¿Qué debe hacer un conductor que ha sido deslumbrado?

Sufrir un deslumbramiento en carretera es muy incómodo y algunas veces puede ser peligroso. Te contamos qué hacer si te ves en esta situación. Automóvil

Conduciendo de noche se puede dar la situación de que al salir de una curva nos encontremos con unos faros de frente. Normalmente, esto no nos afectaría en gran medida y podríamos continuar circulando sin ningún problema. Sin embargo, la cosa cambia si nos damos cuenta de que el coche que viene en sentido contrario lleva, sin duda, las luces largas. Al irnos acercando notamos que el coche parece no tener intención de cambiar a las luces de cruce y que, aunque hemos incluso dado un ligero toque a nuestras largas para ver si el otro conductor se da cuenta, sigue avanzando despreocupadamente, provocando que nosotros cada vez tengamos menos visión.

Qué hacer ante un deslumbramiento

Para asegurarnos de no sufrir ningún accidente, debemos saber cómo actuar ante distintas situaciones que se dan en la carretera y, en este caso concreto, qué debe hacer un conductor que ha sido deslumbrado.

Probablemente, lo primero que se te ocurriría sería hacer más ráfagas de aviso con las luces. Muchas veces se da la circunstancia en la que el conductor que se siente agredido por las luces largas del coche que viene de frente decide poner sus luces de carretera también. Esto solo conduce a que ahora el deslumbramiento afecte a ambos conductores, lo que aumenta las probabilidades de sufrir un choque frontal.

Así, debes tener en cuenta que hay otras formas de actuar ante un deslumbramiento. Según el Código de Circulación, al darte cuenta de que las luces te pueden deslumbrar, debes empezar a reducir la velocidad y de vez en cuando hacer alguna señal para seguir intentando que el conductor contrario se dé cuenta. Si este sigue sin cambiar a las luces de cruce, debes seguir bajando la velocidad. Cuando el otro coche esté cerca y tú ya no seas capaz de ver nada, debes fijarte en tu derecha para que puedas ubicar la línea blanca en la carretera. Tras encontrarla, debes acercarte a ella y, si es necesario, puedes detenerte y quedarte esperando a la derecha hasta que el coche pase y ya no exista el peligro de deslumbramiento. Incluso puedes quedarte en el arcén esperando, con las luces de emergencia encendidas. Y después podrás continuar la marcha con normalidad.

La importancia de utilizar bien las luces

La iluminación de un vehículo es un elemento muy importante, ya que brinda al conductor la capacidad de ser visto por otros conductores y, sobre todo, de ver. De esta forma se evitan posibles accidentes. 

Un gran número de conductores afirma que se han visto en situaciones de peligro debido a condiciones de baja visibilidad, niebla o lluvia. Una iluminación deficiente del vehículo no hace más que aumentar ese riesgo. Un vehículo con buena iluminación facilita la toma de decisiones y favorece una conducción más segura.

El mantenimiento de las luces y el buen uso de las mismas juegan un importante papel en la seguridad vial

Así, es realmente importante no solo asegurarnos de que las luces de nuestro vehículo están en buenas condiciones, sino de que las utilizamos bien.

Debemos saber cuándo utilizar las luces de cruce o de carretera, así como las antiniebla o las de emergencia. De este modo, podremos llevar a cabo una conducción mucho más segura, tanto para nosotros como para los que nos rodean.

¿Cuándo se utilizan las luces antiniebla? 

Se pueden dar múltiples situaciones en las que el alumbrado de nuestro vehículo es primordial para poder adecuarnos a la vía y nuestro entorno. 

A pesar de que la luz diurna es obligatoria (y, en su defecto, la luz de posición entre la puesta y la salida del sol) en el caso de las luces antiniebla existe un poco más de confusión sobre cuándo se deben usar. La normativa obliga a utilizar las traseras, por lo que el montaje de serie de las delanteras no es obligatorio.

Así, debes tener en cuenta que el uso de las luces antiniebla tanto traseras como delanteras depende de la situación concreta en la que te encuentres. Por esto, puedes usar las delanteras en caso de niebla, lluvia, nieve, humo y polvo. Por otro lado, las traseras debes usarlas en caso de que todas las condiciones que hemos contado anteriormente sean extremas. 

Por lo tanto, en situaciones de baja visibilidad se recomienda utilizar las luces antiniebla, pero debes recordar que un mal uso puede acarrear sanciones.

¿Dónde son más peligrosos los deslumbramientos?

Un deslumbramiento es un exceso de luz que llega al ojo, haciéndonos perder momentáneamente la visión de lo que tenemos delante. El tiempo de recuperación suele ser de entre tres y cuatro segundos, durante los cuales la persona que conduce pierde prácticamente la visión

Esta es una de las razones por las que es verdaderamente importante mantener la distancia adecuada con el vehículo de delante, así como regular la velocidad.

Se pueden dar deslumbramientos en muchos lugares y situaciones diferentes, pero son muy comunes en la salida de un túnel, por ejemplo. Esto se debe a que al acceder a un túnel la iluminación se reduce y, al salir del mismo, hay un exceso de luz que nos puede provocar un deslumbramiento. Por otro lado, otro momento sería por la noche, ya que, como hemos contado en líneas anteriores, la luz que viene en dirección contraria puede deslumbrarte. Otra situación podría ser la de los reflejos indirectos, que pueden darse por algún vehículo que circula en dirección contraria, por luces que puedan venir de nuestra espalda e impacten en los retrovisores o, incluso, por cristales que hay en algunos edificios que encontremos a nuestro paso.

Es verdaderamente peligroso sufrir un deslumbramiento en lugares donde haya muchos coches, puesto que, al perder visión durante unos segundos, puedes colisionar con alguno. También en zonas donde puedas desviarte de la carretera y caer precipicio abajo, por ejemplo. Y no olvides que, en horas como la salida y la puesta del sol, se debe tener especial cuidado, puesto que se puede sufrir un deslumbramiento mucho más fácilmente.

Accidente provocado por deslumbramiento, ¿qué dice el seguro?

Si en el peor de los casos llegamos a salirnos de la carretera y se acaba produciendo un accidente, tendremos que comunicarle a nuestro seguro de coche que se produjo una situación de deslumbramiento y que no hemos encontrado manera de evitarla. Tener un testigo sería de mucha ayuda en estas situaciones.

Es muy importante tener nuestro coche asegurado, para así estar seguros de que, en caso de accidente, podremos tener ayuda tanto para nosotros como para nuestro coche. Muchos seguros incluyen pólizas que cubren este tipo de daños, como los producidos por deslumbramiento, pero siempre es una buena opción realizar una comparativa de seguros de coche para encontrar el seguro que mejor se adapte a tus necesidades.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS