Es más, no es que se pueda, sino que es lo que todos deberíamos hacer. Como hemos adelantado en numerosas ocasiones, todos deberíamos realizar, al menos, 5 comidas al día. Mucho más aquellas personas que pretenden adelgazar ya que, al contrario de lo que muchas personas creíamos, mantener nuestro sistema digestivo en movimiento dándole comida de vez en cuando ayuda a quemar más calorías que el ayuno. ¿Qué te parece? ¡Wow!

Ahora bien, tampoco vayas a pensar que sirven las chocolatinas o similar, no… ¡Qué nos conocemos!

  • Zanahoria: ¿cómo puede un alimento tan cotidiano resultar tan placentero a media mañana o tarde? Si la llevas al trabajo o universidad, pela las zanahorias la noche de antes y guárdalas en un recipiente de cristal. Un bote de los de espárragos puede servirte estupendamente para llevarlas en el bolso. ¡Mano de Santo!
  • Frutos secos: aunque no se debe abusar, los frutos secos contienen grasas saludables como las del salmón o el aguacate. ¡Ojo! Hablamos de frutos secos “frescos” sin haber sido fritos o con sales añadidas. La cantidad perfecta es todo lo que quepa en un puñado. Si te quedas con hambre, acompáñalas con fruta.
  • Queso fresco o yogur: una ración de prebióticos diaria, además de estar muy rica, nos cuida la flora intestinal.
  • Chucherías saludables elaboradas con fruta, solo en el caso de que necesites comer dulce sea como sea, una ayudita de chocolate negro tampoco viene mal. Además, ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, ¿lo sabías?
  • Si no tienes tiempo (ni ganas) para elaborar un batido sano con frutas y verduras puedes hacer un sándwich vegetal. Si tienes hambre hay que comer, pasar el tiempo teniendo hambre es contra-producente. ¡Palabra de ECI!

En definitiva, estos snaks servirán para no llegar a las grandes comidas con demasiada hambre evitando que devoremos más comida basura de la que deberíamos. Comiendo más, pero sano, adelgazarás y cuidarás tu salud.