Cómo es el seguro de esquí

Si estás pensando en iniciarte en este deporte, no puedes olvidar algo que todo buen esquiador conoce: la importancia de un buen seguro. Puede sacarte de un apuro en alguna ocasión, así que infórmate bien. Pólizas

Si eres uno de esos que conocemos como envenenado por la nieve, entonces eres de los que sueña, en cuanto llega el final del otoño, con deslizarte por las pistas de las estaciones de esquí, con realizar bajadas arriesgadas fuera de pistas o incluso con atreverte con deportes extremos como el heliesquí. Además de toda tu ilusión y ganas de aventura, debes llevar en tu equipaje un buen seguro de esquí, para poder garantizar que, pase lo que pase, vas a vivir toda una experiencia.

¿Qué es un seguro de esquí?

Un seguro de esquí es aquel que te protege para practicar este deporte en concreto. Podrás contratarlo con diferentes compañías aseguradoras que cuenten con este tipo de pólizas, con empresas que se dedican exclusivamente a organizar viajes, con aquellas especializadas en esquí y otros deportes relacionados con la nieve o en la estación de destino elegida.

Los estudios que cada año se realizan para tener estadísticas acerca de los deportes de invierno indican que en la nieve pueden pasar muchas cosas. Lo más habitual es que pases unos días de gran diversión, practicando un deporte extremadamente familiar del que disfrutan mayores y pequeños. Desde los peques que se calzan unas tablas por primera vez hasta tres generaciones más arriba, pueden verse en las pistas grupos de todas las edades que pasan unos días juntos haciendo un deporte que te permite estar en contacto con la naturaleza, respirar aire puro y sentir el viento en tu cara mientras desciendes laderas y pendientes más o menos pronunciadas. Pero lo cierto es que es más habitual de lo que parece sufrir incidentes mientras se practica el esquí y, si bien muchos no revisten gravedad, algunos pueden arruinarte el viaje o la temporada entera.

Además del seguro de esquí, hay otros con los que puedes contar, como el seguro de tu forfait, que suele incluir coberturas básicas, funcionando prácticamente como el seguro de viajeros obligatorio. Recuerda que este seguro te ayuda si sufres un incidente por un mal estado de instalaciones o pistas, pero no si por un despiste o porque aún no eres un esquiador muy avezado, provocas daños a otra persona si chocas contra él o te caes y le arrollas.

Un seguro de salud o de viaje como los que puedes contratar en El Corte Inglés Seguros pueden tener coberturas para algunos de los percances que pudieran acecharte durante tu escapada de esquí, pero lee bien las condiciones y comprueba que podrías hacer uso de ellas, ya que en muchas compañías estos accidentes están excluidos por considerarlo un deporte de riesgo y necesitar por ende un seguro específico.

De cualquier modo, un buen seguro de esquí te ofrece amplias coberturas dentro y fuera de las pistas, por lo que te aseguramos que puedes coger tu maleta y tus esquís o tu tabla y emprender el viaje sabiendo que, pase lo que pase, tu póliza va contigo para solventar cualquier incidente que suceda.

Emprender el viaje con un buen seguro de esquí es garantía de vivir una experiencia sin preocupaciones, pase lo que pase

¿Qué cubre un seguro de esquí?

Seguramente no seas el primero ni serás el último que se ha sentado (a veces tras rodar por la pendiente) en la fría nieve y te preguntes cómo has acabado en el suelo. El esquí es un deporte en el que debemos estar pendientes de muchas cosas aparte de mantener nuestra propia estabilidad. Hay que conocer y ser consciente de las normas de uso en las pistas, seguirlas por la seguridad de los demás y de uno mismo y prestar atención a lo que sucede a tu alrededor. Es casi como conducir: no solo tienes que hacerlo bien tú, debes ir atento a cómo lo hacen los que esquían cerca de ti, porque un choque no es tan raro y puede tener consecuencias graves.

Los seguros de esquí ofrecen coberturas muy útiles y que pueden venir realmente bien en más ocasiones de las que imaginamos. Si sufres una caída en pistas, los servicios médicos y de asistencia de la estación serán los encargados de socorrerte y trasladarte desde el punto en que te hayas accidentado, pero los gastos generados por esta atención saldrán de tu bolsillo si no cuentas con un seguro que los cubra.

Un seguro de esquí cuenta entre sus coberturas más habituales con algunas de las que recogemos y te detallamos en las siguientes líneas.

  • Recogida en pistas
  • Atención médica
  • Traslado al centro sanitario correspondiente
  • Realización de pruebas la emisión de un diagnóstico
  • Intervenciones quirúrgicas
  • Rehabilitación postoperatoria

Los hay que incluso cubren el coste de las medicinas que necesites tomar, o se encargan de proporcionarte unas muletas si es necesario. También puedes contar con los importes de la parte del forfait que no has podido utilizar o el reembolso de los gastos de las clases si habías contratado un monitor o cursillo.

La cobertura de Responsabilidad Civil es un imprescindible si en tu caída otra persona resulta dañada. De no tener seguro, tendrías que asumir sus gastos médicos y puede que también una indemnización si a consecuencia de sus lesiones no puede retomar su vida durante un tiempo.

Hay seguros en los que puedes añadir (o está directamente incluido en sus coberturas) el reemplazo o indemnización por pérdida o rotura de tu material, que te lleven a otro lugar si por razones técnicas no es posible esquiar en las pistas que tenías previstas o accidentes que puedan tener lugar sin estar necesariamente en pistas.

¿Cuánto cuesta un seguro de esquí?

Hay diferentes precios para los seguros de esquí, dependiendo de las coberturas que incluya o tú solicites añadir, de si lo necesitas para esquiar dentro de nuestro país, en la vecina Andorra, para estaciones europeas o de otro continente, de los días que dure tu viaje…

Lo cierto es que teniendo en cuenta lo mucho que te puedes ahorrar, los precios para estos seguros son económicos, partiendo de cifras cercanas a los 15 euros. Además, puedes contratarlo desde solamente un día si lo que vas a hacer es una escapada rápida para una primera toma de contacto con este deporte, ver qué tal se te da y si te gustaría empezar a practicarlo.

¿Se puede contratar un seguro de esquí por temporadas?

Sí, se puede tener un seguro de esquí que te cubra toda la temporada, y como veíamos más arriba, tendrá precios diferentes dependiendo sobre todo de dónde lo vayas a utilizar. Si eres de los que siempre quieren probar sitios nuevos y no tienes problemas en subir tus esquís a un avión, lo mejor es contratar un seguro internacional de modo que si surge un plan en medio de la temporada no tengas que ampliar tu seguro o cambiarlo porque el que tienes no te ofrezca cobertura fuera de España o de Europa. Si eres de los fieles a tu estación del alma, y se encuentra dentro de nuestras fronteras, aquella póliza que te mantenga seguro en pistas nacionales será suficiente. Podrás encontrarlos desde menos de 70 euros.

Si sabes que vas a repetir año tras año, hay seguros de esquí que puedes contratar y renovar anualmente. Además, contarás con descuentos cada vez que lo renueves. Infórmate acerca de las condiciones y plazos de coberturas, ya que la posibilidad de contratar esta modalidad depende en muchas ocasiones del mínimo y máximo de días que piensas esquiar al año. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS