Querid@, lo que te sucede es que los días previos a estos lamentos te has pasado un poco. Al menos lo suficiente para que tu body diga, ¡se acabó! No puedo más, no me gusta esta situación y quiero regresar a la normalidad.

Sentirse ligero y sano es un placer que nuestra salud mental también agradece. Seguro que sabes de lo que estamos hablando. ¿Qué signos suelen aparecer en tu cuerpo tras periodos de excesos? Es algo muy subjetivo ya que cada persona es un mundo pero, por regla general, algunos de los signos más reconocidos que nos invitan a llevar a cabo una dieta détox son:

  • Baja energía: nos cuesta movernos, puede que hasta sintamos mareo.
  • Somnolencia o falta de sueño: cuando nuestro cuerpo está así de intoxicado no sabemos cómo puede reaccionar. Hay quien se duerme por los rincones cual Westy y hay quien no puede dormir por sentirse indispuest@...
  • Antojos dulces: el azúcar es adictivo y cuando bajas los niveles tu cuerpo tiende a pedir más.
  • Gases e hinchazón de tripa ya que no estás realizando digestiones correctas por la falta de fibra.
  • Retención de líquidos
  • Infecciones en la piel como el acné o sensación de sequedad.
  • Adicción a la cafeína
  • Alteración en las heces y orina
  • Migrañas
  • Acidez y reflujo gástrico.
  • Mal humor
  • Sudor corporal en aumento. ¿Te suda la frente habitualmente? Seguramente con tu cuerpo en ese estado te sudará.
  • Corrientes o calambres por el cuerpo. También puede darse tensión muscular.

Señalar que, la mayoría de estos signos provienen del hígado ya que es el encargado de filtrar y depurar los alimentos inclusive los que que no nos facilitan una buena digestión ni benefician a nuestro cuerpo y, por tanto, perjudican nuestra salud física y mental.

¿Necesitas un seguro de salud? Descubre más aquí.