En los meses más fríos es más que recomendable llevar las cadenas en el maletero. De hecho, en algunas regiones de riesgo es obligatorio llevar un juego de cadenas metálicas o textiles o unos neumáticos de invierno para poder circular, debido a la acumulación de nieve. Sin embargo aún hay personas que no creen necesario adquirir este elemento, ya sea porque consideran que no lo van a necesitar en el medio en el que se suelen mover o por dejadez e imprudencia.

Sin embargo, hay que tener presente que un temporal de nieve en invierno puede sorprendernos en cualquier lugar y momento, poniendo en riesgo nuestra seguridad en el coche.

Si eres de los despistados que te dejas las cadenas en casa y te encuentras en la situación de tener que conducir sin cadenas en la nieve, toma nota de los siguientes consejos para salir ileso de esta peligrosa experiencia:

  • Si sueles moverte en una zona donde los inviernos son duros, procura cambiar los neumáticos de tu coche y montar unos neumáticos de invierno cuando lleguen los meses de más frío. Su adherencia es mayor en suelos húmedos o helados. Si tienes que conducir en nieve sin cadenas, unos neumáticos de invierno mostrarán un mayor agarre y puede que consigan que llegues a tu destino sin sufrir ningún susto o contratiempo.
  • Cuando debas conducir en nieve sin cadenas, procura llevar una conducción suave y, muy especialmente, evita los frenazos bruscos. Si los realizas, lo más probable es que el vehículo derrape. Piensa que, al conducir sobre nieve sin cadenas, el dibujo de las ruedas se puede rellenar del agua helada, convirtiendo al neumático en un esquí.  Si frenas, hazlo de manera muy suave, de forma gradual.
  • Evita los volantazos y realiza una conducción suave y lenta. Todo movimiento brusco que realices desestabilizará el vehículo. Así que evítalos todos.
  • Si el coche derrapa, evita frenazos y volantazos. Lo más recomendable es levantar el pie del acelerador y tratar de estabilizar el vehículo moviendo suavemente el volante en la dirección del derrape.
  • Reduce la velocidad todo lo que puedas para ganar en seguridad en caso de accidente.
  • Si tu vehículo se queda bloqueado en la nieve, procura no acelerar mucho para intentar sacarlo. Al hacerlo, lo más probable es que las ruedas se entierren aún más y te quedes atascado. Trata de poner el coche en movimiento acelerando de forma suave y, si es posible, ayúdate de una tabla o trozo de tela que proporcione agarre al neumático. Si, al hacerlo, notas que los neumáticos se entierran aún más en la nieve, desiste.
  • Procura llevar el depósito de combustible lleno. Este consejo de por sí no te ayudará a conducir en la nieve sin cadenas, pero te será de gran ayuda si tu vehículo se queda atorado o no te ves capaz de conducir sin cadenas en la nieve. Un depósito lleno te garantizará poder mantener la calefacción del vehículo encendida hasta que alguien llegue a auxiliarte. Portar una manta en el maletero durante el invierno, también puede resultar muy útil en este tipo de situaciones.

Con todos estos consejos para conducir en nieve sin cadenas, aumentarás la seguridad de la conducción en este tipo de climas extremos.

Artículo patrocinado por Fénix Directo