¿Cubren los seguros médicos la reproducción asistida?

Has decidido que quieres tener un hijo y te planteas una reproducción asistida. ¿Tu seguro médico cubre estos tratamientos? Vida Saludable

Calcula tu seguro de salud

Nuestro estilo de vida, la alimentación, el estrés y algunas enfermedades de carácter hereditario hacen que en ocasiones tanto el hombre como la mujer tengan dificultades para concebir. En estos casos, los avances de la ciencia han conseguido cumplir los sueños de miles de personas y crear familias que sin estas técnicas nunca hubieran existido. Aunque hay cierto debate en algunos núcleos de la sociedad en relación con estos métodos, la realidad es que, realizados de forma ética, ayudan a conseguir el objetivo deseado, es decir, la concepción de una nueva vida. 

Otra causa fundamental del auge de estos tratamientos es que cada vez son más las mujeres que, de forma autónoma, deciden buscar un bebé sin necesidad de tener una pareja. Los tiempos han cambiado y nuestra mente también.

¿Qué es la reproducción asistida?

Los métodos de reproducción asistida se definen como cualquier procedimiento que involucra el manejo de óvulos, espermatozoides o ambos fuera del cuerpo humano. Esto incluye la inseminación artificial, la inseminación intrauterina, la fertilización in vitro y la estimulación ovárica (con medicamentos). A día de hoy, según datos extraídos de la Sociedad Española de Fertilidad y el Ministerio de Sanidad, alrededor de un 9% de los bebés españoles son fruto de uno de estos tratamientos. Viendo estas cifras, se entiende que las búsquedas de seguros de salud con coberturas relacionadas con la reproducción asistida hayan aumentado exponencialmente en los últimos años. 

Cuando una pareja desea tener un hijo a veces se encuentra con dificultades debidas a problemas de fertilidad que, afortunadamente, pueden solucionarse con estos métodos. Hay varias técnicas de aplicación, dependiendo de cuál sea la causa que produce la infertilidad. Y la buena noticia es que algunas de ellas ya pueden estar cubiertas por determinados seguros de salud.

¿Qué seguros médicos cubren tratamientos de fertilidad?

En la actualidad, la mayoría de las mujeres que se quedan embarazadas deciden compaginar las revisiones médicas de la sanidad pública con un seguro médico para embarazadas, ya que este último garantiza una asistencia médica sin esperas y pruebas más novedosas y sofisticadas en la mayoría de los casos. 

Ahora bien, ¿qué sucede si hay dificultades para concebir? ¿Puede el seguro de salud ayudarnos en estos casos? 

Efectivamente, muchos seguros de salud sí ofrecen coberturas relacionadas con la reproducción asistida, sea del tipo que sea, para tratar de satisfacer todas las necesidades que se dan actualmente en la sociedad en la medida de lo posible. Se refieren a coberturas relacionadas con la planificación familiar sea cual sea el objetivo, que también puede ser el de no querer tener hijos. 

Existen algunas pólizas de salud que incorporan el diagnóstico y tratamiento de la infertilidad, pudiendo incluir también la cobertura de reproducción asistida

Para encontrar la póliza de salud que más se adapte a tus necesidades, es fundamental saber elegir bien y en El Corte Inglés Seguros disponemos de un comparador de seguros de salud online donde podrás comprobar cuál es la compañía aseguradora que ofrece el seguro de salud perfecto para ti. Además, nuestros expertos en seguros médicos estarán encantados de atenderte, tanto online como en cualquiera de nuestras oficinas. Entre todos, daremos con el seguro que más te conviene y ese será el primer paso hacia tu futuro en familia.

Precios de la reproducción asistida, ¿cuánto cuesta con un seguro?

Cualquier método de reproducción asistida tiene un elevado coste debido a la personalización de tratamientos, así como a la práctica de técnicas novedosas que requieren disponer de un material sofisticado y de última tecnología. Además, el riesgo de que cada tratamiento no salga como se espera es alto, por ello, los profesionales médicos tratan de hacer todo lo que está en su mano para ayudar a cada pareja o futura madre. 

Un seguro de salud que cubra la planificación familiar siempre será beneficioso si se pretende realizar un tratamiento de este tipo, ya que hacerlo de forma independiente, seguramente sería más costoso. Sobre todo, si pensamos en las pertinentes pruebas previas a cada tratamiento. 

Cierto es que todas estas técnicas tienen un alto coste y las compañías, en sus seguros de salud, las suelen incluir en sus pólizas de reembolso de gastos médicos, con unos límites económicos que se determinan previamente a la firma de la póliza.

¿Cuándo es necesaria la reproducción asistida?

Llevar a cabo técnicas de reproducción asistida con la intención de buscar un embarazo exitoso suele darse cuando una pareja lleva intentando concebir de forma natural más de un año sin éxito alguno o cuando una mujer sin pareja pretende quedarse embarazada. Los motivos suelen ser diversos: enfermedades, patologías como ovarios poliquísticos en la mujer o incapacidad en el hombre para producir espermatozoides válidos. 

En la mayoría de los casos, se sabe que no se consigue el embarazo sin conocer la razón, y es gracias a estos métodos y a las pruebas previas, cuando muchos de ellos podrán conocer la causa para plantar cara a la situación con el tratamiento más adecuado. También cuentan en algunos casos con un número máximo de intentos de inseminación artificial o de ciclos de transferencia para la fecundación in vitro.

Tipos de reproducción asistida

Como adelantamos al comienzo de este artículo, los cuatro tipos de reproducción asistida más comunes en la actualidad son: 

  • Inseminación artificial

Existen varios tratamientos. Esto puede incluir el uso del propio semen de la pareja o el uso de semen de un donante. El semen se puede introducir en la vagina o el cuello uterino. La inseminación intrauterina (IIU) es la inserción de esperma lavado en el útero de una mujer. Esto es útil si la causa de la infertilidad está relacionada con cicatrices en el cuello uterino, bajo recuento de espermatozoides o espermatozoides con poca movilidad. Las tasas de éxito de este método varían según la causa de la infertilidad.

  • Fertilización in vitro

Cuando un óvulo y un espermatozoide se juntan fuera del cuerpo de la mujer, se denomina fertilización in vitro (FIV). Una vez surge el embrión, se coloca en el útero de la mujer, donde puede implantarse y dar lugar al esperado embarazo. 

Hay varios pasos en el proceso: el primero es la estimulación de la ovulación, que se logra inyectando medicamentos durante 8-14 días. 

Una vez que un óvulo madura, se recuperan los óvulos. Si los espermatozoides están sanos, se colocan en el mismo “plato” que los óvulos y se dejan durante la noche en una incubadora especial. Si los espermatozoides no pueden penetrar los óvulos, se puede inyectar un solo espermatozoide en el óvulo con una aguja. Esto se llama inyección intracitoplasmática de espermatozoides y es un procedimiento altamente especializado. 

Finalmente, el embrión o los embriones se colocan en el útero de la mujer. Las tasas de embarazo múltiple son más altas al usar la FIV cuando se implanta más de un embrión. Debido a los riesgos asociados con el embarazo múltiple, cada vez más clínicas implantan un solo embrión de forma rutinaria.

  • Estimulación ovárica

La estimulación ovárica es el uso de medicamentos para inducir la ovulación en mujeres que no ovulan correctamente. Esto también puede usarse para producir una ovulación más frecuente y predecible en mujeres que ovulan, pero tienen ciclos largos e irregulares. Estos medicamentos estimulan la maduración y liberación de múltiples óvulos. Existe un mayor riesgo de embarazos múltiples asociados con este procedimiento. 

Antes de empezar cualquiera de estos tratamientos, los futuros padres o madre, deben reunir unas condiciones para que se pueda poner en marcha todo el proceso, como ciertos requisitos de edad, informes acreditativos de infertilidad o esterilidad o historia médica, que varían dependiendo de las compañías aseguradoras. 

Otro matiz al que hay que prestar atención, sobre todo si la aseguradora en la que estás pensando es de las que pone límite de edad, es el periodo de carencia para ciertos tratamientos. Muchas compañías que cubren técnicas de reproducción asistida pueden tener una carencia, esto es, que debe pasar un tiempo determinado desde que se firma la póliza hasta poder comenzar con el estudio y posterior tratamiento.

Puedes echar un vistazo para conseguir información de diferentes opciones de seguros de salud de las compañías que prefieras, o hablar con un experto en seguros que te ayude a encontrar la que mejor se adapte a ti o a vosotros. Este será un proceso largo que necesita paciencia, pero cruzar la línea de meta valdrá la pena y compensa todos los esfuerzos que sea necesario hacer.  

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS