Mantenimiento y reparación de la caldera, ¿qué cubre el seguro?

Además de la revisión anual obligatoria, debemos ser responsables del cuidado de la caldera de nuestra casa. ¿Nos cubre el seguro algo en cuanto a su mantenimiento y reparaciones? Seguridad en el Hogar

 

Es probable que sea una de las averías más desagradables cuando nos damos cuenta de lo que está sucediendo; a punto de disfrutar de una relajante ducha, el agua caliente no sale, lleva el agua corriendo un buen rato, pero no hay manera de que salga caliente. Toca dejar la ducha relajante para otro rato y comenzar la tarea de investigación que con toda probabilidad desembocará en una llamada a nuestro seguro de hogar

Cuando lleguemos hasta la caldera, podremos encontrarnos con diferentes problemas por los cuales no nos llega agua caliente a la ducha. Podría ser un problema con el gas, propio de la compañía suministradora; podría ser un problema de fácil solución, como cuando la caldera pierde presión y hay que subir la presión del agua permitiendo que entre más cantidad en el sistema, pero también puede ser que la caldera no responda a ninguna de nuestras pruebas. Estamos, pues, ante una avería de la caldera.

¿Llamamos al seguro?

Está claro que se trata de una llamada que hay que hacer, sobre todo, porque en el caso expuesto se puede discernir una avería propia de la caldera, pero no hemos detectado un problema mayor, tal como una pérdida del agua del circuito que hubiera podido ocasionar daños a nuestros vecinos, o a nuestros electrodomésticos. Ahora bien, a pesar de que debamos hacer esa llamada, es importante saber que lo habitual es que este tipo de averías no esté cubierto por nuestro seguro de hogar.

En la mayoría de las ocasiones, se contratan pólizas que tienen en cuenta la reparación de diferentes elementos de las cocinas, pero lo habitual es que sean aquellos que se encuentran en los denominados electrodomésticos de línea blanca, es decir, lavadora, lavavajillas, secadora y nevera. Estos electrodomésticos suelen formar parte del seguro de hogar, ya sea permitiendo su reparación o accediendo a su sustitución en el caso en el que no sea posible la reparación pedida.

Sin embargo, cuando hablamos de la caldera, es habitual encontrar múltiples exenciones que dejan fuera del ámbito de la aseguradora la reparación de esta. Una de las más habituales es considerar que la avería se ha producido por un mantenimiento inadecuado de la caldera; la responsabilidad de la reparación o de la sustitución de la caldera averiada recae finalmente en el cliente. 

Sin embargo, sí que es cierto que se ocuparán de los daños asociados a la avería de esta caldera, probablemente, bajo su póliza de daños por agua, haciéndose cargo por tanto de los desperfectos ocasionados en otros bienes que se encuentren bajo la protección del seguro. Y si por algún motivo se han causado daños a nuestros vecinos, nuestra aseguradora activará la cobertura de responsabilidad civil para hacerse cargo de estos daños.

¿Hay algún seguro que contemple la reparación de la caldera en sus condiciones?

A la hora de contratar nuestro seguro de hogar, debemos prestar especial atención a las condiciones de cada uno de los seguros que consultemos, ya que existen grandes diferencias entre las compañías. Sin embargo, es habitual la exclusión de la reparación de la caldera, salvo que se contrate de forma específica, como extensión a nuestra póliza.

También debemos prestar especial atención si hemos decidido contratar una de las pólizas que se denominan multirriesgo, ya que, según la compañía que estemos evaluando, podremos encontrar que incluyen los electrodomésticos de línea blanca, aparatos eléctricos como la televisión o reproductores de video, pero vuelven a dejar fuera expresamente la reparación o sustitución de la caldera. 

Asimismo, puede ocurrir que nos encontremos con pólizas específicamente diseñadas para la protección de las calderas. En este punto, también debemos prestar mucha atención a los límites de las coberturas, ya que hay pólizas que se harán cargo del mantenimiento anual y de sus inspecciones bianuales, pero no se harán cargo de la reparación de una avería, por lo que este aspecto seguirá siendo responsabilidad del cliente. 

Incluso en el caso de que leamos que la cobertura contempla la reparación de la avería de la caldera, debemos prestar atención: determinadas compañías excluyen la garantía de reparación o reposición si la caldera o el calentador son distintos de los de gas

Como has podido ver, las coberturas habituales de un seguro de hogar suelen dejar fuera la reparación o sustitución de un elemento tan necesario en casa como la caldera de gas. A pesar de todo, si nuestro interés es que la caldera forme parte de nuestro seguro, siempre quedará la posibilidad de contratar una cobertura específica para la misma. Y, si este es tu caso, recuerda leer detenidamente el condicionado de la póliza de tu seguro de hogar para estar completamente seguro de que aparecen cubiertos todos los riesgos que te interesan. 

No desesperes, no va a ser tan difícil como crees: este comparador te permitirá encontrar pronto aquella cobertura que más te interesa.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS