Cómo debes sentarte para conducir

Mantener una postura correcta al volante evitará posibles accidentes y lesiones. No te pierdas nuestros consejos. Automóvil

Una buena postura de conducción es esencial para poder llevar a cabo un correcto manejo del vehículo. Además, los beneficios que sentarse bien nos ofrece son amplios y claros: mayor comodidad, mejor visibilidad y tiempos de reacción más cortos. 

Mantener esta postura es extremadamente importante, especialmente para las personas que conducen como un medio de vida, como chóferes, taxistas o especialistas del transporte y la distribución, que, además, deben tener un buen seguro de coche. Sin embargo, no solo es esencial que ellos mantengan una postura adecuada, sino que todos debemos hacerlo, con el fin de llevar a cabo una conducción segura para mantenernos protegidos, así como a aquellos que nos rodean.

¿Cuál es la posición correcta para conducir?

Estar sentado de forma correcta en tu asiento contribuye a reducir lesiones musculares e incluso esqueléticas, que van apareciendo con el paso del tiempo. Además, ayuda a estar mejor protegido en caso de que ocurra un accidente. Por tanto, es muy importante acabar con estas malas costumbres al volante.

Una buena característica de los vehículos actuales es que los asientos son mucho más cómodos y ergonómicos; por tanto, el verdadero problema es averiguar la forma de sentarse correctamente en ellos, a fin de estar confortables, protegidos y conseguir una buena visión sin obstáculos.

Si mantienes una postura correcta al conducir, disminuirás en gran medida las posibilidades de tener un accidente

Algunos pasos que puedes seguir para encontrar la posición correcta para conducir son los siguientes:

  • Siéntate a la altura correcta: eleva el asiento lo suficiente para que el nivel de tus ojos esté unos 8 cm por encima de la parte superior del volante, con el fin de que puedas ver con claridad el cuadro de instrumentos. 
  • Reclínate: debes reclinar tu asiento más o menos unos 100 o 110 grados. No mucho más, puesto que, si te inclinas demasiado hacia atrás tendrías que dirigir tu vista hacia abajo, lo que provocaría tensión en el cuello. 
  • Asegúrate de llegar bien a los pedales y poder pisarlos correctamente: ajusta el asiento de forma que puedas apretar los pedales completamente sin que tu espalda se despegue del asiento. Además, tus rodillas deben estar ligeramente flexionadas (aproximadamente 20-30 grados). Comprueba también que la parte de atrás de tus rodillas no toca el asiento, tratando de dejar un espacio de unos dos dedos entre el asiento y la parte posterior de estas, puesto que en viajes largos esto puede llegar a cortar levemente tu circulación. 
  • La posición correcta del reposacabezas evita el latigazo cervical: debes ajustar tu reposacabezas, de forma que la parte central de tu cabeza descanse completamente en él y asegurarte de que la cabeza no está demasiado adelantada. Esto evita daños en el cuello y el temido latigazo cervical. Después, ajusta el soporte lumbar del asiento para que sientas una presión uniforme desde los hombros hasta las caderas, con el fin de no dañar tu espalda.

¿Cuál es la distancia adecuada entre el volante y el conductor?

Debemos asegurarnos de que no estamos sentados ni demasiado cerca ni, por el contrario, demasiado lejos del volante, puesto que es posible que el cinturón de seguridad no pueda realizar su función protectora de forma tan precisa ante una colisión como lo haría si tuviéramos una posición correcta.  Si tienes que extender los brazos al máximo o debes llevar los codos demasiado doblados, no tendremos un control completo del volante.

Los airbags también pueden causarnos graves lesiones (por ejemplo, faciales) al desplegarse, ya que estos necesitan cierto espacio para inflarse. Por el contrario, si nos encontramos alejados en exceso, estos pueden llegar a no recibir nuestra cabeza, por lo que estaríamos desprotegidos en caso de accidente.

Por tanto, teniendo en cuenta que tus brazos tienen que quedar ligeramente flexionados, debes asegurarte también de que tu pecho se encuentra, aproximadamente, a una distancia de entre unos 25-30 centímetros del volante.

Posición correcta del cinturón de seguridad

Cuando ya te has asegurado de que tu posición de las manos y de tu cuerpo es correcta para conducir, debes comprobar que tu cinturón de seguridad también esté colocado de forma adecuada para que pueda cumplir su función protectora.

Por tanto, a la hora de ponértelo, debes fijarte en que la parte superior de la banda se encuentre situada entre el hombro y el cuello, pero nunca apoyada sobre el cuello completamente. Además, la banda debe quedar colocada en el centro del pecho, mientras que la parte inferior (y horizontal) de la cinta debe quedar apoyada sobre las caderas, nunca sobre el abdomen, sino cuidando que se encuentre debajo de este.

Lo que debemos evitar

Para conseguir una correcta y adecuada postura a la hora de conducir, debemos también tener en cuenta aquellos detalles que debemos evitar, para eludir en la medida de lo posible las probabilidades de tener un accidente. Es en estos casos cuando debemos estar seguros de que nuestra póliza ofrece amplias coberturas por lo que pudiera pasar. Si crees que puedes encontrar una que se adapte mejor a lo que necesitas que la que tienes ahora mismo, quizá sea el momento de hacer una comparativa de seguros de coche.

Algunos ejemplos nombrados anteriormente serían que debes asegurarte de que no estas ni demasiado cerca ni demasiado lejos del volante, así como comprobar que dejas un espacio entre la parte posterior de tus rodillas y el asiento, garantizando que tus piernas no quedan completamente estiradas al pisar el embrague (puesto que esto no permite maniobrar correctamente). 

También recuerda asegurarte de que tu cabeza no queda colocada sobre el reposacabezas ni completamente apoyada sobre este. Ten en cuenta que además de estos, hay muchos otros ejemplos de aquello que debemos evitar con el fin de estar protegidos al conducir.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS