8 horas de sueño diarias, ejercicio moderado como forma de vida y una buena base alimenticia.