¿Me pueden pintar el coche si tengo un seguro a todo riesgo?

Llega un momento que llevamos el coche lleno de arañazos. Si tenemos un seguro a todo riesgo, ¿nos lo pueden pintar? Vamos a descubrirlo. Automóvil

¿Te acuerdas cuando compraste el coche? Lo bonito que estaba cuando le daba el sol… Recuerda cuando salías del concesionario, disfrutando de cómo lucía ese rojo brillante, aquel azul elegante, el amarillo deportivo… Después das el siguiente paso y buscas un buen precio para tu seguro de coche, te decides finalmente por una variable que proteja bien tu súper coche nuevo, y, si se llegan a dar las circunstancias, te permita pintarlo para que pueda volver a relucir como antaño… 

Pero antes de contratar ese fantástico seguro para tu nuevo coche, tienes que tener en cuenta varias circunstancias. 

Lo primero que debes saber es que, si quieres que el seguro te cubra cualquier daño propio que tenga tu nuevo coche, derivado de un impacto o accidente, tienes que contratar un seguro de coche a todo riesgo con o sin franquicia, ya que los seguros de coche con coberturas a terceros o terceros ampliado, no incluyen ningún daño propio que reciba ni la chapa del coche, ni la pintura, a no ser que los haya provocado una tercera persona culpable del accidente.

Pasos que tengo que seguir para que mi aseguradora cubra los daños en la pintura de mi coche

Si necesitas pintar tu coche a través de tu seguro a todo riesgo porque la pintura está dañada a causa de un roce o golpecito, el primer paso que tienes que dar para que el seguro se haga cargo de arreglarlo es llamar a la compañía del seguro de coche para dar el parte en el departamento de siniestros. A través de una llamada telefónica la compañía aseguradora se encargará de registrar los daños que declares que tiene la pintura de tu coche. 

Quizá, las condiciones bajo las que va a ser posible repintar el coche no son las que más favorecen esa primera intención de ir al taller cuando la pintura se deteriora para que se encarguen de arreglarlo sin que nosotros tengamos que hacer nada, pero siguiendo los pasos antes indicados, la gestión es bastante sencilla. Después de llamar a la compañía del seguro de coche, nos peritarán los daños que tengamos en el coche. 

¿Por qué ocurre esto? Lo cierto es que las compañías, en sus seguros de coche, requieren el estudio por parte de un perito de los daños que se hayan ocasionado en el vehículo antes de autorizar cualquier operación de arreglo o de reparación, o incluso de mejora del estado de un coche. Además, hay que tener en cuenta que, por regla general, y teniendo en cuenta las clasificaciones de cada aseguradora, los coches quedan divididos en cinco zonas cuando se trata de analizar los daños y proceder a su reparación (algunas añaden como una zona más, los bajos del vehículo).

Zonas en las que se divide un coche en cuanto a sus daños

Así, un coche se divide en su zona delantera y trasera, sus zonas laterales y su techo y también, dependiendo de la compañía, los bajos. De esta forma, a la hora de arreglar un desperfecto, o incluso tras haber sufrido un accidente, los peritos analizan qué zonas del coche se han visto dañadas. Por supuesto, si se da esta circunstancia -dar un parte que afecta a varios lados del vehículo-, es muy probable que la compañía incremente la prima para el año siguiente, y aunque se suele culpar a la aseguradora de cada uno por actuar así, la realidad es que es un procedimiento que comparten la mayoría de ellas y algunas incluso limitan el número de siniestros de chapa y pintura por año.

A partir de aquí, y una vez está autorizada la reparación del vehículo, solo nos queda llevar el coche al taller para que se encarguen de repintar nuestro coche.

¿Influye tener contratado el seguro con franquicia?

Como hemos dicho, en caso de que se produzcan daños en la chapa o en la pintura del coche, y por lo tanto haya que pintarlo a través del seguro a todo riesgo, las compañías aseguradoras van a dividir nuestro coche en varias zonas, siempre que estos daños no se hayan producido en un mismo siniestro. Es decir, si tenemos una acumulación de golpes o rozaduras ocasionados en diferentes momentos, para los seguros de coche cada zona necesitará su parte propio. Si el total de los arañazos o abolladuras se deben a un único siniestro, entonces se podrá dar un único parte. 

Para pintar el coche gracias a tu seguro lo mejor es contratar un seguro de coche a todo riesgo sin franquicia

En función de esto, también influirá que tengamos o no el seguro de coche a todo riesgo con franquicia. Si has contratado el seguro a todo riesgo sin franquicia, no importa en cuántas zonas la compañía aseguradora divida tu siniestro ya que no tendrás que abonar ninguna cantidad. Sin embargo, si el seguro de coche que tienes es un seguro a todo riesgo con franquicia, entonces sí tiene importancia, ya que tendrás que pagar el importe de la franquicia tantas veces como zonas necesiten reparación, siempre y cuando hablemos de acumulación de golpes; en caso de todos se deban, como decíamos, a un único siniestro, abonarás una única franquicia.

Casos en los que podrían pintarte el coche

Como ya hemos comentado a lo largo del artículo, si quieres pintar el coche a través del seguro, lo primero que tienes que tener es un seguro de coche a todo riesgo sin franquicia o un seguro de coche a todo riesgo con franquicia. Si tienes uno de estos dos seguros de coche, la compañía aseguradora te cubrirá cualquier daño que sufra la pintura de tu vehículo, siempre y cuando este se haya producido a causa de un impacto o de un accidente: por ejemplo, si te has rozado con una columna; si aparcando otro coche ha rayado el tuyo, pero no sabes quién ha sido; o si simplemente te has dado un golpe. En cualquier caso, siempre debe haber un daño producido por algún tipo de impacto, ya que los seguros de coche no cubren el mantenimiento del mismo, ya sea de piezas internas del vehículo, de la chapa o de la pintura. 

Actualmente, ya hay compañías que ofrecen volver a pintar el coche entero, pero es cierto que para poder acceder a este servicio es necesario haber tenido un seguro a todo riesgo durante un periodo que verás determinado en el contrato y que es diferente de una compañía a otra. Además, al requisito de los años se añade otro, el del historial de conductor, ya que en muchas de las aseguradoras el servicio deja de estar disponible si se ha dado algún parte de accidente en el periodo mencionado. 

En cualquier caso, todo lo anterior se aplica de manera general, por lo que para saber las condiciones específicas que aplica tu compañía aseguradora respecto a la operativa de partes para pintura del vehículo, deberás informarte en la que tienes contratada la póliza o en la que estás interesado en hacerlo. Es importante que realices una exhaustiva comparativa de los seguros de coche, de forma que puedas comprobar si ofrecen la cobertura que necesitas. Si lo deseas, nuestros asesores expertos en seguros siempre pueden ayudarte.

Por otro lado, si eres de los que practican el “do it yourself” te recomendamos que consultes algunos consejos para pintar tu coche, aunque en apariencia pueda parecer fácil. Seguirlos o no puede hacer que nuestro coche vuelva a parecer nuevo, o que por el contrario parezca que necesita pasar por el taller con urgencia. No te la juegues y pon la pintura de tu coche en manos de tu seguro.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS