Por ello, debemos estar atentos cuando vaya llegando la hora de cambiarla y realizar revisiones periódicas para no tener ningún susto como quedarnos tirados en la carretera. En este sentido, las baterías mandan determinadas señales cuando están llegando a su límite y debemos estar alerta para cambiarla por una nueva bien en el taller o bien nosotros mismos (aunque si no sabemos hacerlo bien, no es recomendable ya que nuestra salud puede peligrar).

Las baterías son las encargadas de enviar la potencia eléctrica que el motor de arranque necesita para que el coche comience a funcionar. Si ellas, poco podríamos hacer, ¡debemos conocerlas! 

Las baterías, también pueden agotarse antes de tiempo por motivos como:

  • No usarse, estar inactivas durante un determinado tiempo.
  • Usarse demasiado.
  • Someterla a grandes cambios de temperatura. Es por todos conocido que, en los meses de mucho frío, los profesionales recomiendan que, al arrancar, mantengamos primero el contacto unos minutos encendido antes de encender violenta el motor. De esta forma la batería sufrirá mucho menos.
  • Descuidos como dejarnos las luces encendidas también pueden desgastar las baterías, sobre todo si los coches son más antiguos. 

Algunos de los trucos para saber cuándo debemos cambiar la batería de nuestro coche por una nueva son: 

  • El indicador de estado que la mayoría de los coches suele tener en la pantalla o sobre el volante nos lo indicará.
  • Circulando, el coche no tendrá la fuerza que suele tener habitualmente. 
  • Tu mecánico de confianza te comentará cualquier problema que vea durante las revisiones. 

Por último, debemos estar atentos a la fecha aproximada en la que se realizó el último cambio. La vida de una batería suele rondar los cuatro años pero es mejor cambiarla nada más intuyas los primeros síntomas. 

Si tienes que elegir una época del año para revisar la batería de tu coche, no dudes en hacerlo durante o antes de los meses de más frío ya que es cuando más sufrirá una batería, sobre todo si es vieja.