Coches autónomos en España

Los coches autónomos han llegado para quedarse, cambiando la movilidad tal y como la conocíamos. Automóvil

La ciencia ficción ha tratado de fechar en varias ocasiones la llegada de los vehículos que circulan solos, coches sin conductor llenos de tecnología innovadora y todo con el fin de facilitar la vida tanto a aquellos que hoy por hoy conducen como a los que por alguna razón no pueden o quieren hacerlo, así como empresas que requieran de transportes terrestres.

Existen diferentes niveles de autonomía, estando ya completamente integrados algunos de ellos, aquellos que mejoran la conducción tradicional, pero necesitan de un conductor. El futuro es no necesitar a una persona al volante de un vehículo en una ruta con un origen y un destino.

Lo cierto es que este hito está cada día más cerca de ser una realidad que de ser una fantasía cinematográfica y, si todo sale según lo esperado, en cuestión de meses el coche robótico pasará a ser uno más en nuestras carreteras.

La sombra que alberga este avance tiene que ver con la seguridad puesto que un vehículo sin la supervisión de un humano genera mucha incertidumbre. Pues bien, antes de convertirse en una realidad sobre las calles se están perfilando todos y cada uno de estos asuntos como son la mencionada seguridad, qué clase de seguro de coche ha de suscribirse, quién podrá adquirir uno y para qué uso, o cualquier cambio en la legislación que sea necesario para contemplarlos.

Qué son y cómo funcionan los coches autónomos

Como concepto, la conducción autónoma es el conjunto de una serie de asistentes en la conducción conocidos como ADAS. Según su capacidad para conducir un vehículo sin intervención de un humano se determina su nivel de autonomía.

Un coche autónomo es aquel con la capacidad de realizar todas sus funciones de conducción sin que sea necesario que un humano intervenga en ningún momento del recorrido.  Aunque hoy por hoy no están en el mercado, sí hay muchos proyectos sobre la mesa y las marcas se van haciendo un hueco en la mente de todos debido a su presencia cada vez más frecuente en redes sociales o programas de televisión.

¿Cómo es la situación de los coches autónomos en España? 

En España ya se empiezan a dar los primeros pasos para preparar la llegada de los coches sin conductor, empezando por la legislación.

En la última reforma de la ley de tráfico ya se habla de “vehículos automatizados” pero todavía no se ha determinado qué niveles de autonomía están permitidos y cuáles no.

La DGT apuesta por los vehículos autónomos en beneficio de una reducción en la siniestralidad

Actualmente, solo un 23% de los turismos que hay en nuestro país dispone de la tecnología necesaria para pasar al siguiente nivel en cuanto a autonomía en la conducción. Estos sistemas de nivel 2 son los que permiten controlar movimientos laterales y longitudinales, pero no controlan las reacciones y respuestas frente a obstáculos imprevistos. En este nivel 2 podemos mencionar, entre otros, el control adaptativo de la velocidad o los sensores y sistemas de mantenimiento dentro del carril o la velocidad de crucero.

Ese 23% de turismos sí dispone de una autonomía más compleja, pero no es legal su uso; la tienen incorporada, pero desactivada con sistemas de respuesta ante objetos, capacidad de decidir cuándo cambiar de carril o frenar para evitar colisiones.

¿Cuándo llegarán?

A pesar de ser una respuesta inexacta y, probablemente sorprendente, muy pronto. En el 2023 se espera un avance sin precedentes en lo que al coche robótico se refiere. La DGT está dispuesta a ello y, de hecho, defiende que contamos con la cuarta mejor red de carreteras en Europa lo que facilita la implementación de cualquier tipo de conducción autónoma en nuestros viajes.

¿Cómo debería ser el seguro de un coche autónomo?

Estar protegido frente a imprevistos es tan sencillo como contratar un seguro, pero no todos son iguales: al comparar seguros de coche vemos que existen diferentes modalidades y precios que debemos adaptar al vehículo, su antigüedad, su uso y a las particularidades de sus conductores. 

Al imaginar cómo debería ser el seguro de un coche autónomo lo cierto es que, a pesar de las grandes diferencias con un coche convencional, el seguro no necesitaría tantos cambios. Sobre quién recae la responsabilidad civil en las diferentes situaciones es algo que aún se debe determinar legislativamente, pero, sin duda, seguirá siendo la cobertura obligatoria para circular. Coberturas adicionales como asistencia en viaje, robo, incendio, lunas, e incluso los daños propios en el seguro de coche a todo riesgo parecen seguir siendo necesarios para garantizar la seguridad de los viajeros ante un imprevisto.

En cuanto a la cobertura de asistencia sanitaria tal vez deberá ser perfilada por las aseguradoras dado que ya no existirá una persona que haga el papel de conductor propiamente dicho, sino que todos los que viajen en ese turismo deberán estar protegidos por igual ante un accidente.

Lo cierto es que es imposible determinar cómo será el seguro para un coche sin conductor, pero sin duda, la recomendación será contar con una amplia cobertura en carretera.

Posibles ventajas y desventajas de un coche autónomo

Como ante cualquier cambio, habrá amantes de la conducción autónoma que ansíen su llegada y otros que lo verán como algo lejano y poco fiable los primeros años. Lo cierto es que ambos tendrán una parte de razón, los coches robóticos presentan ventajas y desventajas frente a la conducción actual.

Las posibles ventajas son:

  • Reducción significativa de los accidentes. El mayor causante de los accidentes de tráfico es el error humano, pudiendo solucionarse hasta prácticamente erradicar las muertes en carretera.
  • Permitiría a personas sin opción de conducir tener su independencia. Aquellos que no pueden conducir un coche convencional encontrarán un nuevo medio de transporte seguro e individual para sus desplazamientos.
  • Los atascos serán cosa del pasado. Sin frenazos, doble fila o despistes humanos, la circulación se prevé mucho más fluida.
  • Comodidad en los viajes. El pasajero solo tendrá que ponerse cómodo pudiendo incluso aprovechar el viaje para dormir o leer.
  • Repartos más rápidos. Al no depender del descanso de una persona los trayectos se podrán efectuar mucho más rápido de lo que ahora se hacen.
  • Menos contaminación. Los coches autónomos serán prácticamente en su totalidad eléctricos.

Como contrapunto, las desventajas más notables son:

  • El precio. No cabe duda de que no se tratará de coches económicos pudiendo llegar a ser bastante inaccesibles, sobre todo al principio.
  • Perder el control sobre lo que ocurre en el vehículo. Probablemente para un conductor ir dentro de un coche que no puede controlar, aunque se desencadene un fallo en el sistema, no resulte lo más cómodo. 
  • La posible desaparición de puestos de trabajo. Al poder moverse en un vehículo sin conductor, los repartidores, mensajeros y en general todos los conductores poco a poco podrían ser sustituidos por coches autónomos.

Por suerte, como casi todos los avances tecnológicos, podremos elegir en qué momento nos sumarnos a esta novedad que se instalará paulatinamente en la sociedad. Si se trata de construir un mundo más sostenible y en el que todos vivamos mejor, que haya más alternativas nunca podrá ser una mala decisión.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS