¿El seguro del coche cubre los rayones?

Llegas a por el coche y ves un rayón. ¿Podrás reclamar al seguro que te lo arregle? Consejos y curiosidades en el Blog de El Corte Inglés Seguros. Automóvil

Ciertamente, es origen de un bonito enfado. Resulta que bajas a coger el coche, y te encuentras uno de esos arañazos que obviamente no han sido fortuitos, y aparte de pensar “qué mala suerte hemos tenido que le ha tocado a nuestro coche”, lo siguiente que pensamos es, ¿mi seguro de coche cubre este arreglo? 

Cabe otra opción, que es la clásica columna “que se mueve” cuando pasamos a su lado, y “se roza” contra nuestro lateral. Esa columna no estaba ahí, lo sabemos todos, está claro. Pero se trata de otro rayón de cierto tamaño y que provoca que nuestro coche deje de lucir tan bonito como lucía, lo cual, en coches nuevos o recién pintados, provoca una sensación de frustración bastante lógica.

¿Tenemos identificado al autor?

Lo cierto es que tanto si se trata de un acto vandálico, categoría en la que entraría el primer supuesto, como si se trata de un siniestro sin contrario, que formaría parte del segundo supuesto, para ambos casos nos falta un tercero al que poder responsabilizar de la autoría del siniestro, y por tanto, pedirle responsabilidades independientes de nuestra compañía de seguro. 

Aquí es donde debemos acudir a nuestra póliza de seguro, y ver si cubre los actos vandálicos, o las reparaciones sin contrario, denominadas, en muchas ocasiones, “daños propios”. Ya te adelantamos que la mayoría de las aseguradoras excluye estas reparaciones en las pólizas a terceros

¿El seguro a todo riesgo cubre los rayones?

Así, entre las compañías con las que trabajamos en el Corte Inglés Seguros, podemos darte como ejemplo Allianz, con la que deberás tener contratada la póliza a todo riesgo o a todo riesgo con franquicia para que se contemple la reparación de este tipo de daños en el coche. En este segundo caso, la compañía se hace cargo de la reparación a partir de cierta cantidad pactada en la póliza. Del coste que no supere esa cifra debemos hacernos cargo nosotros. 

La mejor opción si queremos que nuestro coche esté siempre perfecto es tener un seguro a todo riesgo

Por su parte, Génesis reserva también la cobertura de daños propios para sus pólizas a todo riesgo y a todo riesgo con franquicia, de manera que, si tenemos contratada una póliza a terceros o a terceros ampliada, no podremos acogernos a la reparación más que pagando nosotros el importe de la misma. Dentro de la cobertura a todo riesgo, la reparación de los rayones quedaría incluida según reza en su condicionado, donde se refleja que lo están los hechos malintencionados de terceras personas, siempre que el asegurado haya hecho lo posible para evitarlos, si estuviera presente, y dicho acto no fuera resultante de acciones terroristas, de rebelión, de sedición, de motines, tumultos populares, hechos o actuaciones de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado estando en tiempo de paz. En estos casos, la cobertura correspondería al Consorcio de Compensación de Seguros, según figura en su artículo 32. 

Con cualquiera de estas opciones, estarán cubiertos los daños propios, que garantizan la reparación de los daños materiales ocasionados de manera accidental al coche o sus accesorios sin importar quién fuera el responsable. 

¿Dar un parte a la aseguradora podría afectar a mi calidad como tomador del seguro?

Es cierto, esta posibilidad también se contempla. Ten en cuenta que la mayoría de las compañías aseguradoras dividen el coche por zonas y aceptan un número de partes al año, a partir del cual nuestra póliza puede sufrir un incremento económico, considerando que se ha hecho más uso del debido del seguro de coche. 

Ya sería mala suerte encontrarse el coche rayado en el capó, arañado en un lateral, pateado en el maletero, y abollado en el otro lateral, todo ello fruto de actos vandálicos. Pero, poniéndonos en el peor de los casos, podríamos vernos en esta situación, y puede que tengamos que dar hasta cuatro partes de siniestro a nuestra compañía, por lo que estaríamos expuestos a que nuestra consideración como conductores cambiase, y nuestra póliza de seguro de coche sufriera un aumento en la prima. 

Este es el motivo por el que algunos conductores optan por no notificar estos siniestros cuando se producen, dejando estos arreglos pendientes de una ocasión más propicia. De esta manera, se intenta evitar que la prima de nuestra póliza aumente, debido al número de partes dados al cabo de un año, plazo de vigencia de los seguros de coche. Claro, que hay veces que se espera tanto a que un tercero nos produzca un daño para que su seguro se haga cargo, que llega el momento de vender el coche y aún no hemos reparado esos desperfectos… por eso vienen tan bien los seguros a todo riesgo sin franquicia si eres de los que gustan de llevar su coche impoluto.

También hay compañías que no ponen límites de este tipo, pudiendo el asegurado dar todos los partes que necesite. Siempre es conveniente asegurarte de las condiciones que has firmado en tu contrato de seguro para no llevarte sorpresas a la hora de querer reparar algún daño cuando quieras dar un parte sin contrario (porque tú mismo hayas causado el daño o porque te hayas encontrado el coche arañado y nadie te haya dejado sus datos de contacto o haya testigos del hecho). 

¿Puedo dar un parte por un arañazo pequeño?

A todos nos gusta que nuestro coche esté tan cuidado como sea posible, que parezca siempre nuevo, y llevarlo sin rayones o arañazos que, por supuesto, dañan su imagen y provocan que parezca viejo y descuidado. 

Si tienes un seguro a todo riesgo, puedes dar un parte por un pequeño arañazo o una abolladura, pero no podrás hacer lo mismo si tienes una póliza de seguros a terceros. 

Eso sí, aunque tu seguro sea a todo riesgo, si es con franquicia, puede que el importe sea tan pequeño que la propia franquicia lo cubra, por lo que te harás responsable del pago íntegro de la reparación. Si supera el importe de la franquicia que has acordado al firmar tu seguro, tú pagarás la cantidad que supone esa franquicia y la compañía abonará el resto al taller donde se lleve a cabo el arreglo de tu vehículo. 

Visto todo lo anterior, si vivimos en una zona particularmente expuesta a este tipo de siniestros, o no tenemos plaza de garaje donde dejar nuestro vehículo cada noche para evitar que pueda ser objeto de actos vandálicos o de algún desaprensivo que nos lo raye y después eluda su deber de ponerse en contacto con nosotros, pero nos interesa tener coberturas de este tipo incluidas, no queda otra que comparar los seguros de coche y sus pólizas a todo riesgo, o a todo riesgo con franquicia en su defecto.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS