¿Es obligatorio el seguro para bicicletas?

En los últimos años se ha incrementado el uso de las bicicletas en las ciudades, por eso se ha planteado el uso obligatorio de un seguro. Automóvil

La bici como medio de transporte y como elemento de ocio ha ido ganando cada vez más adeptos en los últimos años. Esto se debe a que la bici viene a solucionar la movilidad en las grandes ciudades, por lo que se crean constantemente nuevos carriles-bici para circular con mayor seguridad por las calles, aumentando así la necesidad de una buena convivencia entre las bicis y el resto del tráfico rodado.

¿Por qué ha aumentado el uso de la bicicleta?

  • Es un medio de transporte barato, que no requiere de combustible ni electricidad (en las bicis tradicionales) para su funcionamiento.
  • Evita atascos y problemas de aparcamiento.
  • No contamina, es un transporte ecológico.
  • El aumento de los carriles-bici y también el aumento de las estaciones de alquiler de bicis (generalmente eléctricas) dentro de las ciudades, han propiciado que mucha gente decida desplazarse hasta su trabajo en este medio de transporte.
  • Las bicicletas eléctricas también han jugado un papel importante en la adopción de este medio de transporte, ya que mucha gente no puede subir las cuestas más elevadas, y estas bicis les ayudan a circular sin ralentizar demasiado el tráfico y sin suponerles un enorme esfuerzo físico.
  • Se gana en salud, ya que montando en bici a diario se hace un poco de deporte y se mejora la condición física.

¿Qué es obligatorio para circular con una bici?

Debido al gran incremento del uso de las bicicletas en las ciudades, la DGT ha tomado cartas en el asunto, regulando su uso. Dado que las bicis son un vehículo, deben circular siempre por la carretera, y están sujetas a las mismas normas de tráfico que el resto de los vehículos, aunque no podrán quitarte puntos del carnet de conducir por infringir alguna norma de circulación con la bicicleta, pero sí podrán sancionarte económicamente por este motivo y por no disponer de los siguientes accesorios:

Timbre

Pese a no ser un elemento que venga de fábrica en la mayoría de bicicletas, es un accesorio obligatorio por normativa, que sirve para alertar a los peatones o a otros ciclistas de nuestra presencia. La sanción propuesta para esta falta es de 80 euros.

Luz Roja

En este caso, los ciclistas deben equipar a su bici con una luz roja homologada en la parte trasera, para que el resto de usuarios de la vía puedan detectar su presencia a muchos metros de distancia. Es obligatorio su uso tanto en vías urbanas como en vías interurbanas en condiciones de baja luminosidad (como la salida del sol o el ocaso), cuando la meteorología reduzca considerablemente la visibilidad, o al entrar en túneles. Es recomendable usar la luz roja todo el tiempo, ya que aumentamos nuestra propia seguridad. La multa en caso de no llevar esta luz en las situaciones anteriores puede ser de 80 euros.

Luz Blanca

Es el mismo caso que la luz roja trasera, pero ahora en la parte frontal, y de color blanco. Se debe encender en las mismas situaciones que la luz roja, y la sanción también es la misma, 80 euros.

Catadióptrico Rojo

Se trata de un elemento de señalización que refleja la luz que procede de una fuente externa, por lo que cuando otro vehículo alumbre a la bici, podrá verla gracias al catadióptrico. Éste no podrá ser de forma triangular, y no llevarlo puesto en la bici estará penado con la misma sanción que la de los otros accesorios, 80 euros.

Sistema de Frenado

Es muy importante que la bici pueda frenar bien en una situación de peligro, por lo que la DGT considera el sistema de frenado como un elemento obligatorio que debe estar en buen estado, por lo que ir sin frenos, o llevarlos muy desgastados, puede conllevar también una multa de 80 euros.

Casco

Este accesorio, es probablemente el que más controversia genera, ya que su uso está regulado en función de la edad del ciclista y de la vía por la que se esté circulando. En vías interurbanas, es obligatorio en todos los casos, pero en las vías urbanas, solo es obligatorio para menores de 16 años. Su uso es altamente recomendable, y siempre debe estar homologado y bien ajustado a la cabeza para garantizar una buena protección en caso de accidente. En caso de no llevar el casco homologado en vías interurbanas, o ser menor de 16 años y no llevarlo en vías urbanas, la multa ascenderá a 200 euros.

¿Es obligatorio el seguro en bicicletas?

Mucha gente se pregunta si es obligatorio tener un seguro específico para la bici, ya que, en varias ocasiones, la DGT ha planteado la posibilidad de necesitar un permiso de circulación de bicicleta y un seguro, y la respuesta es que no; no es obligatorio tener un seguro para poder circular con ella, ya que la Directiva sobre Seguros del Motor de la Unión Europea es contraria a esto.

De todos modos, en algunas seguros de coche contemplan garantías de fallecimiento o invalidez permanente al tomador del seguro y al conductor declarado como habitual en las Condiciones Particulares de la póliza, por los daños corporales sufridos como peatones o ciclistas en cualquier accidente de circulación, excluyendo la práctica profesional del ciclismo, así que siempre es bueno que revisemos las condiciones de nuestro seguro de coche por si coberturas relacionadas con la circulación en bici estuvieran reflejadas.

No es obligatorio contar con un seguro para tu bicicleta, pero existen algunas pólizas que son muy recomendables

Pese a no ser obligatorio este seguro para tu vehículo de dos ruedas, es muy recomendable si te desplazas asiduamente en bici, ya que no es solo la protección que nos ofrece ante un accidente, sino también ante el posible robo de la bicicleta, la Responsabilidad Civil frente a terceros y otras muchas coberturas.

Existen dos posibilidades: hacer un seguro específico para la bici (destinado a bicicletas caras, cuyo robo o rotura suponga una pérdida importante), o incluirla en el seguro de hogar.

En cualquiera de los dos casos, un seguro para bicicletas debería incluir la cobertura de Responsabilidad Civil, ya que, de no hacerlo, cualquier desperfecto o daño personal causado a terceros tendría que ser costeado por el ciclista. Este seguro de bicicletas también debería incluir cómo cobertura básica la asistencia en viaje desde el kilómetro cero.

Si queremos estar más protegidos, y podemos contratar una póliza más completa, las coberturas más necesarias serían las que cubren los gastos médicos derivados de un accidente, la invalidez permanente por accidente, el robo (ya sea en la calle, en la vivienda, trastero, garaje, en el maletero del coche, etc.) o la reparación de nuestra bici en caso de accidente.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS