Mantenimiento preventivo del automóvil

	Si te gusta cuidar tu coche, te gustará lo que te contamos para prevenir algunas averías. Automóvil

Cada cierto tiempo, y teniendo en cuenta el kilometraje que le hagamos a nuestro vehículo, debemos realizar una serie de comprobaciones y ajustes para garantizar su buen funcionamiento y su duración a lo largo del tiempo.

¿Qué es el mantenimiento preventivo del automóvil?

El mantenimiento preventivo del automóvil consiste en revisar periódicamente nuestro vehículo tratando de ver qué piezas se van desgastando y sustituirlas antes de que originen un problema mayor.

Este mantenimiento rutinario depende de cada modelo de coche en concreto, pero por norma general se realiza teniendo en cuenta los kilómetros. El primer mantenimiento se suele realizar a los 5.000 kilómetros, y luego tocará hacerlo cada 10.000 kilómetros (cuando nuestro coche llegue a los 15.000 km, luego a los 30.000 km, etc.).

Para poder realizar este mantenimiento preventivo debemos tener a mano el manual del fabricante, en el que aparecerán las indicaciones de uso específicas de nuestro vehículo. Se suele realizar en talleres oficiales de la marca de nuestro vehículo, ya que suele ser obligatorio para mantener la garantía del fabricante.

En la primera revisión se suelen cambiar los filtros de aceite y aire, además del propio aceite del motor. Se revisan también los neumáticos, la suspensión y los frenos. En las siguientes revisiones ya se hace una revisión más a fondo en la que se incluyen las bujías, filtros de combustible y aire acondicionado, niveles del gas refrigerante, líquidos de freno y de limpiaparabrisas, etc.

¿Qué debe revisarse en un mantenimiento preventivo?

Todo lo anteriormente mencionado se realiza en un taller por parte de un profesional cualificado para ello, pero hay algunas cosas que como simples conductores podemos revisar de manera más regular, sobre todo cuando vamos a realizar un viaje largo.

  • El estado de los neumáticos: es importantísimo que antes de viajar revisemos el desgaste de los neumáticos (existe un testigo de goma que indica el punto máximo de desgaste permitido) y la presión de aire, ya que nos evitaremos un desafortunado pinchazo si llevamos la presión correcta. Además, cuando vamos de viaje es cuando solemos llevar el coche más cargado (por el equipaje o porque haya más acompañantes de lo habitual), por lo que con más razón aún, debemos comprobar que viajamos con los neumáticos en perfectas condiciones.
  • El sistema de iluminación: debemos revisar con regularidad que todas las luces (tanto de alumbrado como de señalización) funcionen correctamente ya que aparte de poder ganarnos una buena multa, podemos ocasionar un accidente de tráfico.
  • La batería: este elemento del vehículo que nos ayuda en el arranque del motor suele durar 2 o 3 años por lo que, llegados a ese momento, debemos tener cuidado especialmente en invierno, ya que el frío las afecta (sobre todo si el coche duerme en la calle) y las deja sin energía, por lo que no podremos arrancar nuestro coche hasta sustituirla.
  • Revisar los niveles de los líquidos del coche: nuestro vehículo dispone de sistemas que se regulan con distintos líquidos, por lo que debemos revisar periódicamente que se encuentren en los niveles adecuados. Los líquidos a los que debemos estar atentos son el anticongelante, el nivel de aceite, el líquido limpiaparabrisas, etc.
  • Líquido de frenos: este líquido se debe revisar aparte de los demás, ya que no se trata de un líquido que se vaya gastando con el tiempo. Simplemente debemos comprobar que sigue en su nivel habitual y que no existen fugas en su sistema.
  • Estar atentos a las indicaciones de avería: los vehículos cuentan con un sistema de símbolos que se iluminan en el panel del coche según la avería que presente, en los casos de coches más modernos, el propio coche te indica la avería concreta que detecta (fallo en alguna luz, pérdida de presión en algún neumático, falta de aceite, etc.). Estar atentos a estas indicaciones de nuestro vehículo es primordial para subsanar el problema lo antes posible y no ocasionar un daño mayor a nuestro coche.
  • La correa de distribución: este elemento de nuestro coche es una correa que sincroniza los cuatro tiempos del motor, y que de manera habitual se cambia entre los 65.000 y los 130.000 km, aunque debemos consultar siempre lo que dice nuestro fabricante al respecto y acudir en caso de duda a un taller oficial de la marca.
  • La suspensión: como conductores habituales de nuestro coche, nos daremos cuenta de que algo anda mal en los amortiguadores cuando estos chirrían al pasar por resaltos y badenes. Eso puede no ser más que falta de lubricación, o quizá ser un indicativo de que es hora de sustituirlos, por lo que al detectar algún comportamiento extraño en la suspensión del vehículo debemos acudir a revisarlo a un taller de confianza.
  • Limpieza del coche: aunque parezca una obviedad, mantener limpio tanto por fuera como por dentro nuestro vehículo, ralentizará el desgaste y conservará mejor el valor de nuestro coche. Es muy importante eliminar cuanto antes los restos de los desechos de los pájaros de nuestro coche para evitar que se levante la pintura.

El cuidado de nuestro vehículo va más allá de actuar preventivamente, ya que existen factores de riesgo mecánicos y/o externos que escapan a nuestro control. Para ello, los conductores contamos con los seguros de vehículos. 

Para poder conducir en España, es necesario contratar un seguro mínimo de Responsabilidad Civil, ya que debes garantizar los daños a terceros. Este tipo de seguros, que básicamente cubren la RC, pueden ser ampliados, llegando a cubrir los daños personales y por ejemplo la rotura de cristales o el robo.

La otra posibilidad sería un seguro a todo riesgo, el cual suelen suscribir los dueños de los coches más nuevos. Estos seguros de coche cubren totalmente los daños personales a terceros y los daños sufridos a nuestro propio vehículo. Existen distintos tipos de seguros a todo riesgo, con coberturas diversas según la compañía, y pudiendo tener franquicia o no.

Si quieres comparar seguros de coche, desde la correduría El Corte Inglés Seguros te ofrecemos diferentes opciones de seguros de coche a precios asequibles y competitivos. No lo dudes y contacta con nuestros asesores especializados a través de nuestra web.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS