Cómo empezar a invertir en fondos de inversión

Si quieres hacer tus pinitos en el mundo de las inversiones, tienes que informarte para saber dónde colocar tu dinero. Finanzas

A lo largo de nuestra vida todos en algún momento nos planteamos cómo conseguir que nuestro dinero pueda generar alguna ganancia extra, como invertir. En ocasiones, caemos en la tentación de lanzarnos al vacío, tratando de cumplir con ese sueño inversor de la ganancia inmediata y lo más alta posible, pero si no cumplimos con ciertas pautas, lo más probable es que nos veamos abocados a una pérdida importante de nuestro capital. 

Los fondos de inversión se han convertido en una de las herramientas más populares a la hora de invertir, pero, como en todo, los comienzos pueden resultar difíciles. Vamos a tratar de darte a continuación una serie de pautas que debes cumplir para tener éxito a la hora de elegir el mejor producto de ahorro e inversión.

¿Qué es un fondo de inversión?

No cabe duda de que se trata de algo fundamental: conocer en qué tipo de herramienta financiera vamos a invertir nuestro dinero. 

Un fondo de inversión, también conocido como Institución de Inversión Colectiva (IIC), es un instrumento financiero destinado al ahorro y la inversión y es apto para cualquier persona, independientemente de sus conocimientos de los mercados y de su capital. Esta independencia se da ya que los fondos de inversión son gestionados por profesionales que deciden en qué activos financieros se va a invertir el patrimonio del fondo, y el acceso a los mismos se puede obtener desde cantidades tan bajas como los 100 euros. 

El patrimonio invertido busca conseguir una rentabilidad, que es el dinero que se va a ganar fruto de la inversión. Esta rentabilidad depende de la evolución de los diferentes mercados financieros en los que cada fondo ha decidido invertir su patrimonio, y aquí se encuentra una de las claves a la hora de empezar a invertir: debemos saber que cuando los mercados bajan, la rentabilidad también lo hace, y por tanto, hay un riesgo de pérdida de capital que se debe asumir. ¿Cuánto estamos dispuestos a poner en juego?

¿Qué tipo de inversor soy?

Se trata quizá de la pregunta de mayor importancia a la hora de comenzar a invertir. Los inversores se clasifican de acuerdo a la exposición al riesgo a la que quieren someter su capital, es decir, a la cantidad de su capital que están dispuestos a perder en el caso de una caída de los mercados. 

Según esta definición, podemos encontrar tres tipos de inversores:

Inversor prudente

Conocidos también como inversores conservadores o defensivos, se trata de un tipo de inversor que no quiere que su capital se vea expuesto a las caídas de los mercados, por lo que elegirá activos financieros que no estén sujetos a dichas caídas, como pueden ser los bonos y obligaciones del estado, los pagarés, y las letras del Tesoro Público. Estos activos se conocen como activos de renta fija, y son los que menos exposición tienen al riesgo. Ahora bien, al mismo tiempo que ofrecen una exposición al riesgo baja, también ofrecen una rentabilidad más baja.

Inversor equilibrado

Se trata del tipo de inversor conocido también como moderado, al que no le importa poner en riesgo una parte de su capital, que será la que dedique a activos financieros con exposición al riesgo, mientras mantiene otra parte de su capital invertido en activos sin riesgo, tratando de ganar así una rentabilidad mayor, sin llegar a sufrir una pérdida importante de su capital. Así, el porcentaje destinado a activos como las acciones, cuya exposición al riesgo es muy alta, se encontrará entre el 30 y el 70% del total de su capital.

Existen fondos de inversión acordes para cada tipo de inversor y para cada capital

Inversor audaz

En este grupo se encuentran los inversores que también se conocen como agresivos o dinámicos, a los que no les importa aumentar el riesgo al que exponen su capital, tratando por tanto de alcanzar un porcentaje de rentabilidad mayor. En estos casos, el fondo de inversión tiene invertido un porcentaje muy alto del capital, entre el 70 y el 100%, en activos de renta variable como las acciones, y está expuesto por tanto a mayor riesgo de pérdida de capital que otros fondos.

¿Cuánto dinero quiero invertir y a qué plazo?

De acuerdo con el momento personal en el que cada inversor se encuentre, esta es otra de las decisiones a las que hay que hacer frente. Y es que quizá nos encontremos en un momento en el que podamos dedicar un porcentaje muy alto de nuestro patrimonio personal a la inversión, o nos encontremos en un momento en el que solo podemos dedicar un 5% y además no queramos ponerlo en riesgo. Todas estas variables deben ser tenidas en cuenta también a la hora de comenzar la inversión. 

El plazo de tiempo en el que queremos obtener el beneficio también es importante, ya que la rentabilidad de muchos de los fondos en los que vamos a invertir se calcula en un plazo de al menos diez años, por lo que, si nuestra intención es obtener una rentabilidad en un plazo cercano a los cinco años, deberemos buscar una herramienta de inversión con un horizonte temporal más cercano, que quizá no sea un fondo de inversión. Sin embargo, si nuestro plazo se puede aumentar hasta el momento de nuestra jubilación, podremos optar por complementar nuestro plan de pensiones con un fondo de inversión destinado a la obtención de una rentabilidad mayor en el mismo plazo de tiempo.

Nuestro departamento de Ahorro e Inversión te puede ayudar

Como hemos dicho antes, una de las características de los fondos de inversión es que son gestionados por profesionales, por lo que el participante de un fondo sólo debe preocuparse de haber podido responder a las preguntas anteriores. La siguiente decisión es elegir la categoría de nuestro fondo de inversión, pudiéndose tratar de fondos que invierten su capital en países emergentes, en fondos europeos o en fondos que participan en el mercado estadounidense. 

Efectivamente, a estas alturas del artículo se está formando en el lector la imagen de una cantidad inmensa de posibles fondos en los que invertir, quizá incluso la duda de qué tipo de inversor se quiere ser. Por eso,  nuestro departamento de Ahorro e Inversión tiene a tu disposición los profesionales que necesitas para orientarte y ayudarte a tomar la mejor decisión de inversión.

6 consejos para hacerlo de forma correcta

  • Estudia qué tipo de inversor quieres ser
  • Define una estrategia adecuada según tu carácter como inversor
  • Decide el porcentaje de tu capital que va a dedicarse a la inversión
  • Sitúa el plazo temporal de la inversión 
  • Establece un objetivo de rentabilidad
  • Déjate asesorar por especialistas de calidad que te ofrezcan confianza

 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS