Las sopas y las cremas son platos básicos de nuestra cocina que tienen innumerables cualidades. Además, ahora con el frío ¿qué puede apetecer más? Estas comidas nos reconfortan, nos hidratan y encima son económicas y fáciles de preparar. Y si encima los haces saludables, todavía mejor.

Para la elaboración de esto platos, incluso podemos aprovechar las sobras y según su versión las puedes tomar en cualquiera de las estaciones del año y son fáciles de digerir. Simplemente tendrás que dominar el hervor y evitar la cocción excesiva ya que un cocinado demasiado largo corres el riego de que se destruyan nutrientes de los alimentos.

Si siempre haces las mismas recetas y estás cansado del sota, caballo y rey, tranquilo, que te vamos a dar algunas recetas para que puedas variar en la dieta de forma saludable y que cuides la línea sin descuidar la salud.

Crema de remolacha y yogur

Prepara un sofrito de cebolla, y cuando esté doradita, añade la remolacha pelada y cortada en cuadraditos. Añade la sal y cubre con agua o un caldo de verduras -para dar más sabor-. Cuando esté cocido, tritura con ayuda de una batidora dejando una textura cremosa por no espesa, que esté más bien clarita. Finalmente añádele una cucharada de yogur, y semillas, como sésamo, pipas de girasol o de calabaza, al gusto.

Crema de calabaza y zanahoria

Por si no lo sabías, la calabaza, un alimento regulador del aparato digestivo, y que además aporta aminoácidos y vitaminas A y B, y para rematar casi nada de calorías.

Para hacer esta crema, pica una cebolla y un ajo. Pela 4 zanahorias y córtalas en rodajas. Después coge un tomate y un trozo de calabaza y lávalos y pélalos, córtalos a dados pequeños. A continuación, rehoga la cebolla con un poco de aceite, añade el ajo, la zanahoria y la calabaza. Sazónalos con sal, pimienta y nuez moscada. Añade medio litro de caldo de verduras y cuece todo durante 10 minutos. Pasado este tiempo incorpora el tomate y deja cocer todo junto 5 minutos más. Pasa la verdura por el pasapuré o por la batidora. Sírvelo y pica unas hojas de albahaca finamente y espolvorea por encima.

Consomé de pollo

Pica una cebolla y un ajo y haz un sofrito en una olla. Cuando la cebolla esté transparente añade un puerro, cortado en un par de trozos grandes, después agrega apio, zanahoria y repollo. Remueve todo y déjalo tostar. Posteriormente añade pechuga de pollo o muslos, cortados en dados. Deja que dore y después sazona y añade abundante agua. Ponlo a fuego a fuerte hasta que hierva y luego bájalo a la mitad. Tapa la olla y que cueza durante una hora, mientras vas desespumando de cuando en cuando. Retira del fuego y deja que enfríe para poder retirar la grasa queda arriba completamente.

Crema de berros y espinacas

Lava 150 gr. de berros, canónigos y espinacas y escúrrelas muy bien. Pica todo con un cuchillo y reservar algunos canónigos. Retirar las hojas verdes de un puerro y pica la parte blanca del tallo, límpiala bien con agua para eliminar la tierra por completo, seca y trocea. Pelar unos 100 gr. de nabos y trocearlos.

Calienta aceite en una cacerola y rehoga el puerro preparado junto a los nabos. Agregar los canónigos, los berros y las espinacas y mezcla. Incorpora un caldo de verduras y añade un poco de tomillo, pimienta y sal. Llévalo a ebullición y continuar la cocción a fuego medio durante 20 minutos. Retirar el tomillo y triturar. Pasar por un colador y servir caliente. Antes de llevar a la mesa, repartir por encima los canónigos reservados y espolvorear ligeramente con pimentón.

Crema de coliflor y manzana

La coliflor es muy diurética y la histidina de la manzana estimula la secreción de jugos gástricos que facilita la digestión de la coliflor.

Lava aproximadamente un kilo de coliflor y sepárala. Pela tres manzanas y córtalas a dados. Reserva. Guarda unos cuantos trozos de manzana para decorar. Lava un puerro y pícalo finamente. En una olla sofríe el puerro en un poco de aceite y, cuando esté transparente, agrega la coliflor y la manzana. Cubre todo con un caldo de verduras, añade la sal y déjalo cocer hasta que se ablande la coliflor.

Tritura en una batidora la verdura y la manzana hasta que quede bien fina. Dora los dados de manzana que habías reservado en una sartén caliente y ponlos para decorar.