Hero banner

Ayuda

¿Los seguros de salud tienen cobertura de embarazo y parto?

Te informamos de si los seguros de salud tienen cobertura de embarazo y parto

Te contamos si el seguro de salud dispone de cobertura para embarazo y parto

Un parto en la medicina privada puede tener un coste superior a los 6.000 euros, y eso si no hay complicaciones o cesáreas, por lo que resulta muy conveniente disponer de un seguro médico que incluya entre sus coberturas tanto el parto en sí, como toda la atención médica ginecológica anterior y posterior. Más de 12 millones de

Los servicios de preparación al parto, parto y obstetricia son un aspecto que se incorpora al cuestionario de evaluación inicial previo a la contratación del seguro médico, puesto que suelen ir asociados a periodos de carencia de entre 8 y 10 meses, que afectan a la asistencia al parto en sí, no siempre al seguimiento del embarazo.

Esto es, los seguros de salud cuentan con cobertura de embarazo y parto si la tomadora o beneficiaria del seguro se queda embarazada durante la vigencia del mismo, pero no suelen contar con esta garantía si está embarazada en el momento de contratarlo. En los seguros familiares que cubren a ambos cónyuges, las compañías suelen incluir la cobertura de embarazo y parto, así como la inclusión de los hijos en la póliza de los padres sin costes adicionales hasta los 14 años en algunos casos.

 

Coberturas de embarazo y parto de los seguros de salud

Los mejores seguros de salud, especialmente los familiares y los que están dirigidos a mujeres antes de la menopausia, contemplan coberturas, entre las que destacamos este decálogo: 

1. Asistencia virtual, muchos de ellos a través de video-consulta con ginecólogos expertos, para resolver las dudas relacionadas con el embarazo o cualquier complicación sobrevenida en ese periodo.

2. Visitas en consulta a los especialistas en ginecología y obstetricia, tanto las programadas para la revisión de la salud de la madre y el feto, como las que puedan requerirse por complicaciones durante ese periodo.

3. Ecografías en 3D del bebé o bebés, e incluso vídeos de esas ecografías (4D). Muchas madres prefieren este tipo de imágenes de ultrasonido en tres dimensiones, es decir, con volumen, al tradicional en dos dimensiones porque son más realistas. En cualquier caso, las ecografías de seguimiento permiten al médico detectar la evolución de la salud del bebé y fijar el momento previsto de salida de cuentas de la madre.

4. Test prenatal no invasivo, a partir de las diez o doce semanas de gestación, que permite detectar determinadas patologías en el bebé, así como las alteraciones cromosómicas del Síndrome de Down y Síndrome de Edwards, así como su sexo, con una fiabilidad cercana al 100%

5. Pruebas analíticas convenientes, tanto durante el primer trimestre (toxoplasmosis, rubéola, sífilis y SIDA, cultivos de orina, amniocentesis si el test prenatal muestra alto riesgo), como en el segundo (analítica de sangre, test de O’Sullivan para ver cómo reacciona el cuerpo ante el azúcar, curva de tolerancia a la glucosa y Gamma-globulina Anti-D si el tipo sanguíneo de la madre es negativo), y en el tercero (analítica sanguínea y versión externa para cambiar la posición del feto para que se coloque en posición cefálica, así como un cultivo vaginal y rectal

6. Preparación al parto, que suele realizarse a partir del sexto o séptimo mes, aunque pueden hacerse previamente, y que enseñan en unas seis o siete sesiones, abiertas también al cónyuge, técnicas de respiración y gimnasia prenatal. Una buena preparación al parto facilita el trabajo de parto en sí, mejora la recuperación posterior, y entrena a los padres para atender al bebé una vez nacido.

7. Seguimiento del embarazo y pruebas necesarias a partir de la primera visita de control (entre la octava y la décima semana de gestación), y cada mes, en embarazos de bajo riesgo, o con mayor frecuencia, definida por el médico, en los de alto riesgo.

8. Asistencia al recién nacido durante el ingreso hospitalario, preferiblemente más allá del periodo hospitalario durante los primeros 3 o 5 días o hasta el primer mes de vida del bebé.

9. Asistencia en el parto, prestada tradicionalmente por comadronas expertas en todos los aspectos físicos y emocionales que rodean el nacimiento, y que suele incluir

10. Coberturas adicionales que pueden resultar muy convenientes, como la habitación individual con cama para el acompañante, la anestesia epidural, el servicio de incubadora para los niños prematuros, o la crío conservación de las células madre del cordón umbilical, que permiten determinados tratamientos que pueda necesitar el neonato o sus hermanos a lo largo de su vida relacionados con posibles enfermedades genéticas.

 

Ventajas de los seguros de salud que incluyen embarazo y parto

Uno de los motivos principales para elegir un seguro privado frente a la asistencia pública a las embarazadas es la disposición de habitaciones individuales, tanto para la embarazada como para su acompañante, lo que garantiza mayor intimidad y no tener que compartir habitación con otras parturientas o sus familiares en un momento tan especial como el nacimiento de un hijo.

Pero también hay ventajas de carácter exclusivamente médico. Por ejemplo, la notable reducción de tiempos de espera, algo que puede resultar crítico en embarazos con mayor riesgo. El menor número de pacientes de la sanidad privada frente a la pública garantiza, además, mayor flexibilidad de las visitas al ginecólogo. Éste, al igual que las matronas para la asistencia durante el parto, serán habitualmente más cercanos y dedicarán más tiempo a la embarazada, así como personalizar su plan de parto.

Este último aspecto, la personalización, permite acercarse a la experiencia de parto natural, por ejemplo si la madre desea parir en posición de litotomía o bipedestación (parir de pie), así como a elegir el lugar de dilatación (el domicilio familiar o una piscina) o, incluso, parir en el propio domicilio.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.