¿Qué es un fondo de inversión?

¿Recuerdas el cuento de La cigarra y la hormiga? Mejor ser hormiguita durante toda nuestra vida para, llegado el momento, poder recoger los frutos. Finanzas

Estamos viviendo unos momentos delicados a nivel mundial, en muchos aspectos. La pandemia, la progresiva bajada de la natalidad, los efectos económicos de los conflictos entre países… hacen que nuestro futuro se vislumbre cada vez más complicado. 

Ahora bien, el pesimismo es lo último en lo que debemos caer. No sabemos qué será de nosotros llegado el momento, pero de lo que sí tenemos el control es del momento presente y, ¿por qué no utilizar este presente para mejorar nuestra calidad de vida en el futuro?

Los planes de pensiones y los fondos de inversión, son alternativas de productos de ahorro e inversión cada vez más extendidas en nuestro país a la hora de buscar rentabilidad en inversiones grandes y pequeñas tanto por parte de particulares como de empresas.  Hablemos de las primeras…

¿Cómo funcionan los fondos de inversión?

Un fondo de inversión es, básicamente, una cesta de activos financieros en la que cualquier persona física mayor de edad puede invertir una pequeña parte de dinero junto a otras muchas personas con la finalidad de sacar una rentabilidad a sus ahorros. 

La responsabilidad de gestión de un fondo de inversión normalmente recae en manos de un especialista financiero, cuya misión es la de comprar y vender acciones de diferentes empresas de todo tipo (incluso de otros fondos) con el objetivo de que el dinero que diferentes personas han invertido fluctúe, aumente con el paso del tiempo. 

Obviamente, este gestor percibirá una cuantía económica, es decir, cobrará un dinero a cambio de gestionar por ti tus ahorros o acciones. Se trata de una profesión como otras y por la que se reciben unos emolumentos.

Este método de inversión tiene un ligero riesgo, ya que, en la mayoría de los casos, para lograr una determinada rentabilidad es recomendable no retirar la aportación económica en años, (a veces en décadas). En ocasiones, en el contrato se suele firmar una especie de compromiso de permanencia y, en caso de que el sujeto pretenda retirar su dinero del fondo de inversión, tendrá que abonar a posteriori una cantidad de dinero al banco o entidad financiera responsable del fondo en el que se ha invertido.  

Ventajas de los fondos de inversión

Entre las ventajas de las que podremos disfrutar con un fondo de inversión, hay algunas que debemos destacar.

  • Personalización. Un buen equipo de gestión de un fondo de inversión es consciente de que cada uno tiene unas características y estilo de vida único. En ese caso, se ha de valorar casi de forma personalizada el tipo de fondo de inversión al que cada sujeto debería optar, así como sus características. El estudio previo y una asesoría realista y veraz son fundamentales. 
  • La transparencia es fundamental. El sujeto que invierte ha de recibir información periódica relacionada con el fondo de inversión en el que está su dinero, por ejemplo, noticias relacionadas con la actualidad y cómo le afecta.
  • Gestión de la mano de profesionales en el sector. No hay que ponerse en manos de cualquier persona a la hora de decidir dónde invertir los ahorros de toda tu vida. No se trata de un proceso baladí, ha de realizarse siempre apoyado en los mejores profesionales. 
  • Los beneficios no tributan hasta que no se retira la inversión, por tanto, la inversión se puede mover entre un fondo y otro. Además, también pueden obtenerse ventajas fiscales
  • Inversión segura. En la mayoría de los casos, tus ahorros no se verían afectados si, por ejemplo, la gestora o entidad bancaria quiebra o sucede cualquier hecho inesperado. Aun así, es conveniente estar informado siempre de la letra pequeña e invertir de la mano de profesionales. 
  • Rentabilidad. El ahorro que destines crecerá de forma proporcional a las inversiones que ese fondo realice. 

¿Qué es un fondo de inversión indexado?

Si un fondo de inversión activo busca batir un índice de referencia, los fondos indexados buscan llegar a ser lo más parecido posible a esos índices de referencia, es decir, replicarlos. Debes saber que el coste de gestión de este tipo de fondos suele ser más bajo. 

¿Los fondos de inversión son seguros?

Uno de los métodos más fiables y seguros de ahorro a largo plazo que existen en la actualidad son los fondos de inversión. Difícilmente se podrá perder el dinero aportado y, aunque puede exponerse a diversas variables, la aportación de cada uno de los inversores podrá regresar a su bolsillo, aunque el objetivo final sea el de recibir más de lo que se ha invertido. 

A diferencia de los planes de pensiones, que suelen conllevar cierto riesgo o desventajas fiscales a la hora de retirar la inversión llegado el momento de la jubilación, los fondos de inversión son más flexibles. Aun así, los planes de pensiones son una opción muy valorada también a la hora de asegurarnos una cuantía económica que complemente a las pensiones durante nuestra jubilación.

Ejemplo de comisiones en fondos de inversión

Por ley, está permitido cargar ciertas comisiones sobre los fondos de inversión.  También se dan distintos escenarios ya que no a todos se les aplican las mismas comisiones. 

Podemos poner un ejemplo, simplificándolo mucho, para intentar visualizar su funcionamiento. 

Un fondo de inversión puede cargar al partícipe comisiones por diversos conceptos. Existen principalmente 5 tipos diferentes, todas ellas con límites máximos establecidos por la normativa:

  • Comisión de suscripción.
  • Comisión de gestión.
  • Comisión de reembolso.
  • Comisión de depósito o custodia.
  • Comisión de éxito.

Ahora bien, no todas ellas se aplican siempre, siendo las más frecuentes las de gestión y depósito. En ambos casos, se carga un porcentaje fijado en el contrato sobre el patrimonio del fondo, independientemente de si se ha obtenido más o menos rentabilidad. Así, si el inversor tiene un capital de 30.000 euros y, por ejemplo, las comisiones de gestión y depósito ascienden conjuntamente a un 3%, el partícipe pagará por esos conceptos 900 euros anuales.

Diferencia entre SICAV y fondo de inversión

Una SICAV o Sociedad de Inversión de Capital Variable es un método muy parecido al de un fondo de inversión, pero conformándose como una sociedad anónima. El fondo de inversión está formado por muchos inversores y suele estar bajo la mano de expertos en gestión de capitales. Aunque una SICAV funcione de forma similar, suele estar más enfocado a buscar la rentabilidad de grandes patrimonios.

Si quieres conocer más sobre este tema, nuestros expertos financieros especialistas en Ahorro e Inversión de El Corte Inglés Seguros, cuentan con una dilatada experiencia y podrán ayudarte a tomar las mejores decisiones de cara al futuro. Plantéate esta opción como un esfuerzo convertido en rutina cuyos frutos te darán la tranquilidad y estabilidad que buscas. 

Se estudiará tu perfil para decidir qué tipo de inversión es la más adecuada para ti y tras un análisis de tu situación financiera, se fijará un camino a seguir adaptado totalmente a tu estilo de vida, situación, capacidad de ahorro y de riesgo, etc.

Cada persona precisa unas necesidades diferentes, y porque lo sabemos, te brindamos nuestro buen hacer y nuestra experiencia. Ven y hablemos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS