Company Banner

Diccionario de seguros

Riesgo

La razón por la que existen los seguros es el riesgo. El riesgo es la probabilidad de que ocurra un siniestro de una determinada manera, y los seguros dan coberturas a esos riesgos indemnizando, sustituyendo, reparando o dando asistencia según el tipo de riesgo del que queramos estar protegidos.

Hay seguros de todo tipo para cubrir distintas necesidades, ya que nos vemos expuestos a diario a multitud de ellos, por lo que deberemos encontrar la manera de quedar protegidos ante ellos. 

Para poder reducir el riesgo que nos rodea, deberemos contar con los seguros, los cuales actuarán salvaguardando aquello que queramos proteger. Al existir tantos riesgos por cubrir, las aseguradoras se encargan de dividir los de seguros según el riesgo específico al que se enfrentan. 

A esta distribución se la conoce comúnmente como “ramos” de seguros:

  • Seguros de daños personales:
  • Seguros por enfermedad o salud.
  • Seguros para accidentes.
  • Seguros de vida.
  • Seguros para la dependencia.
  • Seguros para cubrir los daños patrimoniales:
  • Seguros para vehículos (como los de coche o moto).
  • Seguros de tipo multirriesgo.
  • Seguros ante robo.
  • Seguros contra incendios.
  • Seguros de responsabilidad civil.
  • Seguros para la prestación de servicios:
  • Seguros de decesos.
  • Seguros para la asistencia en viaje.
  • Seguros de defensa jurídica.

El riesgo, cuando contratamos una póliza, puede verse sujeto a cambios por distintas situaciones, pudiendo verse afectado aumentando, disminuyendo, distorsionándose o incluso desapareciendo por completo. 

  • Si el riesgo aumenta, la compañía podrá aumentar de manera lógica la prima de renovación, estando justificado por el mayor riesgo. Si el riesgo aumenta y tiene conocimiento de ello el asegurado, deberá informar a la compañía o cometerá una reticencia dolosa.
  • Si el riesgo disminuye, el asegurado deberá informar a la compañía para que esta revise la petición y negocie una bajada del precio de la prima acorde a la nueva situación. Un ejemplo de esto sería que el asegurado dejase de fumar, reduciendo considerablemente las probabilidades de padecer una enfermedad grave derivada del tabaquismo o incluso el fallecimiento.

Características del riesgo:

  • Es incierto y totalmente aleatorio. Debe existir una relativa incertidumbre al riesgo, ya que si conociésemos cuándo fuera a ocurrir un siniestro trataríamos de evitarlo.
  • Posibilidad. El riesgo que tratamos de cubrir debe poder suceder. No debe ocurrir con una frecuencia extremadamente baja (como los desastres naturales) ni con una extremadamente alta.
  • Concreto. Para que una compañía ofrezca coberturas ante un riesgo, este debe ser analizado y concretado por la misma para definir los límites de las coberturas.
  • Fortuito. El riesgo que cubren las compañías aseguradoras debe ser fortuito, es decir, que no haya sido cometido voluntariamente por el asegurado. Sí quedarán cubiertos por las compañías los actos cometidos de manera voluntaria por terceros.
  • Asunto económico. Los riesgos vienen acompañados de una necesidad económica que queda cubierta por parte de la compañía, indemnizando económicamente o revirtiendo la situación actual reparando o sustituyendo cualquier bien según lo establecido en las cláusulas de la póliza.

Se pueden dar también situaciones en las que las compañías no consideran un riesgo y que por tal razón no son asegurables; estas situaciones son aquellas físicamente imposibles y los hechos ciertos: el único hecho que ocurrirá con certeza y que es asegurable es el fallecimiento.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento