¿Cómo dar de baja una moto que ya no tengo?

¿Cómo dar de baja una moto que ya no tengo? Motocicleta

Hay varias razones por las que podrías querer dar de baja una moto; hay bajas temporales y bajas definitivas y de ellas vamos a hablar. En cualquiera de los dos casos, hay que llevar a cabo unos trámites y presentar unos documentos en Tráfico, además de comunicárselo a la compañía donde tienes contratado el seguro de tu moto.

¿Qué tengo que hacer para dar de baja la moto?

En la delegación que elijas o te corresponda por cercanía a tu domicilio de la Dirección General de Tráfico deberás:

  • Presentar la solicitud de baja en un impreso oficial que puedes conseguir descargándolo desde la web de la DGT.
  • Presentar el DNI o un documento acreditativo de tu identidad.
  • Pagar las tasas que conlleva la solicitud de baja de la motocicleta. No tendrás que pagar nada si lo que ha sucedido es que te han robado la moto y por eso la quieres dar de baja. Recuerda llevar una tarjeta de crédito porque puede que no admitan el pago en metálico. 

Si has sido objeto de un robo y se han llevado tu moto, es obligatorio presentar el justificante de que has interpuesto una denuncia en la Comandancia de la Guardia Civil o de la Policía. De este modo, los trámites son generalmente gratuitos.

Puedes tener acceso a toda la documentación que tiene que ver con tu moto en una app para el móvil que la DGT pone a tu disposición. Ahí están almacenados los datos técnicos de la moto, distintivo ambiental, el seguro, el permiso de circulación o la ITV si la ha pasado, entre otra información si existiera.

Baja temporal y baja definitiva

Baja temporal

Esta baja se solicita cuando por la razón que sea, decides que no vas a usar la moto ni circular con ella durante una temporada, más o menos larga. Imagínate que cambias de trabajo y no puedes ir cada día en moto por el tipo de vehículo que tienes, que decides que en lugar de en moto, vas a desplazarte una temporada en bici para no contaminar, que te encuentras en una nueva situación económica y no puedes afrontar los gastos que implica tenerla en movimiento, o se te ha averiado y de momento, no te planteas repararla o porque te mudas y en la nueva casa no tienes garaje y para no dejarla cada noche en la calle, decides llevártela para guardarla en el pueblo una temporada. Estos son algunos de los supuestos por los que los usuarios se deciden a dar de baja su moto durante un tiempo, hasta que su situación varíe y decidan darla nuevamente de alta.

También hay quien toma la decisión de vender la moto porque ya no va a utilizarla, pero aún no tiene comprador; por tanto, si tramita su baja temporal en tráfico, no tendrá que afrontar los gastos de la moto durante el tiempo que la tenga en su poder pero ya no la esté usando. Este vehículo genera unos gastos fijos, aunque no la muevas, entre los que están el seguro de la moto, el impuesto de circulación (también conocido como “el numerito”) o la ITV en cuanto la motocicleta “cumple” determinados años de vida.

Baja definitiva

Si lo que buscas es dar de baja definitivamente tu moto, podrás hacerlo en la DGT, como en el caso anterior, o en un CAT – Centro Autorizado de Tratamiento-, los llamados “desguaces” de toda la vida. Eso sí, si decides acudir a uno de estos centros, sabrás que el final de tu moto es acabar hecha chatarra, o la desguazarán para extraer las piezas que aún puedan servir y venderlas de segunda mano. Este centro deberá contar con un distintivo de centro autorizado, así que asegúrate que el elegido lo exhibe, para no encontrarte con posibles problemas en un futuro. 

Ir a uno de estos CAT tiene sus ventajas, ya que allí gestionarán todo lo que se refiere a la baja del vehículo, pero tú tendrás que aportar un documento que te identifique, la ITV al corriente de la moto y el permiso de circulación. El resto, lo harán ellos para posteriormente destruirla.

Si lo que quieres es dar de baja tu moto para sacarla de España y a darla de alta y matricularla en otro país dentro de la Unión Europea, tendrás que tramitar una baja definitiva por exportación.

En cualquiera de los supuestos que hemos planteado, no olvides que es muy importante notificar el caso a tu seguro, porque si no se cancela la póliza de tu moto, seguirá constando que sigue en vigor y por consiguiente, seguirás pagando las primas correspondientes. Lo mejor es ponerte en contacto con tu agente de seguros, explicarle lo que has decidido y el tipo de baja que pretendes aplicar a tu moto, para que pueda aconsejarte la mejor opción, teniendo en cuenta lo que vayas a hacer en el futuro. 

 

Artículos destacados

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS

  • COCHE

  • MOTO

  • Seguros de Hogar

    HOGAR

  • Seguros de Salud

    SALUD

  • Seguros de Vida

    VIDA

  • Seguros de Accidentes

    ACCIDENTES

  • Seguros de Accidentes

    DECESOS