Cambiar luna del coche: ¿qué cubre el seguro?

Cambiar luna del coche: ¿qué cubre el seguro? Automóvil

Estamos tan acostumbrados a tenerlo ahí delante que, quizá, no somos conscientes de que se trata de nuestro primer elemento de defensa respecto del exterior, defensa térmica, defensa lumínica, defensa incluso física, protegiéndonos incluso de las posibles piedras que puedan saltar hacia nosotros, por haber sido despedidas por un camión o por que caigan desde el remolque de alguien. Y es que, al final, es un elemento tan fundamental que debería estar incluido en todo seguro de coche.  

Sin embargo, y pese a que el precio no sube de una manera notable, no son todas las pólizas las que incluyen el cambio del parabrisas en caso de rotura. Y en aquellas que lo incluyen debemos siempre estudiar de qué manera, ya que las condiciones pueden cambiar de una compañía a otra. Recuerda comparar los precios y coberturas de cada una con nuestro comparador de seguros de coche, antes de tomar una decisión. 

¿Qué pólizas tienen incluidas las lunas del coche?

Pues actualmente, a excepción de los seguros de coche más básicos, los seguros a terceros, el resto de las pólizas contemplan la reparación de las lunas cuando se produce su rotura por un acto inesperado y ajeno a la voluntad del conductor. Es más, la mayoría de las compañías disponen de una póliza con cobertura solo a terceros, y a continuación, antes de alcanzar una póliza a todo riesgo, ofrecen una póliza a terceros con lunas, como paso intermedio antes de pasar a las pólizas a todo riesgo.

Hay compañías que ofrecen estos seguros asociados con determinadas empresas especializadas en la reparación de lunas per se, cuando la reparación es posible, o en la sustitución de estas lunas cuando no queda otra opción. Piensa que si es posible, sobre todo en el caso de un “picotazo” que no suponga un riesgo en la conducción, arreglar este problema es también colaborar con el medio ambiente, y por supuesto, se pagará un precio muy inferior que por el cambio completo de la luna. 

¿Están cubiertos todos los elementos de cristal en la póliza de lunas?

Esta es una pregunta que admite de nuevo estudio entre las diferentes compañías. Todas ellas cubren la rotura del parabrisas delantero, la luna trasera, y las ventanas laterales, siempre que su rotura se produzca de forma independiente de la cobertura de otra póliza, es decir, que no sea un accidente en el que el coche debe ser además reparado por otras muchas causas, y siempre que se produzca con motivo de una acción violenta, inesperada y ajena a la voluntad del conductor.  

Respecto de otros elementos, es interesante nombrar los techos solares, ya que esta pieza alcanza en su sustitución un precio elevado. La mayoría de las compañías cubren su reparación o su sustitución, pero siempre que se trate de un techo solar que viniese de serie en el coche, no de una instalación posterior. En este caso, lo consideran un accesorio, y lo más probable es que no esté cubierto.  

Asimismo, suelen quedar fuera de la cobertura de lunas elementos como los faros, los intermitentes o las luces traseras.

Y curiosamente, a pesar de ser elementos de cristal, también quedan fuera de las coberturas los espejos retrovisores, tanto externos como internos. Para que estén incluidos en el seguro de coche tendremos que dar un parte propio del lado del espejo retrovisor roto, y por supuesto disponer siempre de una póliza a todo riesgo. También cabe la posibilidad de incluir en una póliza que no sea a todo riesgo un apartado concreto para espejos y otros accesorios.  

Es fundamental comparar entre las compañías, leer muy bien el articulado de nuestra póliza, y estar seguros cuando tomemos la decisión de que en el caso de que necesitemos una reparación de este tipo nuestra compañía se hará cargo de esta reparación.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS