18 consejos para evitar accidentes eléctricos

18 consejos para evitar accidentes eléctricos Seguridad en el Hogar

Por más precauciones que tomemos, nunca podemos estar seguros de que no nos va a pasar nada en casa. En cualquier momento, por un descuido, un despiste, una torpeza o un tropezón, se puede producir un accidente eléctrico y se organiza un follón que ni te imaginas. Por eso, es fundamental contar con un buen  seguro de hogar que te dé la seguridad de que, si esto sucediera, al menos estarías cubierto en caso de sufrir daños.  

Un accidente siempre ocurre rápidamente y más aún con la electricidad, que es poderosa e invisible. Si accidentalmente te pones en su camino, el impacto es inmediato. Cada día, podrías estar tomando decisiones descuidadas en casa sin siquiera saberlo. Sigue estas reglas básicas de seguridad, de las que seguro conoces más de una, para evitar un accidente y proteger a los tuyos. Y si no lo tienes ya, contrata un seguro de hogar porque la mayor tranquilidad, la da la seguridad. 

Pautas básicas para evitar los accidentes eléctricos

  • Nunca uses un alargador dañado, incluso un daño apenas imperceptible podría jugarte una mala pasada. Si es posible, sustitúyelo.
  • No escondas un alargador debajo de una alfombra. Con el tiempo, puede estropearse sin que te des cuenta y provocar un incendio.
  • Si tienes niños pequeños, mantén los alargadores fuera de su alcance. Los niños pueden jugar con ellos y recibir una descarga eléctrica que, para ellos, puede ser grave.
  • Nunca uses un dispositivo eléctrico defectuoso. Cuando notes que está defectuoso, si es un poquito, puedes tener la tentación de usarlo de todos modos. Mejor no corras riesgos con la electricidad… tíralo o llévalo a reparar si tiene arreglo.
  • Si decides arreglarlo tú mismo, desenchúfalo siempre primero. Si está enchufado, un movimiento en falso podría causar una descarga eléctrica. Si no te sientes especialmente cómodo o familiarizado con la electricidad, llama a un profesional.
  • Tira siempre del enchufe y no del cable para desconectar un dispositivo eléctrico, de esa manera, no dañarás el cable, porque un cable dañado puede provocar un accidente en cualquier momento.
  • Desenchufa la tostadora antes de intentar sacar las tostadas atascadas. Aunque es algo que todos solemos hacer, solo lleva un segundo. Nunca insertes un utensilio (el típico tenedor o cuchillo) en una tostadora enchufada; los riesgos de descarga eléctrica son altos a pesar de que ni lo pensemos.
  • Antes de cambiar una bombilla, desenchufa la lámpara (o apaga la corriente). Un movimiento en falso si te tienes que subir a una escalera de mano mientras desenroscas una simple bombilla podría provocar un accidente. ¿Para qué vamos a correr el riesgo? Apaga la luz antes de reemplazar la bombilla quemada y asegúrate de que nadie toque el interruptor mientras estás trabajando.
  • Recuerda no manipular nunca un dispositivo eléctrico o una bombilla con las manos mojadas. El agua y la electricidad no se llevan bien.
  • Asegúrate de controlar por dónde pasan los cables eléctricos antes de hacer un agujero en la pared. Utiliza un detector de electricidad si no tienes los planos del cableado de tu casa. Si detectas energía detrás de la pared, perfora solo a nivel superficial y verifica que no haya cables antes de seguir. Si tocas un cable, podrías provocar un accidente o un incendio. Si tienes dudas, no lo hagas y llama a un técnico que disponga de estos medidores.
  • Ladrones y regletas: cuidado al usar sobre todo las regletas, ya que conectar demasiados dispositivos que consumen mucha electricidad podría provocar un sobrecalentamiento. Puedes encontrarlas con sensores que cortan la electricidad en caso de sobrecarga, intenta enchufar tus dispositivos a diferentes enchufes y desenchufa todos los dispositivos que no estés usando. Hay regletas que también incorporan una protección para las subidas de tensión. 
  • Desenchufa siempre la plancha antes de llenarla de agua y haz lo mismo con todos los electrodomésticos pequeños, como hervidores y humidificadores. Ya sabemos que el agua conduce la electricidad, y si el agua salpicase y entrase en el aparato, podría provocarte una descarga eléctrica.
  • En el baño, nunca uses aparatos eléctricos si estás mojado o el nivel de humedad es alto. Los enchufes en el baño deben tener un sistema de protección porque están cerca de una fuente de agua. Este sistema corta la electricidad cuando el agua entra en un dispositivo enchufado (secador de pelo, rizador, maquinilla de afeitar, radio…).
  • No uses dispositivos eléctricos o alargadores cerca de una piscina, intenta utilizar todos los dispositivos (radios, teléfonos, tabletas, etc.) lo más lejos posible del agua.

Si la cosa tiene que ver con el cuadro eléctrico de casa…

Si salta un fusible, antes de nada, desenchufa los aparatos que hayan dejado de funcionar cuando saltó y después vuelve a subir el fusible. Si vuelve a saltar, aunque los aparatos no estén enchufados, llama a un electricista. Si hay alguno que salta con cierta frecuencia, debes llamar para que te revisen la instalación eléctrica de tu casa. Quizá sea algo fácil de subsanar y es mejor no arriesgarse.

  • Nunca arrojes agua en un enchufe o alargador que esté en llamas, lo primero es cortar la corriente en el cuadro de luces. Si el fuego continúa y tienes extintor para equipos eléctricos, úsalo y llama a los bomberos, aunque el fuego sea pequeño, avisando de que es un incendio eléctrico. Si no tienes extintor, puedes intentar ahogarlo con bicarbonato de sodio.

En el exterior

  • Corta el césped de forma segura. Si tu cortacésped es eléctrico, asegúrate de que el cable está en buenas condiciones y tenga cuidado de no cortarlo con el propio cortacésped. Esta obviedad, a veces pasa...
  • Corta el césped solo cuando esté seco. 
  • Hazlo calzado para reducir riesgo de cortes.

Ya te hemos contado lo que se debe y no se debe hacer para evitar descargas eléctricas en casa, pero a pesar de que sabemos todas estas normas, muchas veces las prisas o el pensar que no nos va a pasar nada, pueden darnos un buen susto. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS