El verano es la época más crítica para los accidentes en el agua. Por eso, desde el Ministerio de Sanidad han hecho un llamamiento para extremar la precaución para prevenir ahogamientos y lesiones graves en medios acuáticos, y han recordado que el año pasado fallecieron en España 438 personas por esta causa.

Este departamento hace algunas recomendaciones para evitar las situaciones que puedan poner en riesgo la salud y contribuir a la protección de los ciudadanos, de modo que puedan disfrutar de las actividades acuáticas propias del verano. El Ministerio enviará sus consejos para prevenir ahogamientos y otras lesiones graves durante todo el verano a través de Twitter (@sanidadgob) y Facebook.

Entre las recomendaciones básicas para prevenir ahogamientos destacan:

  • Asegúrese de que la piscina donde acude con su familia cuenta con las adecuadas medidas de seguridad, como socorrista o cercado perimetral para que sus hijos pequeños no pueden acceder libremente.
  • Recuerde que la vigilancia de sus hijos menores es su responsabilidad; la del socorrista es el salvamento acuático cuando sea necesario.
  • Vigile a los menores en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, y no delegue esta responsabilidad en un niño más mayor.
  • Si no sabe nadar o no nada bien utilice un chaleco salvavidas para bañarse o practicar un deporte acuático. Los flotadores hinchables no son recomendables.
  • En la playa, respete el significado de las banderas: nunca se bañe si está roja.
  • Báñese en playas con vigilancia y respete siempre las indicaciones de los socorristas.
  • No sobreestime su condición física ni su capacidad para nadar. En el mar, si se encuentra cansado o tiene dificultad para volver, nade de espaldas moviendo las piernas solamente hasta llegar cerca de la orilla.
  • No se bañe en zonas donde esté prohibido el baño.
  • Báñese siempre acompañado, sobre todo si es una persona mayor o padece algún problema de salud.
  • El consumo de alcohol antes del baño disminuye la capacidad de reacción ante un peligro y puede propiciar conductas que pueden poner en riesgo nuestra salud.
  • Bañarse de noche es muy peligroso: si le ocurriera algo, nadie podría verlo.
  • Tirarse de cabeza desde una gran altura, en lugares de poca profundidad o sin conocer si existe algún obstáculo en el fondo puede producir lesiones muy graves.
  • Salga enseguida del agua si se encuentra cansado o siente frío.

438 fallecidos en 2012

De acuerdo con los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2012 fallecieron en España 438 personas por ahogamientos, 358 hombres y 80 mujeres, de las cuales sólo en 206 casos consta el lugar donde se produjeron (piscinas y aguas naturales). De los 170 que sucedieron en aguas naturales (playas, ríos y pantanos), 149 eran hombres y 24 mujeres.

Estos datos demuestran que las personas mayores pierden la vida principalmente en aguas naturales, frente los ahogamientos de niños, que son mayoritariamente en piscinas.

Además de las personas fallecidas, otras 656 se encontraron en situación de riesgo de sufrir un ahogamiento, pudieron ser rescatadas con vida y fueron hospitalizadas por lesiones derivadas de esta situación o por los denominados "cuasi ahogamientos".