Seguro para quad

Hacer una ruta por el campo en quad es muy divertido, pero no estamos exentos de sufrir cualquier incidente. Estos vehículos también deben estar asegurados. ¿Cómo son sus seguros? Motocicleta

Pocas personas nos encontraremos que no sepan ya lo que es un quad, porque si eres de los que les gusta el campo, habrás visto, sobre todo en entornos rurales, emplazamientos donde poder alquilar uno de estos vehículos para hacer rutas por el monte o zonas agrestes. O quizás eres directamente propietario de uno de ellos porque lo usas para desplazarte si vives en el campo o perteneces a un club con el que hacéis multitud de excursiones sobre ruedas en plena naturaleza.

Quads: qué son y en qué grupos se clasifican

Los quads están definidos por la Dirección General de Tráfico como vehículos especiales de cuatro ruedas, sin carrocería, provistos de un manillar que funciona como sistema de dirección y con un sillín donde se sienta el conductor. Está específicamente concebido y por tanto diseñado para su uso fuera de las carreteras. Eso sí, tiene que contar, como cualquier otro vehículo a motor,  con un seguro en cualquier caso, como te contamos más adelante.

Se clasifican en vehículos especiales, cuadriciclos ligeros y no ligeros. La diferencia que vas a encontrar entre ellos se basa en el tipo de carné que necesitas para manejarlos o la velocidad máxima que pueden alcanzar.

Cómo son

Estos vehículos también encajan en la clasificación de ATV (all-terrain-vehicles), término que se refiere a los cuadriciclos, esto es, las motocicletas de cuatro ruedas. Tanto estas últimas como los quads están en el mismo grupo, aunque hay diferencias entre ellos. Los quad se relacionan principalmente con el ocio o la competición y los segundos, también conocidos por 4x4, se destinan fundamentalmente al uso profesional.

Los quad son más deportivos en cuanto a su diseño, cuentan con mayor aerodinamismo y llevan eje trasero rígido, tracción trasera y cambio manual. Todo esto hace que a la hora de conducirlos, se presenten como vehículos típicamente inestables. Los ATV “puros”, aunque se puedan usar también para el divertimento, dan un paso más en cuanto a estabilidad y rendimiento. Por eso se usan con cierta frecuencia para llevar a cabo rescates en terrenos complicados, en zonas destinadas al turismo de aventura o para realizar labores de control y vigilancia en fincas de mediana y gran extensión.

¿Cómo lo aseguro?

El primer seguro con el que debes contar es el de responsabilidad civil, como cualquier otro vehículo a motor. De este modo estarán cubiertos en primera instancia los daños materiales o personales que puedas causar a un tercero, así como la responsabilidad civil que se pueda exigir al asegurado como consecuencia de daños a terceros (materiales y personales).

Los quads son, por la fama que tienen de ser vehículos con los que fácilmente se pueden sufrir accidentes o incidentes, un poco más complicados de asegurar. Por eso en algunas compañías, como Fénix Directo o Allianz, excluyen la contratación de este tipo de riesgos. Generalmente se les da cabida dentro de sus seguros de moto, y en otras, van diseñando pólizas exclusivas para ellos. Por eso es tan necesario que compares seguros, de modo que puedas encontrar el que mejor precio te ofrezca, dándote las mayores coberturas posibles.  

Hay muchas compañías que excluyen la contratación seguros para quads

A pesar de que sus cuatro ruedas dan una primera impresión (equivocada, como estamos viendo) de mayor estabilidad, tienen mayor facilidad para volcar que las motos, especialmente si los conductores atesoran poca experiencia a los mandos de uno de estos. Además, las condiciones del terreno en que se usan en casi la totalidad de los casos no acompañan en absoluto a esa preciada estabilidad que buscan las aseguradoras. 

Por si esto fuera poco, no son especialmente fáciles de conducir como podemos pensar cuando vemos una fila de estos vehículos aparcados en uno de esos lugares dedicados al ocio de aventura, junto con kayaks o piraguas. Derrapes, saltos inesperados y otros hechos que no te imaginas pueden pasar si coges sus mandos por primera vez.

Dado que este nivel de seguridad del que hablamos y tu historial de siniestralidad como conductor son factores muy importantes para las compañías de seguros a la hora de fijar precios para sus pólizas, ya podemos imaginar que no será tan fácil como pensábamos encontrar un seguro para nuestro quad. Si además quieres que incluya asistencia en viaje, cabe pensar que será más complicado ir a buscarte (o rescatarte, según sea el caso) a un monte perdido que si te quedas tirado con tu scooter en medio de la calle en una ciudad. 

¿Qué debe incluir el seguro para quad?

Como hemos visto, las pólizas que encuentres (o más bien, elijas) pueden ser más completas o darte unas menores coberturas. Evidentemente, cuanto menor sea la prima, menores serán los riesgos asumidos por la compañía. 

Ya tenemos claro que la responsabilidad civil es la obligatoria; la asistencia en viaje o en carretera (encontrarás diferentes nomenclaturas dependiendo de la aseguradora que consultes) suelen estar incluidas en las pólizas, por lo que también será lo normal que te transporten el quad a un taller en caso de que quede inmovilizado. Este es el seguro menos completo (o más básico, si prefieres), por lo que quizá debas incluir algunas coberturas adicionales. Puedes encontrar entre ellas que te cubran los daños propios si sufres un accidente o la garantía de defensa jurídica, por si necesitas que te asesoren en algún campo o te defiendan si el contrario, al ser perjudicado, decide que el caso debe llegar a juicio. Además, puedes incluso proteger o asegurar tu equipación y tu casco, o asegurar tu quad ante incendio o robo.

Recuerda: como los coches o las motos, debes tener la documentación en vigor: el permiso de circulación, por supuesto, el mencionado seguro de responsabilidad civil obligatoria y la tarjeta técnica. Debes usar casco y recomiendan usar protección extra, para rodillas o codos, de modo que se eviten daños graves si se sufre un accidente.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS