El aceite esencial de lavanda (Lavandula Officinalis) es el aceite esencial más conocido en todo el mundo. Las flores de lavanda son las más utilizadas debido a su agradable aroma y por sus propiedades medicinales, entre las que destaca su efecto calmante.

Este tipo de aceite no es irritante para la piel pero al ser un producto muy concentrado es aconsejable que antes de la aplicación de cualquier esencia de este tipo se diluyan. Puedes hacerlo en unas gotas en aceite vegetal, como de Argán o de oliva y se apliquen en la zona interna del codo para comprobar que no se produzca ninguna reacción alérgica.

Seguro que conoces de sobra las plantas de lavanda porque las puedes encontrar prácticamente por todas partes y además huelen de maravilla. Este aceite esencial se obtiene de las propias flores, que tienen un tono violáceo tan característico y forma de espiga.

Su descubrimiento fue casi por casualidad en la década de los años 30 (S. XX) cuando, René Gattefossé un destacado perfumista de la época sufrió graves quemaduras en una mano debido a un accidente en su laboratorio de perfumes. Inmediatamente y sin pensarlo demasiado sumergió la mano en un recipiente que contenía aceite de lavanda. En seguida comprobó como el dolor cedía, incluso posteriormente observó que no desarrolló ninguna infección y que de hecho la quemadura cicatrizó limpia y rápidamente.

¿Para qué sirve?

En aromaterapia, el aceite esencial de lavanda se considera una auténtica panacea gracias a sus propiedades a pesar de ser el más básico porque tiene un olor muy suave y limpio. Se le atribuyen propiedades relajantes y calmantes y es un buen aliado para relajarse y dormir mejor.

Entre sus propiedades podemos destacar lo siguiente:

  • Tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas. Está demostrada su capacidad para combatir los virus y las bacterias.
  • Es muy polivalente: se utiliza para cicatrizar heridas y quemaduras, así como para tratar picaduras de insectos, dermatitis, caspa, hongos y verrugas.
  • Es antiespasmódico, por lo que también sirve para tratar infecciones leves de garganta y bronquios.
  • Tiene poder antiinflamatorio y regenerador, por lo cual es muy adecuado para los problemas de acné.
  • Propiedades analgésicas: mitiga el dolor y la inflamación en afecciones dermatológicas, musculares o contusiones.
  • Además, potencia los efectos de otros aceites

Usos del aceite de lavanda

El aceite de lavanda puede ser utilizado directamente sobre la piel, pero como te hemos comentado, para evitar posibles alergias es mejor que hagas siempre primero una pequeña prueba en una zona de tu cuerpo antes de aplicarlo sin más.

Gracias a sus muchas propiedades saludables podemos utilizar este aceite para diversos usos que te enumeramos a continuación:

  1. Como potenciador antiarrugas: puedes añadir unas gotitas a tu crema hidratante o hacerte con un aceite específicamente formulado para las arrugas y utilizarlo a modo de sérum.
  2. Para tratar granitos: ya sean producidos por el acné o por picaduras. Sólo tienes que poner unas gotitas en un algodón y aplícalo directamente durante unos minutos.
  3. Cómo alivio para el dolor de cabeza: para acabar con este molesto dolor frota tus sienes con una mezcla de 10 gotas de aceite esencial de lavanda, 2 de menta y aceite de argán. Otro remedio más sencillo es echar unas gotitas en una compresa fría y aplicarla sobre la zona de la cabeza que te duela.
  4. Para combatir el insomnio: puedes hacerte un spray dosificador para rociar tu almohada cada noche. Sólo tienes que poner unas gotas en el recipiente y mezclarlas con la cantidad de agua que prefieras, en función de la cantidad de aroma que quieras obtener. También puedes meter un pañuelo o un algodón con unas gotitas dentro de la funda de la almohada. Otra opción súper relajante es añadir el aceite en la bañera con agua caliente para darte un baño.
  5. Para tratar catarros y bronquitis leves: puedes utilizarlo para hacer baños de vapor e inhalaciones con unas gotas diluidas en agua bien caliente.
  6. Para limpiar colchones y alfombras. Aunque te parezca sorpréndete también sirve para este uso. Tienes que mezclar el aceite esencial de lavanda con bicarbonato. Después espolvoréalo sobre la alfombra y deja actuar 15 minutos, luego pasa la aspiradora. Este mismo remedio sirve para limpiar el colchón, pero dejándolo actuar 30 minutos.

Eso sí, antes de usarlo ten en cuenta que como el aceite de lavanda puede causar somnolencia está contraindicado para personas con la tensión baja, y tampoco se recomienda su uso en niños ni embarazadas por precaución.

Si vas a adquirir este tipo de productos ten precaución en donde lo compras. Ten en cuenta que no es recomendable adquirir cosméticos en mercadillos de artesanía porque no suelen someterse a los mismos controles sanitarios ni de calidad que las marcas comerciales. Procura recurrir a marcas comerciales y cómpralo en una parafarmacia, herbolario o lugar especializado.