Cómo me cubre el seguro en caso de robo

Como me cubre el seguro en caso de robo Seguridad en el Hogar

Por desgracia muchos hogares sufren la desagradable experiencia de un robo en su domicilio. Este allanamiento resulta muy incómodo para el que lo sufre ya que no solo tiene que afrontar la pérdida sino la sensación de que su casa ha sido “profanada”.

Cuando esto sucede son muchos los que se preguntan qué hacer ante un robo, si está cubierto por el seguro de hogar y si se tiene derecho a una indemnización.

Para entender con qué frecuencia se dan este tipo de siniestros, se puede hacer referencia a las cifras que se extraen de los robos de los últimos años. Desde el año 2016 se ha registrado una bajada progresiva de los robos en domicilios, pero pese a estos datos que se refieren a los robos en viviendas y en su impacto para el bolsillo del consumidor, este hecho sigue siendo una preocupación importante para muchos asegurados.

El seguro de hogar cubre también el robo (expoliación) fuera de tu domicilio

Y si alguna vez te han atracado en la calle y, aparte de la pérdida de los efectos personales o dinero que te hayan robado, no has sufrido daños personales, seguro que pasado el tiempo se ha convertido, si no en una anécdota, en algo que sale a relucir en conversaciones de sobremesa, cuando nos ponemos a contar hechos que hemos vivido o cosas que recordamos. 

Hemos de decirte que el seguro de hogar, con carácter general, también cubre el atraco en la vía pública, aunque toma buena nota de que hemos dicho atracos, no hurtos (la sustracción de bienes ajenos que no impliquen intimidación en las personas ni fuerza en las cosas). Y es que la mayoría de la gente asocia el seguro de hogar con todos aquellos incidentes que ocurren dentro de las paredes de nuestra casa o con ella, propiamente dicha.

¿Cuál es la diferencia entre robo y hurto?

Como hemos visto, la diferencia entre un atraco y un hurto es el uso de la fuerza sobre las cosas, y el uso de amenazas e intimidación sobre las personas. Una vez aclarado esto, veamos si debemos contratar un nuevo seguro de hogar, o si el que ya tenemos es suficiente o necesita alguna ampliación de coberturas.

¿Qué considera el seguro como robo?

Las compañías de seguros definen como robo una apropiación indebida a través de acciones que suponen violencia, o fuerza en las cosas. Por otro lado, está la figura del hurto, el cual responde a la misma definición, pero sin que se utilice la fuerza o la violencia. 

Es decir que, si un ladrón entra con violencia en un domicilio, forzando la cerradura, se considera robo y la compañía tendrá que indemnizar por los daños ocasionados, pero si lo hace entrando por una ventana o puerta que hemos dejado abierta será considerado hurto.

Es importante saber distinguir entre estas dos figuras, porque el seguro no indemniza de la misma manera en caso de robo que de hurto.

La cobertura de robo en el seguro de hogar, ¿qué cubren las aseguradoras?

Es importante cuando contratamos un seguro de hogar, cerciorarse bien de cuáles son las coberturas incluidas, porque muchas pueden variar de una compañía a otra. 

Por ejemplo, la póliza Hogar Plus, de Allianz, cubre la expoliación de enseres u objetos especiales con un sublímite de 600 euros, que se reduce a 300 cuando hablamos específicamente de dinero o del uso fraudulento de tarjetas de crédito. Generali con Hábitat 3.0 II, cubre en el apartado de daños por humos, hasta el 100% de la suma asegurada de continente y/o contenido, los daños materiales producidos por el humo, siempre que se produzcan de forma súbita y accidental.

Así las cosas, el seguro de hogar nos cubriría un robo en la calle, pero debe haber sido empleada la fuerza (incluido también las amenazas o la intimidación). Si te desaparece el móvil de la mesa de una cafetería o el bolso de la silla de un restaurante, se consideraría un hurto, ya que el bien desaparece sin más, sin que exista ningún tipo de violencia o intimidación sobre la persona. El seguro de hogar, en este caso, no admitiría el siniestro

Pero si te dan un tirón del bolso en la calle, si te amenazan con un arma o te dan un empujón para robarte, puedes dar un parte al seguro ya que se considera expoliación.

Eso sí, ten en cuenta que dependiendo de lo que se hayan llevado, puede que recuperes solo parte del valor del objeto, ya que las aseguradoras pueden diferenciar entre prendas de vestir, efectos personales, joyas o dinero y, además, las indemnizaciones siempre suelen tener un límite.

Si sueles viajar, otra cosa que debes verificar con tu compañía es si tu seguro ofrece coberturas fuera del país o los hechos cubiertos se limitan a los producidos dentro del territorio español.

Qué hacer si me roban en casa

Lo primero que debemos hacer cuando llegamos a nuestra casa y descubrimos que la puerta está abierta y con indicios de haber sido forzada, es velar por nuestra seguridad y no entrar en el domicilio ya que los ladrones pueden seguir dentro de la vivienda. Llama a la policía y espera a que tu casa vuelva a ser segura.

Procura no tocar nada antes de que llegue la policía, para no contaminar ni borrar posibles huellas. Cuando lleguen facilita todos los datos que necesiten.

Una vez ya se ha marchado la policía es el momento de hacer inventario. Haz una lista lo más completa posible de todo lo que te han robado o ha sido dañado. Si tienes documentos o facturas que justifiquen los objetos que te han robado es importante usarlos para aportarlos a la aseguradora. Toda esta información será de gran utilidad para complementar la denuncia y reclamar la indemnización por robo.

Tienes que acudir a la comisaría a interponer la denuncia formal en menos de 72 horas. Es conveniente reflejar en ella la compañía aseguradora con la que tienes contratado tu seguro del hogar y solicitar una copia de la denuncia para presentarla a la aseguradora, que tendrás que adjuntar al parte de siniestro para que sea admitido a trámite. Ahora es posible realizar esa denuncia sin acudir en persona a la comisaría, porque la Policía Nacional ya pone a disposición de los ciudadanos la posibilidad de realizarla a través de internet o por teléfono.

Si tienes seguro de hogar con cobertura de robo debes comunicar el siniestro en un plazo máximo de 7 días. Te requerirán una lista de objetos robados, así como los documentos y facturas, y la denuncia del robo.

La aseguradora informará de cómo gestionar el siniestro y enviará un perito para comprobar los daños causados y valorar los objetos robados. Para determinar los daños se estimará el valor de los bienes asegurados en el momento inmediatamente anterior al siniestro.

Debes darle al seguro una lista de objetos robados, así como los documentos y facturas, y la denuncia del robo

La ley obliga a la aseguradora a abonar en un plazo de 40 días desde que reciben el siniestro, el importe mínimo de lo que se pueda deber, según las circunstancias que sean conocidas hasta ese momento.

Y no menos urgente, si lo que nos han quitado es la cartera con la documentación, es cancelar las tarjetas de crédito y con la misma denuncia, pedir cita para renovar carnet de identidad y de conducir; además, actualmente, al haber sido objeto de un robo, no se te cobrará la renovación de tus documentos. Si también has perdido el móvil, llama cuanto antes a atención al cliente de tu operadora de telefonía para que te bloqueen el terminal lo antes posible.

¿El seguro de hogar cubre robos en la calle?

Como hemos visto, la diferencia entre un atraco y un hurto es el uso de la fuerza sobre cosas, y el uso de amenazas e intimidación sobre personas. Y, en cualquier caso, siempre es importante cuando contratamos un seguro de hogar, cerciorarse bien de cuáles son las coberturas incluidas, porque muchas pueden variar de una compañía a otra. 

Así las cosas, el seguro de hogar nos cubriría un robo en la calle, pero debe haber sido empleada la fuerza (incluido también las amenazas o la intimidación). Si te desaparece el móvil de la mesa de una cafetería o el bolso de la silla de un restaurante, se consideraría un hurto, ya que el bien desaparece sin más, sin que exista ningún tipo de violencia o intimidación sobre la persona. El seguro de hogar, en este caso, no admitiría el siniestro. 

Pero, si te dan un tirón del bolso en la calle, si te amenazan con un arma o te dan un empujón para robarte, puedes dar un parte al seguro ya que se considera expoliación.

Eso sí, ten en cuenta que dependiendo de lo que se hayan llevado, puede que recuperes solo parte del valor del objeto, ya que como hemos explicado en los ejemplos de más arriba, las aseguradoras pueden diferenciar entre prendas de vestir, efectos personales, joyas o dinero y, además, las indemnizaciones siempre suelen tener un límite.

Si sueles viajar, otra cosa que debes verificar con tu compañía es si tu seguro ofrece coberturas fuera del país o los hechos cubiertos se limitan a los producidos dentro del territorio español.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS