Si te dispones a realizar un viaje a algún país que no es miembro de la Unión Europea y que no posee el modelo de permiso de circulación adoptado en los Convenios de Ginebra o Viena, tanto si piensas alquilar un coche como si pretendes utilizar un coche prestado o uno en propiedad, antes necesitarás obtener el permiso internacional de conducir.

Dicho permiso tiene validez de un año y solo se podría utilizar en dichos países extranjeros, nunca en el país de origen del solicitante, donde se expide.

Por lo tanto, para viajar tranquilo sabiendo que vas a conducir en tu lugar de destino portando toda la documentación pertinente para ello, asegúrate de que tienes claro cómo obtener el permiso internacional de conducir:

  • Ya debes contar, antes de iniciar este trámite, con un permiso de circulación vigente. Deberás presentar una fotocopia del mismo.
  • Para obtener el permiso internacional de conducir debes acudir a la correspondiente Jefatura Provincial de Tráfico para cumplimentar el documento de la solicitud del permiso y presentar tu documentación  personal. Este trámite también lo puedes realizar on line, a través de la página web de la Dirección General de Tráfico.
  • Tanto por una vía como por la otra, deberás rellenar todas las cuestiones que presenta el documento de la solicitud.
  • También deberás abonar un importe correspondiente a la tasa indicada en el impreso: 10,10 euros. Dicho pago lo podrás realizar en la misma Jefatura de Tráfico, en efectivo o a través de pago con tarjeta bancaria. También puedes realizar el pago con tarjeta a través de la página web de la Dirección General de Tráfico.
  • Necesitarás presentar tu Documento Nacional de Identidad en vigor.
  • Por último, para poder conducir seguro con tu permiso internacional de conducir, deberás presentar junto con el resto de documentos indicados en los puntos anteriores, una fotografía de carné en color y actual.

Una vez que cuentes con toda la documentación necesaria, organiza bien el maletero de tu coche y lánzate a la carretera en busca de un nuevo destino que te espera. Pero antes asegúrate de que el vehículo que vas a conducir se encuentra en perfecto estado. Evita riesgos de accidente y conduce un coche que haya pasado las revisiones necesarias en el taller. No olvides tampoco ser prudente al volante para salvaguardar tu seguridad así como la del resto de ocupantes del vehículo y otros conductores.

Con tu permiso internacional de conducir y tu prudencia disfrutarás de un viaje tranquilo y sin contratiempos.