Coches que pagan menos por el impuesto de circulación

El impuesto de circulación debe abonarse en cualquier caso, pero ¿sabes si hay coches que tienen que pagar menos por él? Vamos a descubrirlo. Ahorro

Tener un coche en propiedad conlleva bastantes gastos, algunos de ellos fijos, como la prima del seguro del coche o el impuesto de matriculación, que se paga una sola vez.

Entre ellos también se cuenta el impuesto de circulación, más conocido popularmente como el ‘numerito’, y todos los vehículos matriculados tienen la obligación de cumplir escrupulosamente con el abono de su importe anualmente. No debemos confundir estos dos impuestos, aunque parece ser un error bastante extendido.

Según reza en el Reglamento General de Vehículos, el impuesto de circulación es el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), y tiene el fin de gravar la titularidad de aquellos vehículos matriculados que tienen la categoría de apto para poder circular por nuestras carreteras.

Aunque el impuesto de circulación es una obligación anual que deben satisfacer todos los propietarios de vehículos, algunos podrán ver esta cuantía reducida significativamente

En enero de 1990 y en sustitución del Impuesto Municipal sobre Circulación de Vehículos, que fue suprimido a su vez en diciembre de 1988, se aprobó este impuesto en nuestro país. Los ayuntamientos de cada municipio son los que se encargan de recaudar cada año esta tasa. Algunos cálculos cifran la recaudación del impuesto de circulación en algo más del 4,5 % del total de los ingresos que van a parar a las arcas municipales, llegando a superar los dos mil millones de euros anuales.

¿Hay coches que pagan menos por el impuesto de circulación? ¿En qué casos?

Uno de los valores que se utilizan para realizar el cálculo de este impuesto de circulación es la potencia fiscal, que no es otra que la diferencia existente entre el número de cilindros con los que cuenta el coche y la cilindrada de su motor. 

Otro, cuánto contamina. A mayor cantidad de emisiones de CO2, más alto será el impuesto que debe abonar. Desde el pasado 1 de enero de 2022, todo aquel que adquiera un vehículo cuya cifra de emisiones de CO2 sea menor a 120 gr por cada km no tendrá que abonar el impuesto de circulación.

Pero también hay coches que optan a bonificaciones para el pago de esta tasa e incluso coches que están exentos de pagar el numerito. 

Vehículos eléctricos o cero emisiones

Cuentan con una bonificación que llega al 75% de reducción durante toda la vida del vehículo.

Vehículos híbridos

Hasta el 75% también podrán beneficiarse los propietarios de coches híbridos, durante los seis primeros años que transcurran a partir de su primera fecha de matriculación.

Vehículos a gas o mixtos

Si el tuyo es un coche que circula propulsado por metano, biogás, hidrógeno, metanol, gas natural comprimido, GLP o GLP-gasolina y el motor es de ciclo OTTO, cuenta con un 75% de reducción en el pago de tu impuesto de circulación.

Vehículos matriculados en Melilla o Ceuta

Si conduces un coche que ha sido matriculado en una de estas dos ciudades autónomas, contarás con una bonificación del 50% a la hora de abonar tu IVTM.

Autocaravanas y vehículos con capacidad para familias (muy) numerosas

Los primeros vehículos cuentan con una reducción del 30% sobre la base imponible de este impuesto, mientras que los segundos, si tienen una capacidad de entre cinco y nueve plazas, pagarán la mitad, un 50% del numerito correspondiente.

Coches de más de 25 años

Los coches considerados históricos pueden tener un descuento de hasta el 100% en algunas localidades, pero en algunas otras cuentan solo con un 75% de bonificación.

No podemos dejar de incluir en este texto aquellos vehículos que cuentan con una bonificación total en el impuesto de circulación, es decir, que obtienen un descuento del 100% en el abono de este impuesto o lo que es lo mismo, están exentos de pago, y entre los que se encuentran los que siguen:

  • Vehículos que prestan servicios sanitarios
  • Los que utilizan personas con dificultades de movilidad, si alcanza un grado del 33% o más
  • Coches oficiales o pertenecientes a personal del cuerpo diplomático
  • Los que poseen cartilla de inspección agrícola
  • Los destinados al transporte urbano si tienen más de nueve plazas incluyendo la del conductor

Como ya sabemos que esta tasa es municipal, deberás informarte en tu ayuntamiento acerca de las reducciones disponibles a las que puedes optar dependiendo del tipo de coche que conduzcas, ya que puede que en cada consistorio apliquen descuentos o normas diferentes.

¿El impuesto de circulación es diferente en cada provincia?

Aunque este impuesto depende directamente del ayuntamiento de tu localidad de residencia, existen unas tarifas base estipuladas por la ley relacionadas con los caballos fiscales de cada modelo de vehículo y a partir de las que los consistorios fijarán los importes que aplicarán a cada automóvil. Este es el motivo de que haya diferencias -en algunos casos abismales- entre un lugar y otro dentro del mismo país. Soria, Jaén, Badajoz, Palencia o Pontevedra son algunas de las que cuentan con precios más bajos para este tributo, mientras que Barcelona, Valencia y Madrid son las que ocupan los primeros puestos en el ranking de las ciudades donde el numerito es más caro para el ciudadano.

Si empleas un poco de tiempo en buscar tablas con los importes que se pagan por el numerito en cada lugar de nuestra geografía, te encontrarás con una diferencia en los importes a pagar de incluso más de sesenta euros, solo por tener el domicilio del mismo modelo de coche en una localidad y no en otra. Casi podríamos dedicarnos a comparar dónde podríamos domiciliar nuestro vehículo más que a comparar precios de seguro de coche… Aunque no nos llevaría a ninguna parte más que a satisfacer nuestra curiosidad, ya que sabrás que un coche debe estar registrado en el mismo domicilio donde estés empadronado.

Qué factores hacen que sea más caro

Además de la decisión que cada ayuntamiento tome acerca de cuánto cobrar por este impuesto, hay que tener en cuenta que el modelo y la potencia del vehículo son determinantes a la hora de cumplir con nuestra obligación de pago.

En el caso de los turismos, dependerá de la potencia fiscal del coche (hemos visto más arriba qué es exactamente), para las motos, será su cilindrada la que tenga la última palabra y para autobuses y camiones, el número de asientos con los que cuenten y el peso del vehículo.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS