¿El seguro del hogar cubre la pérdida de llaves?

Por más que buscas, no eres capaz de encontrarlas. ¿Dónde estarán las llaves? ¿Llamamos al seguro, está cubierta su pérdida? Seguridad en el Hogar

Todos hemos tenido, en algún momento, la sensación de haber perdido las llaves de nuestra casa. La incertidumbre que se crea al buscar en bolsos, abrigos, mesas y cualquier lugar donde las podríamos haber dejado provoca una inquietud tremenda. Pero ¿qué ocurre si realmente hemos perdido nuestras llaves y no las localizamos?

Perder las llaves supone vivir una situación de nerviosismo o incluso de angustia en algunos casos. Saber que tu seguro de hogar puede ayudarte con esto, te tranquilizará

En primer lugar, hay una diferencia fundamental entre darnos cuenta dentro del propio domicilio o estar fuera de casa y pensar que no vas a poder entrar. Es ahí cuando te pones nervioso de verdad. Una forma relativamente fácil de evitar este nerviosismo es dejar una copia de las llaves básicas (la de casa y la cancela si es un chalet, y solo la de casa si es un piso -piensa que al portal es fácil acceder si llamas a cualquier vivienda y pides que te abran-) a un vecino de confianza, a un amigo que viva cerca, a tus padres o hijos si viven en la misma ciudad y si tienes portero o conserje, puedes pedirle que guarde esa copia en la conserjería. Eso sí, el problema viene cuando ese guardián de las llaves de tu castillo no aparece: el vecino no está en casa, tu amigo ha salido de viaje, tus padres de vacaciones o el portero ha terminado su jornada laboral y se ha ido. Horror.

He perdido las llaves, ¿lo cubre el seguro de hogar?

La práctica totalidad de las compañías aseguradoras incluyen en su póliza la pérdida de las llaves, luego es un problema que queda cubierto. Podemos respirar tranquilos. En cualquier caso, es importante recordar que es necesario realizar una serie de pasos para asegurarnos de que no tendremos ningún problema:

  • En el caso de que la pérdida de llaves esté asociada a la de documentación en la que puede encontrarse la dirección de nuestro domicilio o sospechemos que pueden tenerlas alguien que sepa dónde vivimos, es fundamental poner una denuncia en la policía para evitar sorpresas muy desagradables.
  • Llama a tu compañía aseguradora y comunica tu incidente. Enviará lo antes posible un profesional que se encargue de abrir la puerta y, normalmente, se encargará de cambiar la cerradura para evitar que, quien tenga tus antiguas llaves, pueda entrar en tu domicilio. 
  • La mayoría de las compañías permite que, en caso de urgencia, llames a un cerrajero particular y les envíes la factura, que te será abonada (aunque conviene verificar si tenemos un límite económico en nuestra póliza respecto a este servicio). En cualquier caso, si pretendes que la aseguradora se haga cargo del pago, consulta primero si es posible realizar esta acción, ya que el servicio de urgencia, incluso en noches y días festivos, también puede estar en tu póliza y serán sus propios profesionales quienes se encarguen de realizar el servicio.

El robo intencionado de las llaves está también incluido en el seguro de hogar en las mismas condiciones, tanto para el titular de la póliza como para los miembros de la familia. En este caso, sí es obligatorio presentar una denuncia policial que haya sido tramitada en las 48 horas posteriores al siniestro. Además, el robo en el hogar también está incluido en la póliza por lo que si, unido a la sustracción de las llaves, has sufrido la pérdida de bienes personales en tu vivienda, el seguro cubrirá el valor de los bienes y de los posibles deterioros ocasionados, siempre según las condiciones establecidas en el contrato que firmes para tu seguro de hogar.

¿Qué debo hacer si pierdo las llaves de mi casa?

Los actos vandálicos también pueden estar incluidos en la póliza. Se consideran tales actos los que dañan la cerradura e impiden el acceso a la vivienda como la rotura con elementos punzantes de la misma, sellado con silicona y en general, los que impiden que podamos utilizar nuestras llaves y acceder a nuestro domicilio.

Condiciones y límites de la cobertura de pérdida de llaves

Es muy importante conocer qué incluye (y qué no) nuestro seguro de hogar. Cada póliza tiene condiciones diferentes, por lo que es interesante echarles un vistazo, al menos por encima y detenerse en aquellas que nos parezcan más relevantes (a cada uno le interesará más una cobertura u otra, claro está). Si cuando hagas la labor de comparar seguros de hogar tienes la oportunidad de hablar con un asesor que te ayude con esta cuestión, aprovecha y aclara todas tus dudas. 

Tener claras las coberturas, las condiciones que se aplican y los límites estipulados en nuestra póliza de hogar te permitirá beneficiarte de todas sus ventajas (que a veces desconocemos). Si pierdes tus llaves, una de las cosas que no suele estar cubierta es la compra de la cerradura nueva, en caso de que desees cambiarla. Quizá se cuenten entre tus coberturas la asistencia del cerrajero y la apertura de la puerta. Pero si por prudencia prefieres cambiar la cerradura, habrá que pensar en esa nueva cerradura que hay que adquirir y colocar, además de la mano de obra, entre otras cosas. Puede que en algunas compañías todo esté cubierto, en otras no lo esté en absoluto y en otras, haya cosas que sí y parte del coste del trabajo tendrá que correr por tu cuenta.

¿Qué incluye la pérdida o sustracción de tus llaves?

Los servicios que se incluyen son:

  • Desplazamiento de un cerrajero a la vivienda y la mano de obra por las operaciones realizadas.
  • Cambio de cerradura en los casos que sea necesario como expoliación, hurto, sustracción de las llaves, robo y extravío. También puede repararse sustituyendo los elementos necesarios. Es importante que compruebes si este servicio está incluido en tu póliza.

¿En qué casos no está incluida la sustitución de la cerradura?

Los casos en los que no está cubierto el cambio de cerradura son:

  • Mal funcionamiento previo o deterioro de la cerradura.
  • Si lo que se busca es aumentar la seguridad de la vivienda y se pretende colocar un sistema de mayor protección.
  • Por causas estéticas relacionadas con la propia puerta.

Generalmente, si la causa no es externa o ajena a los habitantes del hogar, no está incluido.

La pérdida o sustracción de las llaves es algo que ocurre con mucha más frecuencia de lo que pensamos, especialmente cuando son varios miembros de una familia los que conviven en el domicilio. No es algo que suceda con mayor frecuencia en personas de más edad o con más cargas familiares, que supuestamente son aquellas a las que se asocian los olvidos. Las llaves son un elemento que manejamos con mucha frecuencia y que cambiamos de lugar a la hora de dejarlas, por lo que le puede pasar a cualquiera. Para evitar sorpresas, unidas a los nervios y desconcierto que provoca esta situación, te aconsejamos averiguar si tienes este tipo de cobertura y en qué condiciones en tu póliza.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS