Correr es una de esas actividades que no requieren mucho más que un buen par de zapatillas. El teléfono es un accesorio innecesario que la mayoría de nosotros llevamos cuando salimos a correr para escuchar música, usar una aplicación de seguimiento de actividad física, hacer o recibir llamadas en caso de emergencia…

Aunque podríamos salir sin él, encontramos muchas razones para salir con el móvil.

Cada día es más frecuente cruzarnos con corredores que lo llevan en la mano. Puede parecer una buena opción si necesitas mirar el GPS, pero ¿afecta a nuestra manera de correr llevar el teléfono (o cualquier otra cosa) en la mano?

Sujetar algo en la mano mientras corres es un hábito peligroso que puede conducir a una forma de correr deficiente y a un mayor riesgo de lesiones. Mike Hamberger, un entrenador de atletismo con sede en Washington D.C. cuenta que siempre trata el tema con sus corredores, ya que cuando tenemos algo en nuestras manos, se producen efectos acumulativos que pueden afectar a nuestro cuerpo en el futuro.

Y es que correr con algo en la mano hace que uses partes del cuerpo de manera diferente a la que normalmente lo harías.

La forma adecuada de correr comienza con el equilibrio muscular y la distribución uniforme del peso en todo el cuerpo. Sostener algo crea una asimetría, ya que se usa la mano y el brazo de manera diferente a cuando corres sin nada en las manos. Estos efectos asimétricos conducen a una carrera deficiente y un desequilibrio muscular, lo que te convierte en un corredor menos eficiente.

"Parece una tontería, pero si corres con algo en la mano durante 30 a 60 minutos tres días a la semana, mes a mes, tu forma física y tu manera de correr se verán afectadas", dice Hamberger.

A estas alturas ya estás pensando cómo corres tú. Si eres del “club de las manos llenas”, es posible que aún no hayas notado nada. Con el tiempo, sin embargo, pueden aparecer problemas de salud si lo conviertes en rutina. 

Empezarás a mover un brazo de manera diferente al otro. Esto conduce a que una pierna se mueva de manera distinta, lo que afecta al paso y provoca fatiga más rápido. Estos desajustes agregan estrés innecesario a varios grupos musculares.

"Debemos hacer todo lo posible para evitar que el estrés pase de la mano a la muñeca, de la muñeca al antebrazo, del antebrazo al bíceps, del bíceps al hombro y luego del hombro al cuello… y ya sabemos lo que supone un dolor de cuello", dice Hamberger.

Es poco probable que te hagas daño o sientas molestias de inmediato, pero los efectos acumulativos de sostener algo en tu mano te hacen más susceptible a padecer futuras lesiones.

¿Pero cuál es el mejor soporte para llevar el teléfono mientras corres?

A medida que los teléfonos se hacen más grandes, cada vez es más difícil llevarlos encima. Por suerte, todo está pensado y ya hay muchos equipos y prendas disponibles que cubren esta necesidad. 

Las mejores formas que hemos encontrado para no dejar el móvil en casa son: 

Brazalete

Es el producto más común en el mercado para sostener tu teléfono mientras corres. El material debe ser resistente al sudor, duradero y evitar cualquier tipo de roces o resbalones.

Si además la cubierta es sensible al tacto, no tendrás que sacar tu teléfono cuando quieras acceder a él. Algunos funcionarán aun con los dedos sudorosos y otros cuentan con una ranura que te permite llevar efectivo, tarjetas o identificaciones. Los que tienen reflectores te ayudan además a mantenerte seguro durante la noche.

Pantalones con bolsillos

Los pantalones cortos y la ropa deportiva en general rara vez vienen con bolsillos seguros. Pero cada vez más, los pantalones tipo legging se fabrican con bolsillos preparados para esto.

Correr con un teléfono en el bolsillo puede parecer incómodo al principio, pero con el tiempo te acostumbras y te das cuenta de lo liberador que es no llevar nada en las manos. 

Cinturón para correr

¿Recuerdas esas riñoneras que se usaban cuando éramos pequeños? Un cinturón para correr es similar, pero mucho más fresco. Combina de manera excelente el brazalete y la mochila, un cinturón diseñado específicamente para el almacenamiento que mantiene tu teléfono perfectamente guardado.

Mochila de hidratación (o camel bag)

Es una mochila especialmente diseñada con un depósito que llenas de líquido.

Su objetivo principal es transportar bebida, pero también puedes llevar tus cosas. El volumen de almacenamiento varía, pero puedes seleccionar el tamaño según tus necesidades. 

Quizá te lleve tiempo adaptarte a correr con un cinturón o algo a la espalda. Pero poder transportar líquido y otras cosas que necesitas sin tener nada en las manos es una inversión que vale la pena, y no correrás el riesgo de alterar tu forma de correr o sufrir una lesión potencial por llevar tu móvil en la mano.