¿Qué es el valor actual neto (VAN)?

Parece que si escuchas Valor Actual Neto serás capaz de deducir lo que significa. ¿Estás seguro? Por si no lo tienes muy claro, hoy te lo contamos. Finanzas

El valor actual neto (VAN) es un método usado para determinar la manera de invertir basándonos en la comparación actual de los pagos y cobros de una inversión o proyecto, sabiendo así cuánto ganaremos o perderemos en esa inversión. VAN es su nombre más usado, aunque a este indicador económico también se le denomina valor neto actual (VNA) o valor presente neto (VPN).

La cualidad de este método es atraer toda la circulación de caja al momento actual y aplicar el descuento de un tipo de interés determinado. Para lograr esto, se valora el VAN de varias inversiones, comparándolo entre ellas para conocer la rentabilidad que nos ofrecen y en cuál de ellas obtendremos una mayor ganancia. Puedes preguntarnos sobre las opciones que ponemos a tu disposición en materia de inversiones, planes de ahorro y productos de estas características. Volviendo al VAN, existe una fórmula que describe este proceso:

En esta fórmula podemos ver los siguientes elementos:

  • Ft: es el flujo de capital en cada tiempo o periodo (t)
  • Io: es el capital invertido en el momento inicial
  • n: es la cantidad de períodos de tiempo
  • k: el tipo de interés que aplicamos a la inversión

Tras realizar la comparativa con el método del VAN, determinamos la calidad de la inversión usando los siguientes criterios:

  • VAN > 0: Si el valor obtenido es superior a 0, se puede deducir que la inversión generará beneficios.
  • VAN < 0: Cuando este índice no alcance 0, se entiende que generará pérdidas, por lo que tenderemos a rechazar la inversión.
  • VAN = 0: Siendo equivalente el resultado del VAN, se tratará de un proyecto que no generará beneficios ni dará pérdidas, por lo que su ejecución carecerá de relevancia.

Dado que el VAN es un indicador económico más, cuenta con una serie de ventajas y desventajas que enumeraremos a continuación: 

  • Ventajas: La fórmula usada en su aplicación no es demasiado compleja y podemos realizar su cálculo de manera sencilla. Las predicciones que efectúa sobre los proyectos de inversión son bastante fiables, ya que tiene en cuenta los tiempos de vencimiento de cada flujo neto de caja.
  • Desventajas: Es un inconveniente el hecho de que este método utilice un tipo de descuento permanente, ya que presupone implícitamente que los posibles beneficios sean reinvertidos rápidamente a una tasa igual que el tipo de descuento, o que las pérdidas sean financiadas con un capital cuyo coste sea también el del tipo de descuento.

Cuando tratamos de iniciar un proyecto empresarial, usamos indicadores financieros para averiguar su viabilidad y su rentabilidad. El VAN, que es el método que hemos descrito anteriormente, se relaciona estrechamente con el TIR (Tasa Interna de Retorno), ya que ambos indicadores se basan en el flujo de caja de un negocio para obtener su valor. Se utilizan de manera conjunta para determinar con mayor precisión la viabilidad del proyecto, indistintamente del producto que sea o al área que pertenezca, y nos dirá de manera aproximada el tiempo que tardaremos en recuperar nuestra inversión inicial.

Viabilidad

En términos empresariales, la viabilidad es la posibilidad de que un negocio salga adelante, progresando y garantizando a largo plazo una rentabilidad económica. Para garantizar la viabilidad de un proyecto hay que contar con los recursos que harán falta, los que se tienen actualmente y la capacidad de obtenerlos.

El proyecto es un plan de acción para llevar a cabo una idea empresarial, usando para ello los recursos económicos de la empresa, y sometiendo la idea a un análisis de los riesgos o beneficios que se obtendrán, dando lugar al conocimiento de su viabilidad.

Si la empresa cuenta con la cantidad suficiente de medios para llevar a cabo el proyecto, y a través de ciertos indicadores (VAN y TIR) conocemos que su rentabilidad es positiva, podríamos decir que el proyecto es viable.

Para desarrollar un proyecto, las empresas deben tener en cuenta cuatro tipos de viabilidad:

  • Viabilidad técnica: Nos indica si disponemos de las posibilidades tecnológicas suficientes para seguir adelante con el proyecto.
  • Viabilidad comercial: Considera de manera realista la proyección de las ventas.
  • Viabilidad económica: Hace referencia a los recursos con los que cuenta la empresa destinados a generar beneficios.
  • Viabilidad financiera: Determina si contamos con los recursos económicos suficientes para mantener la gestión de la empresa a lo largo del tiempo.

Diferencias entre VAN y TIR

La principal diferencia entre estos dos indicadores económicos es que mientras que el VAN nos expresa la rentabilidad de la inversión en unidades de valor monetario, el TIR (que analiza también la rentabilidad) arroja sus resultados en forma de porcentaje.

Sabemos que para que nuestro negocio sea rentable, el valor del VAN deberá superar cero, y así en un plazo de tiempo recuperar nuestra inversión y comenzar a ganar beneficios. En el caso del TIR, cuanto menor sea su valor, más rentable nos será el negocio, ya que hace referencia al interés en el que VAN es cero, y nos dice el tiempo en el que recuperaremos la inversión inicial de nuestro negocio.

Cuándo usar estos indicadores

Aunque estos indicadores económicos no son los únicos para calcular la viabilidad de un negocio, un gran número de profesionales en el sector financiero coinciden en el uso de estos métodos en la fase inicial de un proyecto, ya que ofrecen de manera rápida y sencilla una perspectiva del rendimiento que obtendremos.

Realizar este estudio de viabilidad es fundamental para las empresas a la hora de apostar a fondo por un proyecto o descartarlo. De otra manera desconoceríamos el mercado y estaríamos esperando a que la dinámica de éste nos favoreciese, lo cual no suele ocurrir sin planificación.

Viabilidad financiera

Es la aptitud de una empresa u organización para obtener los fondos suficientes para su funcionamiento en el corto, medio y largo plazo. Se trata de la liquidez con la que la empresa hace frente a las inversiones o los pagos a lo largo del tiempo. La manera de obtener esta liquidez por parte de las empresas puede ser:

  • La financiación en la apertura de la empresa, a través de la aportación de los socios.
  • O la obtención de dinero a través del propio negocio (autofinanciarse a través de los beneficios).

Viabilidad económica

A diferencia con la anterior, se trata de la obtención de beneficios gracias a un aumento de los ingresos o una reducción en los costes. Puede venir dada por:

  • Obtener un buen precio de venta en mercado (aumentar ingresos).
  • Generar una estructura productiva que nos facilite el ahorro de costes.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS