¿Qué es un seguro de comunidad de propietarios?

Más de una vez habrás oído hablar del seguro de la comunidad. Te explicamos qué es, para qué sirve y casos en los que se usa frecuentemente. Seguridad en el Hogar

La vivienda es quizá el bien más preciado que podemos adquirir, por lo que mantener protegido el hogar es una prioridad. Para ello, los propietarios de una vivienda tienen la opción de contar con un seguro de hogar y garantizar su seguridad en todo momento.

Si aún no te has decidido, ponemos a tu disposición nuestro comparador de seguros de hogar para que puedas elegir la póliza que más se adapte a tus necesidades.

Un seguro de comunidad de propietarios es un escudo protector frente a todos los siniestros que puedan suceder

Una póliza de hogar protege tu vivienda, pero en una comunidad de vecinos es muy normal que suceda algún incidente o deterioro en las zonas comunes, así que para mantener protegido el edificio y poder hacer frente a posibles indemnizaciones, es recomendable contar con un seguro de comunidad de propietarios

¿Es obligatorio un seguro de comunidad de vecinos?

En España no existe ninguna ley que obligue a contratar un seguro de comunidad de propietarios, lo que sí contempla la Ley de Propiedad Horizontal es que la comunidad puede contratar un seguro que cubra todos los daños causados en la finca o un mantenimiento periódico del inmueble y sus instalaciones.

Donde sí es obligatorio contratar este tipo de seguros es en la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana. Los edificios deben tener una póliza que cubra los daños a terceros y el riesgo de incendio.

  • Ley de Seguros de edificios en Madrid: la ley sobre las normas de calidad de edificación dice que todos los edificios tiene que estar asegurados ante riesgo de incendios y daños a terceros.
  • Ley de Seguros de edificios en Valencia: la ley estipula que todos los edificios deben estar asegurados ante los daños a terceros y riesgo de incendios y además deben incluir en el seguro los elementos comunes. Podrán contar con una póliza que ofrezca coberturas por riesgo extraordinario y mantenimiento periódico de las instalaciones generales. Además tendrán más facilidad para tener acceso a ayudas públicas, enfocadas a la rehabilitación, mantenimiento y conservación del inmueble.

¿Cuánto cuesta un seguro de comunidad de propietarios?

Las compañías de seguros observan distintos factores a la hora de calcular el precio de un seguro de comunidad. En la cuota final se tienen en cuenta  el número de viviendas, instalaciones en las zonas comunes, jardines, el tipo de mobiliario común, la antigüedad del inmueble, etc. También el precio del seguro dependerá del tipo de póliza contratada y de las coberturas adicionales.

Aproximadamente el importe del seguro suele estar entre 70 y 130 euros por vecino, pero esta tarifa puede variar de una compañía a otra, por lo que lo mejor es solicitar un presupuesto a las distintas aseguradoras del mercado.

¿Qué cubre un seguro de comunidad de propietarios?

La principal cobertura de un seguro de comunidad es la de daños a terceros, por la que la compañía aseguradora se hará cargo de los gastos y reparaciones en caso de que ocurra algún incidente en las zonas comunes del edificio.

Las coberturas básicas que concede un seguro de comunidad de propietarios son:

  • Daños materiales: causados por un incendio, explosión o por fenómenos atmosféricos.
  • Daños por agua: cubre todos los daños que provoque una rotura de tubería, goteras o inundación en las zonas comunes.
  • Tratamiento de plagas: suele ofrecer un número de servicios limitado para acabar con cualquier tipo de plaga que pueda haber en la comunidad.
  • Responsabilidad Civil: proporciona la protección necesaria en caso de que suceda algún accidente dentro de la comunidad, así como a algún viandante en caso de que se produzca la rotura de algún elemento de la fachada del edificio.

Esta póliza se puede ampliar con coberturas adicionales, para mejorar la protección de la comunidad ante los diferentes incidentes que pueden ocurrir.

Entre estas coberturas opcionales se encuentran:

  • Rotura de cristales: puede ocurrir que durante una tormenta o por fuerte viento se caigan elementos de la comunidad (árboles, barandillas, luminarias, etc) que de forma fortuita rompan los cristales, en cuyo caso la compañía de seguros se hará cargo de su reparación.
  • Reparación de los jardines de la comunidad: si por causas climatológicas o accidentales sucedieran daños en las zonas verdes comunes, la póliza cubrirá la reparación de los daños materiales y la reparación de los jardines.
  • Cobertura por robo: en caso de robo o hurto, la aseguradora se encargará de reponer los fondos comunitarios que se pierdan a consecuencia del robo y además se ocupará de cambiar las cerraduras y las llaves que sean necesarias.
  • Daños por agua: con esta cobertura se obtiene una máxima protección frente a cualquier siniestro causado por un vecino, como escapes de agua, goteras, rotura de tuberías, etc. El seguro se encargará de la reparación de los daños provocados.
  • Accidente de empleados de la comunidad: si alguno de los trabajadores de la comunidad sufre un accidente, la compañía de seguros se hará cargo de la indemnización al empleado para cubrir sus gastos médicos y también cubre los gastos de una indemnización en caso de invalidez temporal, permanente o por fallecimiento.
  • Vivienda provisional: si sucede un accidente grave que impide a los vecinos seguir habitando en sus domicilios, existen coberturas para un realojamiento provisional, ya sea en otra vivienda o en un hotel durante el tiempo que sea necesario hasta que puedan volver a sus hogares.

¿Qué pasa si no hay seguro de comunidad?

La primera consecuencia de no tener contratado un seguro de comunidad es que los vecinos se tendrán que hacer cargo de los gastos que suponga la reparación de cualquier desperfecto que pueda surgir. En estos casos, la reparación de los daños que cause un siniestro en las zonas comunes se cubrirá generalmente mediante una derrama; en ocasiones esta cuantía puede ser elevada y si no disponen de un seguro, algún propietario puede verse en dificultades para hacer frente a este gasto.

Por lo tanto, si la comunidad dispone de un seguro mejorará la convivencia entre los vecinos, se renovarán las instalaciones y esto al final contribuye al ahorro generalizado de los propietarios.

Si la comunidad no presenta ningún siniestro, algunas compañías de seguros brindarán bonificaciones en el precio cuando llegue el momento de renovar la póliza.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS