En España, los aficionados a la práctica de esta actividad, pueden hacer uso de multitud de cotos de caza tanto para caza mayor como para caza menor. Ambas actividades han de estar siempre controladas por la ley y el cazador debe poseer todos los papeles y licencias necesarios. Aun así, hay que ser responsable y tener consciencia de que esta práctica te expone a cierto grado de peligrosidad… 

Es más, hay muchas personas que no cazan, pero si acuden a este tipo de jornadas para disfrutar de un día de campo entre amigos beneficiándose del contacto con la naturaleza, al menos, durante unas horas. 

Ya que estamos en plena temporada, hoy vamos a hablar de 5 elementos indispensables que no pueden faltar en el coche de un cazador cuando la veda está abierta. 

  1. Fundas para proteger los asientos del coche. Manchas, tierra, restos de comida o bebida, polvo del campo… No cuesta nada mantener el coche a punto para no tener que limpiarlo a fondo una vez finalizada la actividad. También puedes poner alfombrillas de plástico para no manchar de barro las originales. ¡Tu todoterreno lo agradecerá! 
  2. Toda protección es poca para nuestras mascotas. Si los perros van en un carro han de ir perfectamente colocados y atados. Aparte, el carro ha de cumplir con sus correspondientes licencias. Si viajan en el coche, han de ir atados con su cinturón para evitar movimientos bruscos que provoquen un susto o una multa. 
  3. Batería externa para el teléfono móvil. Es bueno llevar siempre en la guantera una batería externa para que, cuando salgas al campo, puedas cargar el teléfono móvil y estar siempre disponible por lo que pueda pasar. Más tarde, podrás cargarla sin problema durante los trayectos en coche a través de un cable USB. 
  4. Botiquín de primeros auxilios para tratar pequeños accidentes como rozaduras, quemaduras, arañazos, heridas…
  5. Agua, aunque pueda calentarse, no deja de ser hidratación. ¡Agua siempre! 

Si te gusta el campo, pasar tiempo al aire libre y salir de caza, sabes que tienes que estar preparado para todo. Hasta el más experimentado puede sufrir un imprevisto. La naturaleza no distingue. ¡Nunca lo olvides!