Invertir en un fondo de inversión puede ser la solución. Imagina por un momento que un fondo de inversión es, básicamente, una cesta de acciones en la que tú participas invirtiendo una pequeña parte de dinero junto a otras muchas personas para sacar una rentabilidad a tus ahorros. La responsabilidad de gestión de un fondo de inversión, normalmente recae en manos de un especialista financiero cuya misión es la de comprar y vender acciones de diferentes empresas de todo tipo (inclusive otros fondos) con el objetivo de que el dinero que diferentes personas han invertido fluctúe, es decir, aumente con el paso del tiempo. Obviamente, este gestor te cobrará un dinero a cambo de gestionar por ti tus ahorros/acciones.  

Este método de inversión tiene un ligero riesgo y, en la mayoría de los casos, para lograr una determinada rentabilidad es recomendable que no retires tu aportación en años, incluso en décadas. Es más, en el contrato firmarás una especia de “permanencia” y, en caso de que quieras retirar tu dinero, posteriormente tendrás que abonar cuantiosas cantidades al gestor, banco o entidad responsable del fondo.  

Si quieres investigar más sobre este tema, desde el Departamento de Ahorro e Inversión de El Corte Inglés, expertos financieros con dilatada experiencia podrán ayudarte a tomar las mejores decisiones de cara al futuro. Tómalo como un esfuerzo constante cuyos frutos te darán la tranquilidad y estabilidad que buscas. Quizá no tienes porqué invertir ya que no das el perfil, tras un análisis de tu situación financiera, se fijará un camino a seguir adaptado 100% a tu estilo de vida, situación, capacidad de ahorro, riesgo, etc.

¡Cada persona requiere unas necesidades diferentes! Nosotros lo sabemos, ¡sin compromiso!