Tanto en los países desarrollados como en los que se encuentran en pleno desarrollo, el cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres.

Una detección precoz de la enfermedad es vital para evitar el desarrollo del cáncer de mama. Además, aunque no se puede prevenir el cáncer de mama, hay estudios que constatan que adoptar ciertos hábitos de vida saludable, puede reducir el riesgo de padecerlo.

Es necesaria una concienciación por parte de todas las mujeres. Siendo un tipo de cáncer tan elevado entre la población femenina (aunque también afecta a la masculina), todas ellas deben ser conscientes de la importancia de la detección precoz y del cuidado de su salud desde que son jóvenes, como ayuda para evitar el desarrollo del cáncer de mama.

En este sentido, la prevención del cáncer de mama pasa por realizar unos chequeos rutinarios, no sólo médicos, ya que las mujeres deben aprender a autoexplorarse ellas mismas, por adoptar hábitos de vida sanos y cuidar la salud.

Las mujeres deben tener claros cuáles son los factores de riesgo para padecer un cáncer de mama:

  • Factores genéticos: si tienen familiares que han padecido o padecen cáncer de mama, el riesgo es mayor, sobre todo en los casos en que la enfermedad aparece en familiares directos como la madre o las hermanas.
  • Edad: el riesgo de padecer cáncer de mama, aumenta según va aumentando la edad de las mujeres.
  • Obesidad: las mujeres con sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer la enfermedad.
  • Consumo de alcohol: aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.
  • Mayor número de estrógenos en el organismo: puede darse por tratamientos hormonales, porque la primera regla aparezca demasiado temprano o por padecer una menopausia tardía.

No beber, no fumar, cuidar la dieta y realizar ejercicio físico son hábitos que también ayudarán a reducir el riesgo de padecer cáncer de mama.

Detectar el cáncer de mama a tiempo puede lograr que se aplique un tratamiento efectivo que erradique la enfermedad. Para ello es necesario estar alerta ante los signos que ésta da. El más frecuente es la aparición de un pequeño bulto en la zona del seno. Saber cómo autoexplorarse de forma rutinaria, resulta muy efectivo para detectarlo.

Las mamografías y el control de nuestra salud a través de chequeos médicos, también son fundamentales para la detección precoz del cáncer de mama.

Tomando este tipo de prevenciones, todas las mujeres  lograrán, sin duda, proteger la salud contra este tipo de enfermedad.