El botulismo es una enfermedad provocada por la presencia de una bacteria en nuestro organismo, conocida como clostridium botulinum.

No es una enfermedad muy común, pero lo cierto es que puede llegar a provocar un problema serio de salud e incluso la muerte.

El botulismo puede contraerse de distintas maneras. La bacteria puede entrar en el organismo de una persona a través de heridas abiertas que se infectan y a través de la comida.

La bacteria se encuentra presente en todo el mundo, en forma de esporas, en el suelo, en la tierra y en agua en mal estado. A través de estos elementos, llega al alimento. En los alimentos sobrevive. Puede estar presente en cualquiera, pero es en los que se enlatan o se conservan mal, donde se genera con más frecuencia la toxina que provoca el botulismo.

¿En qué alimentos en conserva es más frecuente que pueda encontrarse presente la bacteria que provoca botulismo?

  • Miel
  • Espárragos
  • Remolacha
  • Ajo
  • Tomate
  • Pescado ahumado o crudo
  • Carne de cerdo

Tan sólo una ingesta mínima de la toxina producida por la bacteria en los alimentos contaminados, puede provocar serios problemas de salud. En un intervalo de no más de diez días aparecerán los primeros síntomas del botulismo, los cuales son:

  • Los niños muestran un llanto muy débil, estreñimiento, problemas para mantener los ojos abiertos, dificultades para mamar con normalidad e irritabilidad.
  • Aparecen fallos en el habla.
  • Algunos miembros del cuerpo, pueden paralizarse.
  • La visión puede volverse doble.
  • Flojera progresiva.

Por lo tanto, el botulismo ataca al sistema nervioso, aunque también produce molestias estomacales, sequedad de la boca, dificultad para respirar con normalidad, vómitos y náuseas.

Identificar de forma precoz cualquiera de los síntomas de la enfermedad es básico para evitar problemas graves de salud, ya que detectada el botulismo a tiempo, es posible aplicar un antídoto para erradicar la intoxicación. La persona infectada debe ser ingresada de inmediato en un hospital para ser tratada lo antes posible.

Hervir durante diez minutos los alimentos que se vayan a consumir logrará que se elimine la bacteria y evitará la intoxicación.

Ahora que ya sabes lo que es el botulismo, debes tomar precauciones para evitar el contagio de esta enfermedad. No existe una vacuna contra ella, por lo que la prevención será la mejor arma para evitar su desarrollo. Vigila los alimentos que te dispongas a ingerir, sobre todo aquellos que se encuentren enlatados.