La batería y el seguro de coche

El coche no arranca. ¿Será la batería? Si es el caso, descubre si te ayuda tu seguro de coche, estés en el garaje de tu casa o a cientos de kilómetros Automóvil

La batería del coche es una de esas piezas que falla cuando menos te lo esperas. Puede ser en mitad de un viaje o, si tenemos suerte, puede ser justo en el momento de arrancar el coche. Pero falla, hay que cambiarla y todos sabemos que cada tres o cuatro años aproximadamente nos enfrentamos a ello. Ahora bien, ¿sabes si tu seguro de coche te cubre el fallo de la batería? 

El hecho de que la batería deje de funcionar puede deberse a varios factores y no todos ellos estarán cubiertos por tu seguro de automóvil. Puede que se haya descargado, puede que falle como consecuencia de un siniestro, o puede que falle por el desgaste propio que sufren estas piezas. Vamos a verlo a continuación.

¿Cubre el seguro que el coche se quede sin batería?

Puede suceder que durante un viaje la batería del coche falle y haya que dar parte a nuestro seguro de coche. Puede ser que no se haya estropeado, simplemente puede ser que, por algún motivo, se haya descargado. En este caso concreto, las compañías aseguradoras no suelen contemplar el reembolso de los gastos en los que incurramos al reponer esta pieza, al considerar que lo que se produce no es un tipo de siniestro mecánico. 

Sin embargo, lo importante en estas situaciones en las que nos encontramos de viaje es poder avisar a nuestra compañía de seguros para que nos envíe un mecánico y una grúa para poder solucionar nuestro problema. Así que es el momento de revisar nuestra garantía de asistencia en viaje o en carretera, ya que, dado que no podemos mover el coche, será la garantía a la que debamos recurrir. Debemos conocer los límites de esta: si es de aplicación desde el kilómetro cero o desde cierto kilometraje, si es solo en territorio nacional o también en el extranjero, si podemos elegir taller o debe ser el designado por la compañía aseguradora... 

La cobertura de piezas como la batería dependerá del fallo que presente y de las condiciones de tu póliza de seguros

Una vez dado el aviso correspondiente, la compañía aseguradora procederá al envío de una grúa, y es probable que el mecánico que acuda intente poner en marcha el coche, usando los medios a su alcance y recargando parcialmente nuestra propia batería para que podamos llegar bien a nuestro destino o bien a un taller por nuestros propios medios. Si ni así consigue arrancar, entonces será el momento de que la grúa traslade nuestro coche a uno de los talleres concertados con la compañía o a nuestro taller de libre elección, en el caso de que nuestra póliza contemple este extremo. 

Como siempre, se hace necesario comparar los seguros de coche para poder elegir aquel que mejor cobertura nos pueda dar en el caso de tener un problema con nuestra batería. Consulta con nuestros expertos la opción de seguro de coche qué mejor encaja con tus necesidades. 

¿El seguro cubre la batería? Diferentes situaciones

Hay circunstancias en las que el seguro puede quizás cubrir la batería de nuestro coche y otras, las más comunes, en que no lo haga. Es interesante conocer cuáles están cubiertas, de modo que no gastemos un dinero de forma innecesaria y cuáles no lo están, para evitar perder el tiempo tramitando un parte que no llegará a ninguna parte.

Daños a la batería en un siniestro

Cuando la batería deja de funcionar a causa de haber sufrido un siniestro, y siempre que nuestra póliza de seguro de coche tenga incluida la cobertura de daños propios, la reposición de la batería correrá a cargo de la compañía aseguradora. Se contempla este evento como si fuese un accidente, por lo que en este caso podremos reclamar el gasto a nuestro seguro. 

Robo de la batería

Existe también la posibilidad de que la reposición de la batería se contemple en el caso de sufrir un incendio o un robo, coberturas con las que en muchas ocasiones ampliamos una póliza básica como la de a terceros. Con esta ampliación y en el caso de incendio o robo de esta pieza, algunas compañías contemplan el pago del gasto de reposición de la pieza, pero pueden aplicar un porcentaje de amortización de acuerdo a los años que tenga esta pieza.

Cambio de la batería

Sabemos que la batería es una pieza que, como sucede con otras del coche, sufre un rápido desgaste y puede que haya que cambiarla cada tres o cuatro años. Este cambio no suele estar cubierto por los seguros de coche, ni siquiera por las pólizas a todo riesgo, puesto que es algo que se produce por el desgaste habitual derivado del propio uso del coche. 

En estas ocasiones la batería nos da un aviso primero, falla y nos cuesta arrancar el coche. Normalmente admite una recarga, pero lo más recomendable es cambiarla y evitarte sustos innecesarios posteriores. Deberemos llamar al seguro que nos enviará un mecánico que se encargará de valorar la pieza, recargarla y derivarnos al taller correspondiente para que efectuemos su cambio. Como ya hemos dicho anteriormente, la pieza y la mano de obra necesaria para efectuar su cambio no están contemplados en el seguro del coche, en cambio, sí lo suele estar la asistencia en carretera y el traslado del coche al taller.

Sin embargo, puede que el coche no arranque y no sea por la batería. Esto puede deberse a múltiples fallos que pueden ir desde una avería en el motor de arranque a un fallo en el interruptor de encendido, pasando porque quizá el aceite esté en mal estado o que haga tanto frío que se haya producido un fallo en las bujías. 

Los fallos y averías que pueden darse en un coche pueden ser muy diferentes y de naturaleza muy diversa. Por ello, lo primero que debemos hacer siempre es conocer las coberturas incluidas en cada póliza de seguro de coche, ya que puede haber diferencias sustanciales en la forma en que cada una contempla tanto la reposición de una pieza como la asistencia en carretera en caso de que un fallo nos deje tirados.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS