¿Cómo cargar un coche eléctrico en casa?

Te contamos la mejor manera de cargar un coche eléctrico en tu domicilio. Echa un vistazo a las opciones que tienes. Eléctricos

En el momento de mayor interés por los vehículos eléctricos e híbridos enchufables no es raro encontrarse con unos conductores preguntando a otros cómo han cambiado su hábito de sencillamente llegar a casa y aparcar e ir a repostar a una estación de servicio cuando era necesario, por el de tener que cargar su coche mientras se encuentra estacionado.  Lo cierto es que los coches eléctricos pretenden ser ya una realidad para todos los conductores, pero, por ahora, no es una afirmación del todo correcta. Si bien es cierto (aunque no cómodo) que se puede cargar un coche eléctrico siempre fuera de casa, haciendo eso se perderían dos grandes atractivos de tener un coche cero emisiones: el ahorro de tiempo y la comodidad

Poder recargar tu coche desde tu propia vivienda o plaza de garaje es más que una elección siendo prácticamente un factor decisivo a la hora de poder elegir un eléctrico frente a otro tipo de vehículos. Además, disponer de un punto de recarga particular o comunitario es mucho más sencillo y económico de lo que a primera vista puede parecer, como ocurre con el mantenimiento que necesitan e, incluso, con el seguro de coche que cubre sus particularidades. 

Lo hagas por lo que lo hagas, optar por un coche más sostenible siempre será la mejor alternativa así que comencemos por saber cómo y por cuánto dinero puedes instalar tu propio punto de carga.

Instalación de un punto de carga en casa

Realizar las recargas de batería en nuestra propia casa es la opción más cómoda y la que más reduce el coste de cargar tu coche eléctrico puesto que se aprovechan todas las horas en las que el coche está normalmente estacionado para cargarse. De esta forma, cuando volvamos a coger el coche, estará listo.

En casa se puede disponer de un enchufe Schuko clásico, pero también de una pared de recarga o Wallbox. Las siguientes se cuentan entre las principales ventajas de contar con un punto de este tipo:

  • Recarga más segura para las baterías evitando picos de tensión
  • Reducción del tiempo de recarga
  • Datos más exactos sobre la energía utilizada
  • Posibilidad de programar horarios de recarga para, por ejemplo, aprovechar tarifas más económicas en algunas horas del día

De hecho, hoy por hoy esta es la opción elegida por la mayoría de los propietarios de coches eléctricos e híbridos enchufables dado que se pueden instalar en plazas de aparcamiento comunitarias o compartidas, así como en viviendas unifamiliares que dispongan de su propio espacio para aparcar. Esta es la opción más cómoda, pero si necesitaras instalarla en una plaza comunitaria solo deberás informar a tu comunidad de la manera que se indique en las normas y realizar los trámites correspondientes, pero no existe la obligación de contar con la aprobación de nadie más.

¿Qué precio tiene?

Instalar un punto de carga supone en estos momentos entre 600 y 3.000 euros, siendo la media de precio establecida algo superior a los 1700 euros. Este abanico tan amplio se debe a la diferencia de costes en los materiales empleados o la facilidad de instalación, entre otras. Lo cierto es que aprovechar el plan MOVES III es muy aconsejable puesto que para la instalación de un punto de recarga contempla ayudas de hasta el 80% de su coste para particulares, autónomos y la administración sin actividad económica y, para empresas y entidades públicas con actividad económica, esta subvención es de hasta el 60% del coste.

También existe una ayuda para comunidades de propietarios que quieran hacer preinstalación o instalación de puntos de recarga, suponiendo de nuevo hasta una reducción del 80% del coste sin IVA.

Como ves, si a largo plazo tu idea era pasarte a un coche cero emisiones quizá sea el momento adecuado, puesto que supone un ahorro nada despreciable tanto por las ayudas como por una multitud de ventajas económicas y, para conocerlas todas, calcula el seguro de tu coche eléctrico con nosotros y sorpréndete.

¿Puedo cargar un coche eléctrico con un enchufe normal?

Sí. De hecho, casi todos los coches eléctricos se pueden cargar con un enchufe Schuko o clásico. La ventaja principal de usar este tipo de enchufe es que normalmente ya está instalado o no requiere de grandes modificaciones en el espacio de estacionamiento del vehículo. 

Además, con los cables más novedosos se pueden emular muchas de las ventajas que tiene instalar un Wallbox o pared de carga, como medir la energía que se ha consumido y programar horas de recarga

Como punto negativo del uso del enchufe convencional podemos mencionar los tiempos de recarga más lentos.

Para tu coche eléctrico, elige un seguro que cubra el robo del cable de carga

Aunque normalmente no resulta necesario contratar más potencia para cargar un coche eléctrico en casa, sí es una opción muy recomendada para poder obtener toda la capacidad de las baterías. Lo más común es que en un hogar se tenga una potencia contratada de entre cuatro y cinco kilovatios y los vehículos cuentan con baterías que van desde los habituales 40kWh hasta los 80kWh o los 100kWh.

¿Cuántas placas solares necesito para cargar un coche eléctrico? 

Si elegimos el coche eléctrico es muy probable que, si no las tenemos ya, pronto nos decantemos por utilizar en nuestro hogar energía solar instalando placas fotovoltaicas en nuestra propiedad. Cuando dentro del periodo en el que se está generando esta energía se hace consumo en casa, este provendrá de la energía generada por las placas solares y por esta razón, contar con una instalación para cargar un coche eléctrico solo durante las horas de oscuridad no es lo más recomendable. 

Si se dispone de placas solares pero vas a cargar el coche solo durante la noche y no tienes baterías que acumulen la electricidad generada (recuerda que la energía solar no empleada se devuelve a la red y la compañía eléctrica te compensará por ello), para decir que el coche se ha cargado con energía fotovoltaica deberás realizar su recarga en las horas en las que esta se genera.

El número de placas necesarias para este fin dependerá de diversos factores, pero lo ideal es contar con un mínimo de cuatro o cinco placas y recordar cargar el coche durante el día y no durante el periodo nocturno.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS