Luces del coche: la guía completa

Las luces del coche: qué tipos hay, cuándo y cómo se utilizan... Todo lo que debes saber, aquí. Automóvil

Un elemento fundamental para la seguridad de los vehículos son las luces, usadas tanto para ver como para ser vistos. Como conductores, tenemos cierta responsabilidad más allá de tener un seguro de coche y un carnet de conducir en vigor; debemos saber qué luces utilizar en cada situación, conocer en qué momento deben calibrarse o cambiarse y qué modificaciones podemos hacer a nuestro vehículo en relación con su iluminación -tanto exterior como interior- dado que un correcto alumbrado es decisivo en situaciones de emergencia.

Tipos de luces del coche

Podemos distinguir diferentes luces y aquí las analizamos:

  • Luces de cruce o luces cortas. Son las que utilizamos por la noche, dado que son de uso obligatorio (igual que al circular por túneles o carriles reversibles). También se usan para mejorar la visión en días con algo de niebla o con lluvia.
  • Luces de carretera o luces largas. Se usan en lugares que no disponen de suficiente iluminación, pero deben utilizarse con atención y retirarlas cuando nos cruzamos con otro vehículo para evitar deslumbrarle y ocasionar un accidente. 
  • Luces de posición. Se trata de las luces rojas que se encienden automáticamente cuando se activan las luces de cruce o las de carretera y sirven para que nos vean otros conductores.
  • Intermitentes o luces de dirección. Se trata de las luces que señalizan los cambios de dirección para avisar a otros conductores de lo que vamos a hacer.
  • Luces de freno. Son las que se utilizan para indicar que estamos frenando el vehículo.
  • Luces de emergencia. Son las luces naranjas intermitentes que se activan mediante un botón con forma triangular ubicado generalmente en el panel central del salpicadero.
  • Luces de marcha atrás o de estacionamiento. En el momento que movemos el coche marcha atrás se activan estas luces blancas. 
  • Luces antiniebla. Son las que ayudan a la visibilidad en los días de niebla intensa. Las luces antiniebla delanteras no las tienen todos los vehículos, pero las traseras son obligatorias.

Cómo utilizarlas correctamente

Además de saber qué tipos de luces existen, debemos conocer cómo utilizarlas para evitar riesgos en carretera. Las luces “para ver” son las luces de cruce, las de carretera y las antiniebla delanteras. Estas luces nos permiten tener mayor visibilidad de nuestro entorno en diferentes situaciones para evitar un accidente.

Por otra parte, encontramos las luces “para ser vistos” entre las que están la luz de marcha atrás, las de posición, los intermitentes, la luz de freno, luces de emergencia y la antiniebla trasera. 

Mantenerlas en buen estado y usar cada una de ellas en el momento preciso hará que otros conductores sepan lo que vamos a hacer y nuestra posición dentro de la vía. 

¿Es obligatorio llevar las luces del coche encendidas de día?

Son varias las situaciones en las que es obligatorio llevar las luces encendidas de día. Se trata de momentos excepcionales en los que debemos encender las luces de cruce como dentro de túneles, en carriles especiales o carriles reversibles o si se circula con factores meteorológicos adversos como lluvia, niebla, nieve, polvo en suspensión o humo. También se deben encender cuando no podamos seguir circulando y nos veamos obligados a detenernos en una carretera o un arcén. 

Las motocicletas, sin embargo, deben llevar la luz de cruce siempre encendida en cualquier vía y momento, aunque sea de día.

Cómo saber si tienes bien reguladas las luces del coche

Unas luces que no estén bien reguladas pueden suponer un riesgo, por lo que siempre deben de llevarse correctamente calibradas. No ver la carretera o que otros conductores nos avisen porque les incomoda nuestra luz son claras señales de que algo no va bien. Para saber si tienes bien reguladas las luces, comprueba que los faros estén alineados. Lo ideal es revisarlas con los neumáticos con la presión correcta y encender las luces frente a una pared en un terreno llano, a unos 10 metros de distancia. Si es posible, marca el área en el que proyecta la luz y aléjate lentamente asegurándote de que la zona iluminada no varía y mantiene su posición.

Si dudas sobre el estado de tus luces, consulta a un especialista: la seguridad al volante es lo primero

En el caso de tener que regularlas, puedes acudir a un especialista o hacerlo tú mismo si sabes cómo.

¿A qué altura tienen que estar?

Las luces deben enfocar a la carretera, estando ligeramente elevadas, pero sin enviar luz directa al frente ocasionando que otros conductores sean deslumbrados a nuestro paso. Sin embargo, si están muy bajas no iluminarán correctamente la carretera y nuestra visibilidad no será suficiente para conducir con seguridad.

Cómo cambiar las luces del coche

Si lo que sucede es que tus luces ya no funcionan como antes o se han fundido debes cambiarlas de inmediato. Lo cierto es que no se trata de una tarea complicada y con un poco de maña puedes cambiar las luces de tu coche tú mismo.

En qué casos el seguro te cubre los faros del coche

El seguro del coche cubre los faros si se han visto afectados en un golpe para el que tengamos cobertura, pero no tienen protección por sí mismos. 

Lo más recomendable es contar con seguro a todo riesgo para poder estar totalmente tranquilos de cara a un accidente: calcula tu seguro de coche y descubre cuál es la mejor cobertura para ti.

Qué pasa si te dejas las luces encendidas al aparcar

Si al estacionar el coche olvidas apagar las luces y pasa mucho tiempo hasta que vuelves, es muy probable que al querer arrancarlo te encuentres con que la batería se ha agotado completamente y el coche no arranca. Recuerda apagar la radio, el climatizador y las luces antes de apagar tu vehículo para evitarlo.

¿Puedo llevar luces en el interior del coche?

Además de las luces que están en el exterior, en un coche también hay luces dentro del habitáculo. Lo cierto es que se puede añadir cualquier luz al interior del coche siempre que no se modifique ninguno de los elementos clave. El ejemplo más común es cambiar las bombillas clásicas por luces LED que cuentan con un poder mayor de iluminación, pero se debe tener cuidado, dado que, si el habitáculo resulta estar demasiado iluminado, a la hora de pasar la ITV nos pondrán problemas e incluso, en carretera, podemos ser multados.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS