Las propiedades de los frutos secos hacen que éstos sean incluidos en cualquier tipo de dieta saludable y equilibrada.

Los frutos secos son una gran fuente de vitaminas, minerales y propiedades nutricionales necesarios para nuestro organismo.

Este valor energético, proteínico, graso y de minerales, está concentrado de forma muy elevada en estas pequeñas porciones de alimento, que son los frutos secos. Por ello, es importante no abusar de su consumo. Un puñado de frutos secos al día será suficiente para beneficiarnos de todas sus propiedades nutricionales. De hecho, para combatir el hambre entre horas, es mucho más recomendable consumir un puñado de frutos secos que cualquier otro alimento alto en calorías o grasas saturadas.

Estas son algunas de las propiedades de los frutos secos:

  • Las almendras: son frutos secos muy ricos en fibra y calcio. Son un potente antioxidante y previenen la osteoporosis.
  • Las nueces: son frutos secos con un alto contenido proteínico y de ácidos grasos Omega 3 y 6. Son beneficiosas para la buena circulación de la sangre y para el cerebro y el sistema nervioso.
  • Los pistachos: destacan entre los demás frutos secos por su alto contenido en vitamina A, entre otras como la vitamina B. Poseen Fósforo, Cobre, Calcio, Magnesio, Hierro, entre otros minerales.

Estos son sólo unos cuantos ejemplos de frutos secos. Pero todos son altamente beneficiosos y nutritivos: castañas, anacardos, piñones, avellanas… Lo que sí debes tener en cuenta es que tienes que evitar consumir los frutos secos tratados con sal o tostados. Lo mejor es consumirlos en su estado natural, sin aditivos añadidos.

Un último apunte importante sobre los frutos secos es que no debes confundir éstos con los frutos denominados “desecados”. Los primeros contienen de forma natural, sin que intervenga ningún tipo de manipulación, menos de un 50% de agua en su composición. Los frutos “desecados” o deshidratados, son manipulados para que pierdan esa agua. Son los que conocemos como uvas pasas, ciruelas pasas y dátiles en general.

Por lo tanto, cuando hablamos de las propiedades de los frutos secos, nos referimos siempre a la primera clase de frutos que hemos explicado.