¿El seguro de coche desgrava?

Hay cosas que nos podemos desgravar cuando llega el momento de pagar los impuestos. ¿Es una de ellas el seguro del coche? Automóvil

Cuando se da el pistoletazo de salida para la campaña de la Renta, una vez más, nos toca pasar revista ante Hacienda. A no ser que seas un experto en declaraciones de la Renta, seguro que te debates en un mar de dudas acerca de lo que puedes incluir, lo que te puedes desgravar, o si el borrador que te envían desde Hacienda es correcto o no. Para resolver esta situación, sigue leyendo y encontrarás información interesante que podrá ayudarte a tributar en Hacienda el seguro de tu coche, si es que puedes hacerlo.

¿Me puedo desgravar el seguro de coche en la declaración de la renta?

Cuando hacemos la declaración de la Renta debemos tener en cuenta que hay ciertos gastos que desgravan, o dicho de otro modo son deducibles, es decir, el impuesto o la tasa será menor en un porcentaje establecido por la Administración del Estado. En general, los gastos deducibles más comunes son: los planes de pensiones, algunas hipotecas (las anteriores al 1 de enero de 2013), las donaciones o cuotas de partidos políticos, colegios profesionales o sindicatos, a organizaciones sin ánimo de lucro, etc., sin olvidar por supuesto la deducción por alquiler de una vivienda (solo aplicable ya a los alquileres firmados antes de 2015).

Si haces la declaración de la Renta y eres un particular, probablemente te hayas planteado si los seguros desgravan, pero en tu caso no puedes desgravarte el seguro de coche que tengas contratado. Así que, si tu coche es de uso personal para ir al trabajo, para hacer un viaje o para ir a la compra, vete olvidando de incluirlo en tu declaración, ya que Hacienda no te devolverá un solo céntimo.

El seguro del coche no desgrava a las personas físicas que no lo utilizan para desempeñar su labor profesional

La ayuda de un asesor fiscal viene de maravilla en estos casos en que dudamos acerca de qué colocar bajo qué epígrafe, si debemos incluir algún dato o, por el contrario, no tiene cabida en la declaración de la Renta. En algunas ocasiones, las compañías de seguros pueden ayudarte con algún tipo de asesoramiento si te encuentras en esta situación, aunque son pocas las que cuentan con este servicio entre sus coberturas. Puede ser más fácil encontrarlo en los programas de fidelización que tienen algunas de ellas, por lo que te interesa consultar, si estás adherido a uno de estos planes en tu aseguradora, si pueden ofrecerte esta ayuda.

¿Y si soy autónomo?

Si eres un trabajador autónomo y usas tu coche para desarrollar tu profesión (como es el caso de los chóferes, de los profesores de autoescuela -si el coche es propio y no de la empresa, obviamente-, de los comerciales, de los mensajeros o de los transportistas), sí que está admitido que te desgraves la prima que pagas por el seguro del vehículo en el IRPF. 

Como apunte, te diremos que hay un pequeño “pero”: que el coche en cuestión debe utilizarse única y exclusivamente para desarrollar la actividad en concreto a la que se asocia tu trabajo. Si usas el mismo vehículo para tu vida personal, no podrás desgravarte la prima de tu póliza de seguro. Si decides desgravar por este concepto, probablemente te toque demostrar que lo utilizas de manera profesional exclusivamente (y no es fácil de demostrar, en algunos casos). Este hecho es llamativo porque los autónomos (prácticamente siempre) pueden desgravar hasta el 50% de los gastos del coche cuando nos referimos al impuesto del IVA, incluyendo la compra del vehículo. Pero cuando hablamos del seguro, o lo incluyes por completo, o no lo incluyes.

Requisitos para poder desgravar el seguro de coche

Tal y como comentábamos antes, el seguro de coche solo podrán desgravárselo aquellos profesionales que puedan demostrar su uso para labores relacionadas con su actividad profesional, y tendrán que tener en cuenta que el porcentaje que podrán desgravarse dependerá en gran medida del número de coches que tengan asociados a la empresa, ya que si disponen únicamente de un vehículo, podrán desgravarse hasta el 50% de la prima del seguro (al considerar Hacienda que este coche también se usará con fines personales). Pero si la empresa o el autónomo dispone de más de un vehículo, y se puede demostrar su uso profesional, se podrá desgravar el 100% de la prima del seguro (sin ser determinantes para ello el tipo de coberturas contratadas en la póliza).

Según la ley que regula el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), hay una serie de actividades a las que tendremos que destinar el uso de nuestro vehículo empresarial para que pueda considerarse como actividad profesional y podamos deducir el seguro del mismo: que el uso del vehículo sea para transportar mercancías; que su actividad sea el transporte de pasajeros recibiendo por ello una contraprestación; que el vehículo se destine a la enseñanza de nuevos conductores recibiendo una contraprestación por ese servicio; que su uso sea para desplazamientos de agentes comerciales o profesionales de la empresa.

Teniendo en cuenta que se cumplan estos requisitos previos para poder desgravar el seguro del coche, se deben seguir unos pasos en la agencia tributaria que nos permitirán deducir el seguro de nuestro coche. Lo primero que debemos hacer, es cumplimentar la casilla 200 del rendimiento de actividades económicas en estimación directa, y si por nuestra actividad laboral tributamos a través del rendimiento de actividades económicas en estimación objetiva, tendremos que tener en cuenta que el seguro del coche se desgravará de forma automática. 

Seas particular, autónomo, o empresa, puedes conseguir un seguro de coche a tu medida por un precio muy competitivo; solo tendrás que comparar seguros de coche con nosotros, donde además podrás recibir asesoramiento por parte de nuestros expertos. Si quieres obtener tu seguro al mejor precio y con la seguridad de trabajar con las mejores compañías, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte a gestionar tu póliza de la manera más profesional.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS