Si durante el confinamiento se desplomó el interés de los compradores, a partir del mes de mayo ha aumentado hasta situarse en valores muy superiores a los registrados antes de la pandemia.

Las búsquedas en Internet sobre el coche eléctrico tras el confinamiento han aumentado el 88%.

 

Año tras año, tanto los coches eléctricos como los híbridos han ido aumentando las ventas. El interés por el mundo ECO no solo ha aterrizado en las bolsas de la compra, también en los automóviles

Sin embargo, también se vio frenado en seco con la llegada de la crisis sanitaria del COVID-19.

De hecho, así lo demuestra un estudio llevado a cabo por el portal coches.com a partir de la información recabada entre más de 75.000 compradores, con el que se pretende exponer el potencial real de este mercado en España.

 

SUBE EL INTERÉS POR ESTE SEGMENTO

Esta es una de las principales conclusiones que desvela el estudio anteriormente mencionado. Aunque es cierto que durante los meses de primavera (con la llegada de la pandemia y el consiguiente confinamiento) se hundieron las búsquedas, a partir del mes de mayo la recuperación ha sido muy importante, con números superaron con creces a los anotados antes de la crisis sanitaria.

De un modo más concreto, según los números aportados por coches.com, las búsquedas sobre el coche eléctrico tras el confinamiento han aumentado el 88%, mientras que las del coche híbrido lo han hecho el 44%.

Por otro lado, según se destaca, la intención de compra de coches híbridos y eléctricos duplica su relevancia frente a otras alternativas en solo un año. No obstante, es el comprador de coche híbrido el que muestra una intención de compra mucho más real. En concreto, el 61,9% de las solicitudes de información se convierten en venta, mientras que la ratio en los coches eléctricos cae hasta el 47,7%.

 

¿A QUÉ SE DEBE ESTE MAYOR INTERÉS?

Si buscamos las causas de este incremento en el interés por parte de los compradores en los vehículos más ecológicos, Eva Mayoral, Data Marketing de la plataforma, apunta a que estamos viviendo “unas circunstancias que los hacen más necesarios y atractivos”. Así, habría cuatro factores que estarían motivando esta subida:

 

- En primer lugar, el menor uso de transporte público en favor del transporte privado, debido a la prevención y el miedo ante los contagios.

- Esto, a su vez, provoca un aumento de “la necesidad de acceder a centros urbanos con vehículos ECO o de cero emisiones”. 

- Por otra parte, no hay que olvidar que la pandemia “ha aumentado la conciencia ecológica en algunos consumidores”. Hay un aumento del uso de transportes sostenibles individuales, como consecuencia de una mayor concienciación respecto al impacto que nuestro comportamiento tiene en el medio ambiente.

- Y por último, destacar las ayudas que el Gobierno ofrece para incentivar la movilidad eficiente y sostenible, que pueden alcanzar hasta los 5.500 euros para los coches eléctricos.

 

EL PRECIO CONTINÚA SIENDO UNA BARRERA

 

Los denominados ‘coches ecológicos’ continúan contando con barreras en cuanto a su adquisición. Y la primera de ellas sería su precio.

El precio promedio de los coches eléctricos se sitúa un 54% por encima del que ofrece un diésel o gasolina, mientras que el de los coches híbridos es un 23% mayor. Eso sí, existen diferencias muy notables dependiendo del segmento que estemos analizando.

 

DIFERENCIAS ENTRE HÍBRIDO Y ELÉCTRICO

 

-Los motores híbridos son un buen punto de equilibrio. Mezclan lo mejor de dos mundos, uniendo la versatilidad y autonomía de los motores de combustión con las ventajas de un motor eléctrico capaz de mover por sí mismo al coche o trabajar de forma combinada mientras alimenta la batería de forma autónoma mediante regeneración.

Obviamente los consumos en trayectos urbanos son por defecto más bajos que en un motor exclusivamente alimentado por gasolina o diésel, aunque si se les da un uso mayoritario en carretera esta ventaja se difumina. El motor eléctrico asiste poco a alta velocidad y, además, pesan más debido a todo el aparataje eléctrico. 

Su uso está recomendado principalmente para quienes vayan a recorrer muchos kilómetros en ciudad o quieran un coche híbrido pero no dispongan de punto de recarga para alimentar un híbrido enchufable. Su mayor precio de adquisición también supone una barrera de entrada y salvo para profesionales su amortización vía ahorro en consumo es complicada.

 

-Los coches eléctricos renuncian por completo a consumir ni una gota de combustible. Son mejor aceptados por la sociedad y las marcas poco a poco van ofreciendo más opciones y más interesantes. Siguen sin tener una presencia especialmente reseñable pero son parte del futuro.

Son silenciosos, no emiten gases ni partículas y su coste de funcionamiento es muy, muy bajo. Recargar 40 kWh es más que suficiente para un uso diario, y su coste se sitúa aproximadamente entre 2 y 5 euros en función de la tarifa elegida para un punto de recarga doméstico. Además cuentan con menos partes móviles susceptibles de avería y los consumibles como los frenos tienen un desgaste mínimo.

Por su autonomía y aprovechando la regeneración, los coches eléctricos están especialmente indicados para conductores eminentemente urbanos y que tengan acceso a un punto de recarga en origen, destino o ambos. La mayor contrapartida de este tipo de coches es la autonomía limitada de cara a trayectos largos y los tiempos de recarga necesarios y un precio de adquisición alto.