Sabemos que tan sólo pensar en la idea de tomar una ducha de agua fría, ya da pereza. Y es que no hay nada más placentero que llegar a casa después de un duro día y recrearse en una buena ducha caliente.

En esos momentos es raro que se nos pase por la cabeza girar el grifo del agua caliente y cerrarlo por completo. De hecho, no hay nada que pueda dar más rabia que estar disfrutando de una ducha de agua caliente y que al fallar la caldera o al abrir alguien algún otro grifo de la casa, el agua salga fría. Normalmente el grito suele escucharse en todo el vecindario.

Pero debes saber que ducharse con agua fría tiene muchos beneficios para la salud. Así que, comienza a plantearte el hacer un pequeño esfuerzo cuando te dispongas a asearte. Las ventajas de una ducha fría son muchas:

  • Ducharse con agua fría por la mañana supone un enchufe de energía para nuestro cuerpo. Nuestra respiración se acelera, fluye más oxígeno por la sangre y mejora nuestra circulación. Aunque el cambio de temperatura puede ser brusco y causarnos mucha impresión, cuando salgas y te seques, te sentirás completamente activo y despierto para afrontar el día con fuerza.
  • Por otro lado, tras el shock inicial, con el agua fria liberamos estrés, lo que ayuda a dormir mejor por la noche.
  • Lavarse el pelo con agua fría fortalece el cabello y lo mantiene más sano y brillante. Por el contrario, el agua caliente reseca el cabello y lo debilita.
  • Al mejorar la circulación sanguínea con el agua fría, todas las funciones de nuestro cuerpo mejoran. Los órganos cumplen con más facilidad su función, lo que repercute directamente en nuestro aspecto exterior. La piel, por ejemplo, luce más tersa y brillante.
  • Aseguran diversos estudios que mojar nuestro cuerpo con agua fría hace que nuestro cerebro genere más endorfinas, las conocidas como “hormonas de la felicidad”. Además, para que nuestro cuerpo aguante el cambio brusco de temperatura, el cerebro segrega adrenalina, lo cual nos ayuda a levantar el ánimo si nos encontramos algo decaídos. En este sentido, podemos decir que una ducha de agua fría puede servir como un antidepresivo natural.
  • La última de las ventajas de ducharse con agua fría es que ésta puede ayudar a aliviar cualquier tipo de inflamación. De hecho, hay muchos deportistas que aplican frío en zonas del cuerpo inflamadas tras realizar cualquier tipo de deporte.

Si te interesa tu salud y la de tu familia, consulta a nuestro asesor.