Consejos para contratar un seguro de decesos

▷Consejos antes de contratar un seguro de decesos Pólizas

Aunque seamos una sociedad que vive de espaldas a la muerte, evitando afrontar en vida lo único de lo que tenemos certeza que va a suceder, el momento llega tarde o temprano y, en muchos casos, no estamos económicamente preparados para ello. 

Nos referimos a la cantidad importante de gastos que supone todo lo relacionado con una defunción. Ahora bien, si tenemos la total seguridad de que ese momento va a llegar, ¿por qué no nos preparamos a lo largo de nuestra vida? Seguramente, porque el mero hecho de contratar un seguro de decesos puede suponer un mal trago. Se trata de una tarea incómoda pero que será de lo más útil, sobre todo para tu familia, ya que le evitará en el momento del duelo verse envuelta en una vorágine de papeleo y toma de decisiones que, en ocasiones, pueden llegar a sobrepasar a cualquiera, mucho más cuando la cabeza está centrada en otra cosa… 

En el año 2020, un 47% de la población española ya contaba con un seguro de decesos según datos de la UNESPA

Este tipo de seguro es uno de los de mayor antigüedad en España y su contratación tiene la finalidad única de costear en vida todos los gastos relacionados con una defunción, incluso también muchas compañías ofrecen coberturas relacionadas con trámites burocráticos e incluso defensa jurídica en temas de herencias. De hecho, en nuestro país, más de un 47% de la población tiene una póliza de decesos según datos extraídos del estudio El Seguro de decesos en 2020 de UNESPA, año 2021. Tristemente, casi con toda probabilidad, tras la pandemia este porcentaje se habrá elevado tras todo lo que hemos vivido… 

5 cosas a tener en cuenta antes de contratar un seguro de decesos

Edad aproximada para contratar un seguro de decesos

Los especialistas del sector recomiendan contratar este tipo de pólizas a partir de los 40 años. Es la mejor edad para que el seguro salga rentable. 

Revisa tus otros seguros

En primer lugar, si tienes un seguro de vida, deberías comprobarlo antes de contratar una póliza de decesos, ya que algunos seguros de vida incluyen esta cobertura entre sus prestaciones. ¡Ojo! En ocasiones, determinados seguros de coche pueden contar también con esta cobertura. Una revisión a tiempo puede hacernos ahorrar mucho dinero a medio y largo plazo. 

Primas

Hay dos tipos de primas: la prima nivelada, cuya cuota crece en un porcentaje constante, y la prima natural, cuya cuota aumenta con la edad del asegurado año a año. Elige la que más te convenga.

Informa

Tus familiares más cercanos o seres queridos deben saber que has contratado un seguro de decesos. A fin de cuentas, son ellos los que van a contactar con la compañía aseguradora, esperemos que dentro de mucho tiempo.

Analiza bien las coberturas

De esta forma, podremos incluir las que nos resulten más necesarias, además de eliminar aquellas que no consideremos necesarias para abaratar la prima. Por ello, es preciso analizar los límites de las coberturas contratadas, ya que es posible que el seguro estipule un límite para los gastos en el momento del entierro o la devolución de la cantidad no gastada si los costes del entierro son inferiores al dinero pagado por el asegurado.

¿Cuáles son las coberturas más comunes que cubre un seguro de decesos?

Una vez hayamos contratado un seguro de decesos, a su fallecimiento el dueño de la póliza dejará cubiertos todos los gastos. De esta manera sus familiares no tendrán que preocuparse por ningún trámite ni cargo a consecuencia de este trance. Es importante tener en cuenta en estos casos que solo el entierro podría costar a la familia un mínimo de 3.000 euros, según el lugar donde se realice el sepelio, así como el tipo de ceremonia y tradición que se quiera llevar a cabo para ello.

Consejos sobre los seguros de decesos

Es más, si el fallecimiento se diera en el extranjero, los costes relacionados podrían dispararse.  Lo normal en una póliza de decesos es que cubra todos los gastos generados por el sepelio, desde el traslado del difunto hasta gastos administrativos relacionados con el testamento y las cuestiones legales derivadas de la defunción.

Las principales coberturas de los seguros de decesos son:

  • Gestión de trámites legales relacionados con el fallecimiento.
  • Gastos derivados del transporte en coche fúnebre al cementerio.
  • Repatriación.
  • Asistencia telefónica.
  • Asistencia en viaje.
  • Incineración.
  • Gasto en concepto de esquelas.
  • Música.
  • Organización del funeral.

Además, algunas aseguradoras ofrecen algunas coberturas adicionales, como pueden ser: gestoría, gastos médicos y legales necesarios para obtener la autorización oficial de repatriación y asistencia psicológica, entre otras. Aquí podrás encontrar más detalles de las coberturas de una póliza de decesos

Es importante también tener en cuenta que, en muchas ocasiones, los gastos del entierro pueden ser inferiores a lo que el tomador del seguro ha ido pagando a lo largo de su vida. Por ello, es aconsejable revisar la póliza, ya que, en un caso de este tipo, la familia podrá reclamar a la compañía la diferencia entre los costes reales y la inversión del asegurado. 

¿Es rentable un seguro de decesos?

Todo depende del tipo de despedida que se pretenda dar. Las hay desde las más sencillas, con velatorio en casa e incineración sin ceremonia, hasta las más sofisticadas, siendo un punto medio entre ambas la opción que más eligen los españoles. Los gastos medios por defunción, suelen empezar en los 3.000 euros, como hemos visto antes. 

Aunque en términos de rentabilidad, la respuesta es relativa porque intervienen muchos factores, en la mayoría de los casos sí es rentable disponer de un seguro de decesos. Además, la tranquilidad y el asesoramiento personalizado del que van a poder favorecerse los seres queridos en un momento tan doloroso, hace que una póliza de este tipo se convierta en rentable, evitando que otras personas se hagan cargo de los costes de tu propio entierro y dejando todo fácil y prácticamente hecho en vida.

¿Es deducible un seguro de decesos?

Lo más normal es que una póliza de decesos a título personal no se pueda desgravar en la declaración de la renta anual.

Si tienes cualquier otra duda en relación a los seguros de decesos, no dudes en contactar con nuestros asesores expertos en seguros, quienes resolverán aquellas cuestiones que tengas pendientes.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS