Los inversores saben que la renta fija ha sido tradicionalmente la opción más conservadora para el ahorro. Ese lugar donde refugiarse cuando vienen mal dadas en los mercados.

No obstante, existe una creencia errónea en torno a que es la renta fija y como funciona, que puede dar lugar a mal entendidos, por parte de aquellos que buscan invertir su dinero sin perder.

Y es que hablamos de renta fija, y pensamos que tiene una rentabilidad estable y sin opción a pérdida. Pero cuidado, nada más lejos de la realidad. La renta fija no siempre es fija y mucho menos los fondos que invierten en ella.

Si después de esta afirmación tú también te has quedado ojiplático, quizás tendrías que entender primero que es la renta fija y como funciona.

Qué es la renta fija

Hablando a las claras, la renta fija no es otra cosa que deuda. ¿Te acabas de quedar igual? Cuando nos referimos a este término hablamos de las emisiones de deuda por parte de las empresas o de los países, que piden prestado a los ciudadanos y las instituciones para financiar dos cosas: su crecimiento o su funcionamiento.

Pues bien, estas emisiones de deuda, por parte de los países pueden ser letras, bonos u obligaciones. Un ejemplo, aquí en España son las archi famosas “Letras del Tesoro” que se han anunciado, incluso por televisión, en infinidad de ocasiones. En estos tipos, lo que cambia, suele ser su duración, no así su funcionamiento, que es muy parecido a un préstamo.

Por cada emisión, el país o empresa adquiere un compromiso de pagar un dinero al inversor en el momento que venza el bono. Además, si aguantas esta inversión hasta el final del plazo, cobrarás el cupón con los intereses pactados, que en el caso de la deuda a largo plazo los pagos suelen ser periódicos. Es por esto mismo que se habla de renta fija, porque en su lado más simple el interés no varía nunca.

El problema en este tipo de inversiones viene cuando quieres recuperar el dinero antes de tiempo ¿Qué pasa si no puedes o no quieres esperar al vencimiento? En este punto puedes recurrir a vender el bono en el mercado secundario de deuda antes de su vencimiento. Entonces la renta fija de serlo y es cuando el valor de tu bono puede cambiar radicalmente dependiendo de dos factores: de la situación económica y la del mercado.

Cambios en el valor de la renta fija

Lo primero que tienes que saber es que el mercado de deuda no es muy diferente a como funciona la bolsa. Para que lo entiendas con un ejemplo: tu como inversor tienes un activo, este caso un bono, que puede despertar más o menos interés al resto de inversores. En función de ese interés, te pagarán más o menos por él. Es decir, puedes venderlo por un valor inferior al que lo compraste, pero también existe la posibilidad de que lo hagas por más.

Aquí la clave va a estar en saber por qué puede cambiar el valor de un bono, qué factores mueven el mercado de renta fija. En este caso si estamos hablando de fondos de inversión públicos, el primer factor que va a influir en su valor es la economía del país. Previsiones de paro, de ingresos, cambios de gobierno… todo esto puede afectar al precio del bono.

No obstante, en el caso de la renta fija el elemento clave son los tipos de interés. Hay regla no escrita que dice que cuando los tipos suben, la renta fija baja y viceversa. ¿Porqué? Pues porque los tipos de interés sirven para marcar el precio del dinero. Por tanto, cuando los tipos suben, las empresas y los países tienden a pagar más por las nuevas emisiones de deuda. Como resultado, aquí un bono anterior a esta subida saldrá perdiendo, ya que paga intereses menores, y por tanto tendrá menos valor en comparación y se pagará menos por él.

Que supone esto es un bono de renta fija

Lógicamente, si un bono puede perder valor, un fondo de renta fija también puede sufrir pérdidas. Y, de hecho, por si no lo sabías, ha ocurrido en diferentes periodos. A principios de año, los datos que se manejaban eran que de todos los fondos la rentabilidad media ponderada de todos los fondos de renta fija es negativa a un año y en algunos incluso a tres años, como en la categoría de Renta fija euro a corto plazo.

Que sepas que el funcionamiento de un fondo de renta fija no es diferente al de uno de variable. Este primero, como ocurre con el funcionamiento del segundo, invertirá en varios bonos de distinta duración, localización geográfica y en diferentes sectores e irá cambiando la composición de su cartera en función del momento del mercado.

Para calcular la valoración del fondo se tomará la evolución del precio de estos bonos en el mercado secundario de deuda. Y aunque el inversor tenga la estrategia del gestor de cobrar anualmente el cupón o esperar hasta el vencimiento para cobrarlo, el valor del fondo dependerá del precio de los bonos en el mercado. Por eso mismo, por mucho que se vendan como una opción segura, los fondos de inversión también registran pérdidas.