Con motivo de la reciente conmemoración del Día mundial Sin Tabaco, la Organización Mundial de la Salud, vuelve a recalcar un año más, los males de este nocivo hábito que causa la muerte de alrededor de 60.000 personas cada año en nuestro país.

A pesar de los esfuerzos, lo cierto es que aún existe desinformación respecto a algunos asuntos. Un ejemplo claro lo tenemos en el tabaco de liar. Existe una creencia popular de que el tabaco de liar es menos perjudicial para la salud.

Por si aún no te ha quedado claro, esta idea es falsa y ya se ha advertido de ellos desde hace años.

Entre el tabaco de liar y la cajetilla ¿cuál es menos perjudicial? Aquí arrojamos algunos datos que pueden disipar todas tus dudas y ayudarte a cuidar de tu salud, eliminando este insano vicio de tu rutina diaria:

  • Un estudio realizado en el año 2014, reveló que los fumadores de tabaco de liar, espiraban una mayor concentración de monóxido de carbono que los fumadores de cigarrillos manufacturados.
  • El mismo estudio, alertó de que los fumadores de tabaco de liar presentaban una mayor dependencia a la nicotina que los fumadores de cigarrillos vendidos en cajetilla.
  • Otro estudio del año 2011, reveló datos sorprendentes para muchos creyentes de la idea de que el tabaco de liar es menos perjudicial y que protege tu salud más que el tabaco manufacturado. En dicho estudio, se demostró que el tabaco de liar contiene más cantidad de nicotina, monóxido y alquitrán que otros tipos de cigarrillos.
  • Se cree que el tabaco de liar posee menos aditivos, algo que no es sencillo de demostrar, ya que existe una falta de regulación respecto al etiquetado de este tipo de tabaco que provoca que no se detalle con claridad cada componente del producto.
  • Un estudio de la University College London y de la Universidad de Nottingham, analizó saliva y orina de fumadores de tabaco de liar y de fumadores de cigarrillos manufacturados. Querían comprobar los niveles de algunas sustancias tóxicas derivadas del tabaco y, las diferencias entre unos y otros, no fueron significativas. Ambos tabacos eran altamente perjudiciales para la salud de todos ellos.

Con toda esta información, podemos concluir que el tabaco de liar es tan perjudicial como el convencional. Protege tu salud de este hábito mortal y no creas en el falso mito de que el tabaco de liar es “más sano”, en el que han caído muchos al pasarse a este tipo de tabaco por ser más barato.