Volver al trabajo después del verano y lograr la productividad personal deseada en las tareas que nos toca realizar, es difícil tras haber podido disfrutar de un periodo de descanso.

Pero toca volver a retomar nuestras responsabilidades. Para hacerlo de la forma más satisfactoria posible, lo más recomendable es buscar una motivación, fijar un objetivo y lograrlo siendo lo más productivos posible.

Una buena salud laboral depende, entre otros muchos factores, de lograr un grado óptimo de satisfacción con el trabajo realizado, algo que sólo se puede conseguir si sentimos que hemos puesto en práctica la productividad personal. Pero, ¿A qué nos estamos refiriendo exactamente cuando hablamos de productividad personal?

En general, cuando hablamos de productividad pensamos en el tiempo que cada persona emplea en realizar una determinada tarea. A menor tiempo empleado, mayor productividad. Pero la productividad personal amplía esa definición y la hace distinta en cada caso particular. Dependiendo da cada circunstancia personal, los resultados y el tiempo empleado pueden ser muy diferentes en unas personas que en otras y todas ellas pueden llegar a sentir su productividad personal igualmente satisfactoria a pesar de las diferencias entre unas y otras.

Por ejemplo, para una persona, una reunión exitosa en el trabajo puede ser aquella en la que se emplee poco tiempo y en la que su punto de vista haya quedado claro. Pero para otra persona, la productividad de dicha reunión podría radicar en el hecho de que todos los asistentes hayan podido exponer sus problemas laborales en ella, a pesar de que para ello se haya tenido que utilizar más tiempo que en el primer caso.

También hay personas cuyas limitaciones son más pronunciadas que en otras. En este caso, realizar la misma tarea llevará más esfuerzo a las primeras que a las segundas. Pero el grado de productividad personal en todas ellas será igual de satisfactorio una vez logrado el objetivo.

En cualquier caso, para lograr una productividad personal óptima, en todos los ejemplos será necesario contar con las herramientas pertinentes para poder trabajar o realizar cualquier tarea. Un ambiente agradable de trabajo, un objetivo claro y contar con el material y el espacio necesarios para trabajar, sin duda harán más cómoda la realización de cualquier tarea, lo que aumentará la productividad personal.

Un último factor que muchas personas consideran como imprescindible para desarrollar al máximo su productividad personal y que ayuda, sin duda, junto al resto de factores a mantener una buena salud laboral, es disfrutar del trabajo que se realiza. Para muchos, hacer un trabajo que guste es una condición necesaria para lograr desarrollar al cien por cien la productividad personal.